La Resistance, vino francés con mucho espíritu mexicano
Trabajando de cerca con vitivinicultores como Hugo D'Acosta, Thomas EgliDaniel Lonnberg, Thorsten Schocke se ha forjado en múltiples vendimias en la Estación de Oficios el Porvenir, mejor conocida como"La Escuelita" en el Valle de Guadalupe, Baja California desde el año 2009. También ha tenido la oportunidad de trabajar en los proyectos de D'Acosta y sus socios en Francia (Ver artículo Charla con Hugo D'Acosta y sus vinos Franco-mexicanos). De las diversas pláticas que hemos sostenido queda claro el espíritu emprendedor de Thorsten y el arduo trabajo que ha realizado desde hace años, dentro y fuera de México que han dado por resultado una interesante evolución de sus vinos, tornándose cada vez más equilibrados, complejos y elegantes.

Justamente de la región de Languedoc-Roussillon al sur de Francia, nos llega un estupendo vino de muy limitada producción que ha realizado Thorsten con uva Carignan, también conocida como Cariñena o Mazuelo. Una uva amante del sol y difícil de cultivar que fue muy popular en Francia a partir de la década de los sesentas pero que ahora cada ve más reducida su extensión por aquellos territorios. Originaria de España, la Carignan ha cedido su espacio a otras variedades, como Syrah y Mourvèdre sin embargo como monovarietal en algunas regiones del sur de Francia con condiciones climáticas adecuadas ha dado excelentes resultados. En México varios vinos de calidad han sido producidos a partir de adaptaciones de la variedad al suelo mexicano.

Estas características, sobre las dificultades que ha superado Schocke y el esfuerzo que ha representado hacer sus propios vinos e incluso las peculiaridades de la uva Carignan en su terruño han contribuído a formar el carácter del vinicultor y de ahí el nombre de su bodega denominada "La Resistance", cuya su etiqueta refleja esa lucha día a día, con la firme convicción de perseverar. 



Nombre del vino: La Resistance
Productor: Bodega La Resistance
País: Francia
Región: Languedoc-Roussillon
Variedades de uva: 100% Carignan
Maduración: 12 meses en barricas francesas
Cosecha: 2010
Disponible en: informes@laresistance.com.mx

Color cereza obscuro, de gran extracción y densidad en color con ribete violeta, es un vino que habla de su juventud y vigor desde que se descorcha la botella. Color brillante y profundo forma piernas que descienden lentamente por la pared de la copa.

De alta potencia aromática, las fragantes notas a frutas como la zarzamora madura y ciruelas inundan el espacio alrededor, junto con toques de vainilla y canela inicia su lento tránsito a un abanico complejo de aromas. Conforme va abriendo el vino en la copa, los aromas de la fruta se van acompañando de recuerdos a hojas de tabaco, moca, nuez y otros frutos secos caramelizados e incluso un aroma dulzón similar al del dulce de leche. Definitivamente un vino que vale la pena trasvasar a un decantador para que se oxigene un poco y despliegue su atractiva complejidad.

En boca es una sorpresa, ya que uno esperaría un ataque intenso lleno de fruta. Al contrario, se percibe un vino elegante sutil, con los sabores a la fruta que dan paso a una acidez llena de vida que impulsa los aromas a fruta dejando una traza de sabores a frutos secos y especias acompañados de una limada tanicidad que hace considerar el vino como redondo y equilibrado, realmente muy agradable experiencia. El final largo con sabor a ciruelas maduras y chocolate alientan el apetito por el siguiente sorbo.

Un vino que muestra el avance y la experiencia acumulada de Thorsten Schocke, complejo y amable, es un vino muy adecuado para disfrutarse con algunos quesos maduros, tiene una acidez interesante que irá estupendamente con un jamón ibérico. Cortes de carnes al asador, filete de res con salsa de pimienta, preparaciones complejas como una paella por ejemplo o bien platos que contengan sabores de frutos rojos, en especial zarzamoras serán una invitación al cielo, como lo sería la feliz coincidencia de un confit de pato con salsa de frutos rojos y este vino... sería un excelso maridaje.

Algunas voces cuestionan la lógica de invertir tiempo y esfuerzo en vinificar en Francia cuando el país necesita talento y energía para impulsar la reducida industria vitivinícola nacional. Para tratar de responder a eso, se me ocurren diversas razones, pero en resumen diría que si hay oportunidades, hay que aprovecharlas en dónde las condiciones sean propicias, ya sea en lo local o en lo global. Este vino es el delicioso resultado de las aventuradas decisiones de un grupo de productores, quizá no sea el único camino, pero por lo pronto, ha resultado en un estupendo vino. 

¡Salud!
Dr. Salsa




Otras notas relacionadas:
Fantástico Malbec: Bodegas Salentein Primus
Encanto de Rioja: Lanzaga de Telmo Rodríguez
Delicioso Brunello di Montalcino: Castello Banfi
Nebbiolo mexicano: Naturaleza y enología
Encuesta: ¿De dónde proviene el vino favorito de los mexicanos?

Para la mayor parte de los entusiastas del vino quizá no sea tan fácil responder a la pregunta: ¿De qué país es tu vino favorito? ¿Por qué? Porque probablemente los vinos favoritos sean blancos, rosados, tintos y espumosos que provienen de diferentes países y regiones. Sin embargo, debe haber una preferencia por un tipo de vino y de un país en particular.

Los principales países productores de vino de acuerdo al artículo de Madeline Puckette (Top 10 Wine Regions of The World) con cifras al 2010, por volumen de producción, son:

1 Francia
2 Italia
3 España
4 Estados Unidos
5 Argentina
6 Australia
7 Alemania
8 Sudáfrica
9 Chile
10 Portugal

En México gozamos de una representación de cada país, aunque definitivamente la balanza se inclina por España por tradición y precio entre otros factores. Le siguen otros países como Chile, Francia, Italia y Argentina como principales proveedores. Ayúdenos por favor, querido lector a resolver esta duda sobre ¿de dónde proviene el vino favorito de los mexicanos?





Otras notas relacionadas:

Para celebrar el Día Mundial del Malbec: Elsa Bianchi
Festival 100 Vinos Mexicanos: Diversidad del vino nacional
España primer lugar en exportación de vino a México
Sustentabilidad, procurando el futuro de la industria vitivinícola
Las mujeres en la industria del vino

Fantástico Malbec: Bodegas Salentein Primus

Cooperación entre la iniciativa privada y gobierno, capacidad de incorporar capital, experiencia y conocimiento, tanto local como extranjero en la producción vitivinícola son los factores clave del éxito de los vinos Argentinos en los últimos años. Alcanzando el reconocimiento en publicaciones especializadas pero más importante, entre los entusiastas del vino.

Dentro del vasto territorio de Argentina, la región de Mendoza con un promedio de altitud de 900 m es la más importante en producción del país sudamericano la cuál goza de muchos microclimas con diferentes tipos de suelo y exposición solar que aunados a la dedicada labor enológica ha dado por resultado diferentes vinos de aromas encantadores, estructura propicia para la guarda y estilos particulares e individuales que mantienen el interés en esta región.

A continuación una excelente recomendación, un vino mendocino de gran presencia y elegancia.



Nombre del vino: Primus
Productor: Bodegas Salentein
País: Argentina
Región: Mendoza, Valle de Uco
Variedades de uva: 100% Malbec
Maduración: 19 meses
Cosecha: 2006
Disponible en: Tiendas La Europea

A pesar de sus seis años de edad, en color se percibe un vino granate obscuro con tonos violáceos de gran concentración. En nariz se percibe un vino de gran potencia aromática, las notas de ciruelas maduras, higo y zarzamora de inmediato inunda el aire circundante desencadenando una expectativa por beberlo. Complejidad muestra el vino lentamente con notas de violetas, humo, chocolate amargo y hojas de tabaco. Se van transformando los aromas, dejando la fruta y empieza a surgir mentolados y anís. En paladar un vino muy redondo, acidez perfecta para acompañar los aromas frutales, textura suave con taninos presentes pero muy agradables, una explosión de sabores que se van diluyendo lentamente en un final largo que recuerda el café tostado y la mermelada de higo.

Un vino realmente atractivo y agradable, pero de gran presencia y estructura que le auguran un potencial alto de guarda, promete mucho en unos años. Este vino robusto y frutal se disfrutará mejor acompañando deliciosas viandas, en primera instancia llega a la mente cortes a las brasas, el típico asado con cortes con una pequeña porción de grasa. Pasta con una salsa basada en hongos, estofados de res, un "joue de boeuf braisée" o bien quesos madurados serán el complemento perfecto para un momento pleno de placer con éste vino.

Uno de los privilegios que nos ofrecen las diferentes regiones vitivinícolas del mundo es la posibilidad de disfrutar de muy variados vinos, cada uno de estilos y sabores particulares. Argentina dentro de los llamados vinos del "Nuevo Mundo" es protagonista, no veo razón para no disfrutar de sus excelentes vinos.

¡Salud!
Dr. Salsa



Otras notas relacionadas:
Día Mundial del Malbec, oportunidad para disfrutar de Argentina
Para celebrar el Día Mundial del Malbec: Norton Reserva Malbec
Para celebrar el Día Mundial del Malbec: Altos Las Hormigas Malbec Clásico
Para celebrar el Día Mundial del Malbec: Catena Malbec
Vinos para celebrar el Día Mundial del Malbec
El regalo perfecto

“El que regala habla de sí mismo en su regalo,
está el sello personal cuando uno elige algo,
porque está descartando todo lo demás”

Esta época del año me trae sentimientos ambivalentes en direcciones completamente opuestas. Por un lado, los aspectos positivos. Siempre me ha encantado el espíritu festivo que lentamente se deja respirar en el ambiente y del que quieran o no, la mayor parte de las personas se deja impregnar. Quizá es la proximidad de un anhelado período de descanso, tal vez la expectativa de reunirse con los seres queridos, quizá el sinfín de reuniones que se gestan con pretextos difíciles de definir y en mi caso, dos aspectos que disfruto mucho.



Primero, aquellos sabores únicos que sólo se gozan al término de cada año: los romeritos, el bacalao a la vizcaína, el pavo relleno, los turrones importados y por supuesto… el tejocote en dulce. Si tuviera que elegir un aroma y sabor para definir las fiestas de invierno elegiría, sin duda alguna: la textura carnosa con esa acidez del tejocote, atenuada por el dulce almíbar con ese fondo de canela y anís, sello de la receta familiar cuya preparación espero ansiosamente cada año. Escribo estas líneas y empiezo a salivar de sólo imaginarme ese postre decembrino.

Otro motivo de satisfacción inducido por la época son los obsequios. Ese placer que tiene origen, en la capacidad de sorprender y ser sorprendidos.  Gratamente en los mejores casos, aunque no hay camino libre de tropiezos, y si bien recuerdo con satisfacción algunos detalles deliciosos, el tiempo ha teñido de humor aquellos obsequios cedidos con poco tino y aquellos que hubiera preferido no recibir y que ahora son simpáticas anécdotas en los archivos de la memoria.

Sin embargo, los sentimientos negativos que despierta la época, son igualmente digamos… intensos. Largas filas para llegar o salir de casi cualquier lugar, las tiendas saturadas de apresurados clientes, empleados que añoran el otoño con sus aparadores vacíos y en un apartado muy especial: el tráfico. Ese tráfico vehicular que inunda la ciudad y que reduce nuestra velocidad a la magnífica cifra cercana a los cero kilómetros por hora.

No obstante la contrariedad que significa el tráfico, si algo positivo se puede sacar de esta tediosa situación es que me da la oportunidad de reflexionar en uno que otro tópico, como por ejemplo, qué obsequios haré durante la temporada.

Y  es que el tema de los obsequios siempre me resulta como una especie de juego o reto. La meta es encontrar el detalle que tenga ese efecto positivo y perdurable en el obsequiado: que se considere halagado y al mismo tiempo tenga esa reacción: ¡oh!, ¡esto es perfecto para mí! Y claro como efecto colateral positivo, uno se convierta en un fugaz pero feliz pensamiento en la mente del obsequiado… “para los fines legales que más convengan al interesado” como rezan los formatos correspondientes.

Y tratándose de mi caso, es el vino o accesorios para vinos, los obsequios más comunes que deposito en manos de mis amigos. Entre muchas razones, la principal es que he encontrado en el vino un producto  con sobrada variedad y diversidad que podría acomodar a casi cualquier gusto. Y digo casi, porque siempre hay en la lista de amigos, el irredimible fanático del mezcal, tequila, whiskey, o la cerveza que a pesar de los años, no he logrado hacer cambiar de opinión.

Cuando se piensa en un vino como obsequio, es casi como si pensara en un álbum de música a regalar. No es lo mismo la música adecuada para la gente mayor o para los jóvenes y siempre habría que pensar en los gustos del destinatario… y también cómo pensamos que va a consumir el producto, o sea, en qué circunstancia.

Ya que cuando hablamos de vino, dejando un poco de lado el no menos importante aspecto del presupuesto, podemos hablar de muy diferentes estilos, desde los frescos y aromáticos blancos cuya acidez hacen la delicia de una tarde soleada, hasta los solemnes tintos. Aquellos vinos de abolengo que van entregando sus aromas como capítulos de una interesante novela… que funciona siempre y cuando el bebedor tenga la paciencia suficiente.

Es muy difícil plantear, casi imposible diría yo, un juego de reglas infalibles al respecto. Pero estoy convencido que para esta situación: “la observación”, es la principal y más útil herramienta.

Observe con detenimiento el objeto de estudio: ¿qué vinos ha mencionado que ha disfrutado en el pasado? ¿han sido éstos, del viejo o nuevo mundo?,  ¿de alguna región en específico? ¿Rioja tal vez, California o Burdeos?, ¿ha mencionado un varietal que despierte su fascinación?, ¿es de esos amigos que ama el vino mexicano por sobre todo?, o bien ¿es un enófilo consumado que sabe que Crljenak Kaštelanski* no se refiere a un general del imperio austrohúngaro?

Un poco de observación y una lista de opciones viables surgen en la mente.

Los vinos de la Ribera del Duero con un estilo que se inclina a los aromas frutales generalmente son del agrado de aquellos que vienen iniciando en el fascinante mundo del vino. En este punto habrá que tener cuidado, no digo que todos los riberas sean así y tampoco que su primera opción sea un Vega-Sicilia Único, en cuyo caso me gustaría (inmediatamente) incluirme en su lista de amigos.  Un poco de experimentación a primera mano es lo más recomendable, es decir, juzgue por usted mismo el tipo de vino que es. Tómelo como una especie de trabajo de investigación y luego decida si es apropiado o no. Los vinos de ésta región etiquetados como joven o crianza suelen ser los más adecuados para la misión, ya que su estadía en barricas se ha limitado considerablemente. Desde cero paso por barrica, a menos de un año para el caso de los jóvenes y con un máximo de doce meses para el caso de los crianza, eso se traduce en aromas frescos y fáciles de apreciar.

Para su amigo que se declara fanático de un varietal, quizá le agrade el detalle de un vino de su varietal preferido pero de un país en dónde no es la uva insignia. Por ejemplo si es un declarado amante de la Shiraz, seguramente apreciará un vino de esta uva pero de Sudamérica, ¿qué opinará de un Shiraz del Valle de Apalta en Chile? Si es fanático del Riesling, ¿qué tal un dry Riesling de Columbia Valley del estado de Washington?, o tal vez ¿un Malbec… pero de Parras Coahuila, México?

Ahora que si hablamos de los amantes del vino mexicano, quizá llame la atención los vinos cuyos productores han alcanzado excelentes resultados con un varietal específico en el terruño nacional, como por ejemplo la Sauvignon Blanc, Barbera, Nebbiolo, Shiraz, Tempranillo o Cabernet Sauvignon. Muchos productores cuentan con privilegiadas parcelas en las que generalmente un suelo, clima, buenas técnicas de vinificación y cierta dosis de suerte les han permitido alcanzar la excelencia trabajando ciertos varietales.

Para los amigos que son enófilos consumados, siempre están buscando cosas diferentes y en este caso es oportuno elegir vinos de regiones poco comunes. Quizá un vino basado en la uva Refosk de Eslovenia, o bien explorar regiones como Rueda, Terra Alta o Montsant en España. Ahora bien, se puede pensar en un vino blanco de Alsacia o en alguno de aquellos magníficos Chablis o Chassagne-Montrachet de la región de la Borgoña, cuyas características y sofisticada elegancia aromática será sin duda una experiencia muy apreciada por el conocedor, quién sabe que los vinos tintos son deliciosos… pero que los vinos blancos, a su manera pueden ser simplemente celestiales.

Dicen que el mejor maridaje para el vino es una excelente compañía… y estoy de acuerdo, pero yo añadiría también la moderación. Recuerde que estas épocas de celebración no hay mejor regalo que la oportunidad de compartir momentos felices y memorables con sus seres queridos. Yo por lo pronto tomaré fuerzas para zambullirme en un río de autos para conseguir un delicioso Chardonnay con paso por barrica de la región de Parras Coahuila. Esfuerzo que será justamente recompensado cuando armonice ese aromático chardonnay con un exquisto tazoncito de tejocotes en dulce. ¡No puedo esperar!

¡Salud!
Dr. Salsa
Sígueme en twitter: @drsalsamx

* La Crljenak Kaštelanski, literalmente: “uva tinta de Kaštela” fue una especie descubierta y analizada por los investigadores croatas Pejic y Maletic en colaboración con Carole Meredith de la Universidad de California en Davis en la isla de Kaštela, Croacia. Demostraron a través de análisis de DNA que es la madre de la uva Zinfandel, aquella variedad llevada a principios del S. XIX a Estados Unidos en dónde floreció con mucho éxito y se ha convertido en un estilo de vino reconocido en el mundo entero.

Artículo originalmente publicado para "Sabores de México"




Otras notas relacionadas:
Casa Grande: Un gran vino mexicano
Maridajes memorables con vino mexicano
Algunas recomendaciones de vinos mexicanos
Vinos mexicanos para celebrar nuestro México
Un viaje por México bocado a bocado

Encanto de Rioja: Lanzaga de Telmo Rodríguez

Telmo Rodríguez estudió enología en Burdeos y trabajó en las bodegas Cos d’Estournel y Petit Village. Complementó su formación en el valle del Ródano y junto con su inseparable amigo y socio Pablo Eguzkiza, fundó la Compañía de Vinos Telmo Rodríguez. La identificación de viñedos de gran potencial por toda España y la producción de vinos de calidad a precios accesibles han sido los sellos del trabajo de Telmo y Pablo. Su empresa tiene viñas en Cigales, Rioja, Galicia, Ribera del Duero, Toro, Ávila, Málaga, Alicante y Rueda (Click aquí para ver mapa).

Una de las claves de su éxito ha sido la realización de alianzas con viticultores locales. Después de un cuidadoso análisis de las viñas y la localización de una bodega con las facilidades suficientes y con la colaboración de los viticultores de la región se inicia la producción. Telmo Rodríguez busca la realización de vinos con personalidad propia y evita imponer un estilo.


A continuación una excelente recomendación, un vino riojano que sorprendió por su elegancia, complejidad y perfecto equilibrio.

Nombre del vino: Lanzaga
Productor:  Compañía de Vinos Telmo Rodríguez
País: España
Región: Rioja DOCa
Variedades de uva: Tempranillo, Graciano y Garnacha.
Maduración: 14 meses en fudres de 1500-2500 litros y barricas de 225
Alcohol: 14%
Cosecha: 2008
Disponible en Grandes Viñedos de Francia (www.gvf.com.mx / https://www.facebook.com/GVdeFrancia)

A la vista se presentó un vino de color granate obscuro y ribete ligeramente teja. En una nariz una sinfonía aromática bastante atractiva: frutas rojas maduras, ciruela pasa, licor de cereza, notas mentoladas. Presencia de notas de tierra mojada, tabaco y cacao tostado le aportan gran complejidad y elegancia. En paladar es un vino de ataque medio, con una acidez justa, taninos suaves y limados que acompañan los aromas de las frutas y las notas ligeras de cuero y tabaco en un perfecto equilibrio. De final largo que recuerda el cacao tostado es un vino que invita al siguiente sorbo inmediatamente. Es un vino complejo, pero no tiene el peso de otros vinos de la región de corte más clásico.

Dado su equilibrio es un vino bastante disfrutable solo, sin embargo puede acompañar de forma estupenda un filete de res a las finas hierbas, pato laqueado, filete de res en salsa de vino y pimienta o ¿por qué no? unas deliciosas enchiladas de mole negro de Oaxaca.

Un vino altamente recomendable para todo aquel que busca el deleite en una comida familiar, será un vino que sorprenderá y que todo comensal disfrutará.

¡Salud!
Dr. Salsa


Otras notas relacionadas:
Enlaces externos:
Delicioso Brunello di Montalcino: Castello Banfi
El nombre Brunello di Montalcino está íntimamente ligado al de la familia Biondi-Santi. Se le atribuye a Ferruccio Biondi-Santi el haber utilizado por vez primera Brunello di Montalcino para su vino en 1888. Se considera que la familia Biondi-Santi fue la que logró aislar un clon específico de la variedad Sangiovesse Grosso -también llamada Brunello- y se dice que fue un vino de Clemente Santi, descrito como "Vino tinto seleccionado (Brunello)" el que obtuvo una medalla de plata en la Feria de Agricultura de Montepulciano en 1965.

Sin embargo la Brunello di Montalcino D.O.C.G (Denominazione di Origine Controllata e Garantita) es hoy en día sinónimo de vinos de calidad de la región de Toscana en Italia. Su clima le permite crear vinos distintos a los Chianti, ya que cuenta con menor precipitación que la región de Chianti Classico y mayor amplitud térmica gracias a las frías brisas marinas provenientes del suroeste que ventilan los valles permitiendo una completa maduración de las uvas.

El uso exclusivo de la Sangioves -aunque no siempre fue así- y un lento proceso de liberación de las cosechas son características de los Brunello di Montalcino. Las regulaciones de la D.O.C en 1960 establecieron un período mínimo de crianza de 42 meses, condición ratificada en 1980 cuando se convirtió en D.O.C.G.

De reconocimiento mundial, lamentablemente no son tan comunes los Brunellos en el mercado mexicano, sin embargo, la versión de Castello Banfi es muy recomendable por su potencia aromática y equilibrio.



Nombre del vino: Castello Banfi Brunello di Montalcino
Productor: Castello Banfi
País: Italia
Región: Toscana, Montalcino, Brunello di Montalcino DOCG
Variedades de uva: 100% Sangiovese
Maduración: 2 años, 50% barricas de roble francés y 50% toneles de roble de Eslovaquia
Alcohol: 13%
Cosecha: 2001
Precio (MXP): $960 (Vinoteca)

En vista es un vino de gran concentración de color, de tono granate obscuro con un ribete ligeramente teja. Limpio, brillante y atractivo. En nariz es una verdadera delicia, aromas de ciruelas maduras, hojas de tabaco, un poco de tierra mojada y caramelo le confieren complejidad y evolución en copa. En paladar es un excelente vino con gran equilibrio entre la acidez, taninos pulidos, aromas de frutas rojas maduras y un final largo muy agradable que recuerda el caramelo tostado. Un vino que con sus más de diez años de edad ha tenido el tiempo suficiente para calmar el ímpetu de sus aromas a frutas y taninos, quedando un vino potente pero muy elegante.

Perfecto para acompañar platos fuertes, complejos y especiados. Risotto a la trufa blanca, estofados de res, chuletas de cordero, pato con una salsa de frutos rojos o incluso una ternera a la parmigiana serán platillos cuyos sabores se complementarán deliciosamente con éste exquisito vino.

En definitivo, un vino muy recomendable. Disponible en tiendas Vinoteca, es un vino que vale gota a gota su precio y otorga un momento muy placentero, para compartir con la pareja, los amigos o la familia, será el condimento perfecto para un momento inolvidable.

¡Salud!
Dr. Salsa
Twitter: @drsalsamx




Otras notas relacionadas:
Los vinos blancos más interesantes del año
Un Classico para disfrutar siempre... ¡vinazo!
Para celebrar el Día Mundial del Malbec: Achaval Ferrer Malbec
Nebbiolo mexicano: Naturaleza y enología
La Nariz de México con vinos de Cataluña


Enlaces externos:
Castello Banfi website