El vino en el 2014
Diferentes etiquetas de la Bodega Félix Callejo

La ciudad va recobrando su ritmo dejando atrás la alegría -y para algunos el estrés- de las fiestas decembrinas. El 2013 se ha despedido con la percepción de que la situación económica del país es de estancamiento sino, de leve retroceso. El Índice de Confianza del Consumidor reportado por el INEGI y el Banco de México, muestra a Noviembre del 2013 un descenso del 5.8% con respecto al mismo periodo del año previo.  Y el PIB casi se ve en línea recta desde el 2011.

Índice de Confianza del Consumidor

PIB 2003 - 2013 

A pesar de ello, la industria del vino en México observa crecimiento, “las hectáreas de plantación de uva para vino en los últimos cinco años ha tenido un incremento de 5% anual, pero el mercado de consumo en México está creciendo prácticamente al doble de ese ritmo” afirma el Ing. Ramón Vélez, presidente del Consejo Mexicano Vitivinícola.  “Estamos esperando que si actualmente en México se consumen 70 millones de litros al año, al final de la década vamos a andar cerca de los 200 millones de litros. Para 2020 y 2022 seguro se triplicará el volumen que tenemos”, con optimismo complementa su comentario Vélez 1.

Este crecimiento del  consumo ha marcado al 2013 en general por dos fenómenos: por una parte, la decidida participación de las asociaciones de bodegueros –Denominaciones de Origen y marcas colectivas- de diversas regiones, principalmente España, Chile y Argentina por posicionar sus vinos en el mercado nacional. La D.O.Ca Rioja, Castilla la Mancha, Somontano, Vins d’Alsace, Wines of Argentina y Wines of Chile entre otras, realizaron sendas campañas de promoción de la mano de importadores y endosaron múltiples festivales gastronómicos en diversas plazas del país.

El reto del vino mexicano se ha convertido en avanzar más rápido en el posicionamiento en el gusto del público tratando de no perder el paso tras países de mayor tradición

Y por  otro lado, el entusiasmo por el vino mexicano en el mercado doméstico parece haberse convertido en tendencia al ocupar cada vez más espacio en las estanterías de tiendas especializadas, supermercados y cartas de vino en centros de consumo. No obstante, la mayor parte del vino consumido en México es importado: “Aproximadamente, el 75% del vino que se consume en México procede del exterior” registra el análisis del mercado del vino en México al inicio del 2013 editado por la Oficina Económica y Comercial de la Embajada de España en México y tal parece que dicho porcentaje no ha cambiado de forma drástica en lo que fue 2013.

Han comentado productores que avances en inversiones para las bodegas mexicanas les ha permitido acceder a mejor tecnología, aunado a la experiencia que se va ganando cosecha tras cosecha lo que se ha reflejado en una mejoría técnica de los productos. El reto se ha convertido en avanzar más rápido en el posicionamiento en el gusto del público tratando de no perder el paso tras países de mayor tradición y mejores escalas de producción como España, Chile, Francia, Italia y Argentina.

Notable en la recta final del 2013 el conflicto en Ensenada por nuevas disposiciones en el uso de suelo agrícola cuya palabra final parece que aún no está dicha. Nuevas regulaciones que en voz de los productores ponen en riesgo la vocación agrícola de la región y el futuro del Valle de Guadalupe como área de producción vitivinícola. Ya desde hace años habían comentado productores de ese valle, la escasez de agua como el principal problema a resolver. Es evidente que se debe alentar y permitir el desarrollo económico de la región, pero que no sea a costa de la sustentabilidad de las bodegas actuales o futuras y sacrificando el paisaje agrícola que es precisamente el atractivo de la región.

¿Qué será de la industria del vino en el 2014? Muy probablemente serán las más grandes D.O. las que continúen el esfuerzo en marketing en el país y continuarán las asociaciones con los principales festivales gastronómicos que siguen apareciendo en varias ciudades. Veremos nuevas pequeñas denominaciones mostrar sus productos y en la búsqueda de importadores. Al final del 2013, tuve la oportunidad de participar en la presentación de un portafolio de vinos de Austria, de notable calidad, quizá veamos algo más de Austria y Eslovenia en las tiendas especializadas.

Para los consumidores finales, la oferta se renueva constantemente. Etiquetas salen y entran con agilidad en las estanterías tentando al conocedor y al entusiasta, de tal suerte que alguien con mente abierta puede encontrar fácilmente nuevas regiones y estilos.

También la oportunidad de catar los vinos se extiende para el entusiasta del vino. El año pasado fue el año de los cursos, catas, cenas maridaje y presentaciones –al menos en la Ciudad de México- en una franca explosión de experiencias de todo tipo, estilo y presupuesto. Si alguien desea conocer más sobre el tema prácticamente tendrá una oportunidad cada día de la semana.

¡Felices descorches en el 2014!

¡Salud!
Dr. Salsa
Sígueme en Twitter: @drsalsamx
Sígue a Vinus en Twitter: @VinusTrip
Visitanos en Facebook: MyVinusTripudium



Otras notas relacionadas:
Ibérico de bellota y Cava
Felipe Tosso, en la búsqueda del tesoro de Casablanca
La importancia del sommelier en la venta de vino
Los vinos blancos son para México
5 Vinos Espumosos para recibir el Año Nuevo
Propósito de Año Nuevo: Formar una cava de vino
Aromas del vino en imágenes

1 "Crece demanda de vino en México, pero se estanca la producción" www.informador.com.mx
0 Responses

Publicar un comentario

¡Hola!,¡Gracias por tus comentarios!