Cata de vinos Españoles de Castilla y León: Bodega Lleiroso (D.O. Ribera del Duero)
En el mes de Diciembre se llevó a cabo la “I Muestra de Vinos y Alimentos de Castilla y León”, auspiciada por la Junta de Castilla y León, Ade Internacional EXCAL y la Embajada de España en la Ciudad de México, con la participación de varias bodegas de la región y exportadores españoles de quesos y otros alimentos.



Los productores españoles mostraron sus productos a clientes e importadores

Fue un evento amplio y muy agradable que permitió al público capitalino conocer nuevas ofertas de vino provenientes de España, en particular, tuvimos la oportunidad de conocer los productos de una bodega que ha incursionado en el mercado mexicano del: Bodegas Lleiroso.


Productos de la empresa Embutidos y Jamones Fermín

Una bodega creada en el 2001 en Valladolid como parte de la D.O. Ribera del Duero, dirigida por sus socios fundadores y enólogos Pascual Herrera y D. Alberto Cobo, trae a México su línea de productos diferenciados por su crianza en barrica, de los cuáles tuve la oportunidad de probar: Reglar, Luz Millar Roble, Luz Millar Crianza, y Lleiroso.

El Reglar es un vino elaborado solamente a partir de uva Tinto fino nombre local en Ribera del Duero de la cepa también conocida como Tempranillo y que es común en el mercado mexicano por el amplio consumo del vino Español.

A la vista el Reglar es vino limpio, brillante de color rubí obscuro, a la nariz fue un vino aromático a frutas rojas maduras, grosella y moras rojas, en el paladar es un vino con taninos presentes, con cierta dosis de acidez y un poco astringente, de un final cortito, pero nada que moleste, es un vino fácil de tomar. Usando la escala de buenavida.mx, yo le daría una calificación de 82, adecuado para acompañar quesos y carnes no tan condimentadas.


El Luzmillar Roble, vino ganador de plata del concurso “Tempranillos al Mundo 2005”, en copa se muestra de un rojo granate intenso, presenta mayor complejidad en nariz a frutas rojas maduras se nota su paso por barrica con aromas balsámicos, en boca se percibe un vino bien armado, redondo, ligero con taninos limados, nada de presencia de alcohol y final medio, es un vino mejor logrado que el anterior, por lo que quizás por precios, presenta mejor relación “precio-calidad”. Este vinito español obtuvo mejor calificación: 88.

Fuimos pasando de vinos más sencillos a vinos mas complejos, el Luzmillar Crianza de vista límpida y de color granate obscuro, dejó abrir aromas a frutos rojos maduros y un poco a especias, a clavo de olor. En paladar lo percibí como un vino de mayor cuerpo que el anterior, pero menos intenso en sabores de frutas maduras, como que los sabores de madera opacaron un poquito a la fruta, pero tampoco fue algo grave, se sintió noble, con taninos presentes pero integrados y de un final medio. Me pareció buen vino, calificación: 84.


Vinos degustados en la muestra

Finalmente llegamos a un vino que diría yo, es sobresaliente. El vino Lleiroso con crianza de 18 meses, definitivamente es un vino mucho más elaborado que los anteriores. En color no obstante el paso por la barrica es bastante intenso, de color rojo granate de capa media, como todos los Lleiroso que he probado.

Un vino brillante que invita a probarlo, y de inmediato en nariz se percibe una mayor gama de aromas, de frutas rojas maduras ya tipo compota desde luego, acompañados de aromas de especies como clavo de olor, canela, también un poquito a cuero y poco más adelante, salieron notas mentoladas. En paladar, fue un vino de paso aterciopelado y untuoso, de gran cuerpo pero no pesado, sabía intensamente a fruta con fondo de especies. Un excelente vino con sus características equilibradas y armonizadas, ampliamente recomendable. Calificación para el Lleiroso: 90.

Este vino de mayor cuerpo e intensidad alcohólica pero bien integrada resiste en armonía platillos más condimentados, como carnes de res marinadas, aunque yo lo imagino perfectamente combinados con unos tacos de arrachera con gotas de salsa de chile de árbol.

En la muestra también tuve oportunidad de conocer otros vinos, que describiremos más adelante, por lo pronto, a manera de conclusión yo recomendaría ampliamente los vinos Luzmillar Roble y el Lleiroso, el primero para ocasiones comunes, casi como vino de diario y el segundo para una gran reunión en la que desee deleitar a sus comensales con un vino de gran calidad.

¡Saludos!
Dr. Salsa




Notas relacionadas:

El Vino Mexicano, desafíos y oportunidades: Viticultura Unida 2009
¿Que tal un vinito tinto para acompañar las tardes lluviosas?
Quincena de Vinos de La Rioja en restaurantes de la Ciudad de México
Cata de cuatro buenos vinos sudafricanos




Enlaces externos:
Sitio oficial de Bodegas Lleiroso
Información de la D.O. Ribera del Duero
Ade Internacional Excal
Vinos y bodegas de Castilla y León
Cata de cuatro buenos vinos sudafricanos
Sudáfrica es una región vinícola del nuevo mundo que tiene su peso en el mercado mundial del vino, según datos de la Organización Mundial del Vino (OIV), este país africano ocupa el décimo lugar entre los grandes países exportadores con un volumen del orden de los 4.1 millones de hectolitros con datos al 2008(Se mantiene ranking de mayores exportadores de vino del mundo).




Una región que heredó de los comerciantes holandeses la tradición vinícola, cuando la Compañía Holandesa de las Indias Orientales llevó las primeras cepas de vitis vinísfera a esta región del mundo. El 2 de febrero de 1659, el fundador de Ciudad del Cabo, el comandante holandés Jan van Riebeek, escribió en su diario: "hoy, gracias a Dios, produjimos vino por primera vez proveniente de los viñedos del Cabo".

Los enófilos mexicanos tuvimos la oportunidad de conocer una muestra de los vinos de esta región, gracias a una extraordinaria y deliciosa cena maridaje organizada por la tienda restaurant Tierra de Vinos de la Colonia Roma y la empresa González Byass en la que se sirvieron tres excelentes platos y un delicioso postre acompañados de cuatro muy buenos vinos de la bodega sudafricana Nederburg y un delicioso digestivo llamado Amarula del que platicaremos más adelante.

El representante de la bodega dio la bienvenida a los concurrentes y comentó algunas características de la región próxima a Ciudad del Cabo en dónde se unen los Océanos Pacífico e Índico: microclimas que aprovechan la cercanía con el mar con distancias de 12 a 15 Km, en dónde se cultivan uvas para la elaboración brandy asi como para vinos tranquilos, y de la diversidad de varietales plantados, destaca particularmente la Pinotage, cepa que resultó de cruzar la uva Cinsault, también llamada Hermitage y el Pinot Noir en 1925 por Abraham Perold.


Comentó el representante de la bodega que es una región en dónde se trata de mezclar lo mejor de lo clásico del Viejo Mundo y la innovación del Nuevo. Se mostraron un par de videos, uno de ellos de Two Oceans que habla de la ubicación del Cabo en el sureste del país en dónde convergen los dos océanos, y el otro video ilustró el paisaje exuberante en flora de la región y de la historia de la bodega Nederburg. Posteriormente procedimos a dar inicio a la cena maridaje y a la cata de los vinos.


Nederburg produce una amplia variedad de vinos, en el sitio de Internet de la empresa cuento unos 30 vinos diferentes, de los cuáles sólo algunos son importados a México, nosotros pudimos conocer un blanco y tres tintos.

Antes de continuar, me gustaría comentar que conocí la Escala de Calificaciones buenavida, buenavida.com.mx es un blog de gastronomía y vinos, creado por un grupo de jóvenes sibaritas emprendedores, bastante recomendable. Lo que me llamó más la atención de la escala es la simplicidad de su aplicación y contando con la autorización de la “banda buenavida” me permito aplicarla en lo sucesivo en las catas y degustaciones:


Escala de Calificaciones buenavida
• 100-96: Vinos que se deben de tener sin importar lo difícil o costosos que sean.

• 95-90: Vinos excelentes, que simplemente no puedes dejar pasar, que vale la pena hacer el esfuerzo de buscarlos.

• 89-86: Vinos mejores que los de batalla pero que no llegan a ser sorprendentes.

• 85-80: Vinos de batalla, los que tomarías a diario u ofrecerías a tus amigos. Vinos que son buenos pero que en algún punto te llegarías a cansar de ellos.

• 79-76: Vinos regulares que no volverías a comprar pero si te lo ofrecieran le darías otra oportunidad.

• 75-70: Vinos que no comprarias ni probarias nuevamete.

En la cena y cata, empezamos con un vino blanco Chardonnay Winemaster’s Reserve 2007. A la vista fue un vino brillante, limpio con destellos verdosos, a la nariz de inmediato ser percibieron los aromas a frutas de cáscara de lima y durazno y un poco más adelante, un tono de mantequilla, aunque no logré percibir madera, a pesar de que la ficha de estos vinos indica el paso por barrica. Pero en conjunto proporcionó una muy buena sensación aromática, tan solo por el aroma el vino invitaba a probarlo.


En boca, el Chardonnay cumplió bastante bien, confirmó los aromas frutales en una sensación ligera en paladar con bastante frescura gracias a su buena dosis de acidez, sin embargo no estaba excesivamente seco, tenía un largo y suave final.

Del maridaje se comentó que podría ir muy bien con filete a la plancha e incluso camarones en ensalada con vinagreta a base de mostaza.

Calificación del Chardonnay Winemaster’s Reserve 2007: 87


Más adelante continuamos con un tinto que es un blend de Syrah y Pinotage llamado a propósito Foundation Duet 2007, con cuatro meses de barricas combinadas entre nuevas, y de segundo y tercer uso.

A la vista se presentó con un color rubí intenso brillante con ribetes violáceos, en nariz se percibía claramente las frutas rojas maduras, aromas de fondo a madera e incluso un poquito de notas a cuero, intensidad aromática que se confirmó en el paladar dónde lo percibí con densidad media, suave, con taninos presentes pero equilibrados, incluso anoté “un tinto fresco” con un final seco y medio que remitía ligeramente a aromas de roble. Digamos que me pareció un vino bien realizado, pero decididamente frutal.

Con respecto al maridaje se comentó que podría ir muy bien con cordero, o para una parrillada de cortes de res.

Calificación del Fundation Duet 2007: 86

Disfrutando de una muy agradable charla con todos los comensales, continuamos con la degustación de otro plato acompañado ahora de un Pinotage Winemaster’s Reserve 2007, vino que ha pasado por barrica de 8 a 12 meses.

En copa se mostró de un color granate obscuro de capa media con ribetes violáceos, en nariz se percibían aromas de frutas negras maduras, moras azules y presentó una nota mentolada. En boca se percibió un vino equilibrado, afrutado pero no tan intenso como los otros vinos y con taninos suaves, y el final un poco corto. Me pareció que la expresión en nariz superó a la experiencia del paladar, aunque es un buen vino que no presenta defecto alguno.

Me quedé con la inquietud de conocer más vinos basados en Pinotage a fin de poder distinguir sus características organolépticas, quizás mas adelante se organice una cata únicamente de este varietal, porque he leído opiniones no muy favorables de estos vinos.

Del maridaje se comentó que podría acompañar una pasta o una pizza.

Calificación del Pinotage Winemaster’s Reserve 2007: 81


Seguimos con un Shiraz Winemaster’s Reserve 2006, un vino que tuvo una crianza mayor en barrica de entre 12 y 18 meses.

Costillitas de cordero para el maridaje... mmm...

A la vista fue un vino limpio color granate obscuro con buena adherencia en copa, en nariz se mostró un vino mucho más complejo que los anteriores con aromas a frutas rojas maduras, tirando más a compota, la cereza y ciruela eran evidentes acompañados de un aroma mentolado elegante y sutil, al fondo emanaban notas de clavo y a madera.

En boca, fue un excelente vino, se percibió de buena densidad, untuoso, se sentía en el paladar confirmando los sabores de frutas rojas maduras perfectamente balanceado entre tanicidad y frutalidad, no se percibió nada de alcohol y se disfrutó su largo final sabor a moras azules con tonos acanelados. Definitivamente el mejor vino de la cata.

Del maridaje se comentó que podría ir bien con cordero, kebabs y yo creo que le iría muy bien una lasaña con tomate y carne.

El mejor tinto degustado. Calificación del Shiraz Winemaster’s Reserve 2006: 89

Finalmente para el postre, un grato descubrimiento. Un digestivo cremoso muy delicioso llamado Amarula, producido en base a la fruta africana marula también conocida como la fruta del “Arbol del Elefante”, de textura cremosa me pareció fresco con sabores chocolatosos combinados con frutas tropicales, realmente recomendable para salir de los digestivos tradicionales.


Con respecto a los precios, son vinos bastante accesibles, las botellas se ubican entre $200 y $300 MXP, algo asi como entre $15 y $23 USD.
Durante la sesión se comentó que Nederburg lanzó al mercado tres vinos de edición limitada con el sello de la FIFA, con motivo del Campeonato Mundial de Soccer Sudáfrica 2010: un Cabernet Sauvignon 2007, un Sauvignon Blanc 2009 y un Dry Rosé 2009. Sin duda es un esfuerzo por unirse en la inercia de publicidad del campeonato mundial, habría que ver el costo de las botellas, y la calidad del vino.

A manera de conclusión yo recomendaría ampliamente los vinos Chardonnay Winemaster’s Reserve 2007 y el Calificación del Shiraz Winemaster’s Reserve, y también el Amarula, verán que no se arrepentirán.



Saludos.

Dr. Salsa.




Fuentes externas relacionadas con los vinos sudafricanos:

Wines of South Africa (WOSA)

Quick Guide: South Africa's wine regions

Amarelvino, Vinos de Sudafrica

Bodega Nederburg
González Byass de México (http://www.gonzalezbyass.com.mx/)

Correo para mayor información y ventas: ventas@gonzalezbyass.com.mx



Otras notas de Vinus Tripudium...

El Vino Mexicano, desafíos y oportunidades: Viticultura Unida 2009

El Vino Mexicano, desafíos y oportunidades: Viticultura Unida 2009 (Parte II)

Mercado mundial del vino

Números previos de la Revista Vinísfera en línea

@wine: Marketing de vinos para la Generación Y

Cata de tres estupendos vinos mexicanos de ¡bajo costo!
El Vino Mexicano, desafíos y oportunidades: Viticultura Unida 2009 (Parte II)
En esta segunda parte de los comentarios sobre el evento Viticultura Unida 2009, platicamos sobre la cuarta y última conferencia del evento por cierto, la más filosófica de la tarde. También la extensa y muy sabrosa charla que tuvimos entre los amigos Omar Hernández de Vinoencuentro, Juan Carlos Chávez, los enólogos y los propietarios de las bodegas, deliciosamente acompañados de los vinitos de sus respectivas empresas.



Vinos de Joaquin Prieto, Vinícola Tres Valles

La cuarta conferencia llamada: “La Mexicanidad del Vino” a cargo de Alvaro Ptacnik propietario de la bodega Shimul, trató sobre tres conceptos fundamentales: tiempo, espacio y espíritu, es decir, del tiempo, la historia del vino mexicano, con respecto al espacio se refirió a las regiones productoras del vino y sobre el espíritu, la participación de la gente que cultiva la vid y todo el bagaje cultural del que se impregna el vino durante el proceso de su producción.


Alvaro Ptacnik

Con respecto al tiempo, se platicó de algunos puntos importantes de la historia del vino mexicano, como el hecho de que se considere al conquistador español Juan de Grijalva como el primer navegante español que tomó vino con los señores Aztecas en el antiguo Tenochtitlán. También llamó la atención la anécdota que compartió Alvaro de que al final de la visita del presidente Theodore D. Roosevelt a México en 1943 se llevó como regalo unas 200 cajas de vino mexicano que más adelante fue servido este vino en eventos oficiales de la embajada estadounidense. No he encontrado nuevas referencias a esta anécdota, pero así la comentó Ptacnik en su charla.

Álvaro Ptacnik hizo un énfasis en las necesidades actuales para los productores: “el gobierno quiere ayudar, pero no sabe cómo… que deje las decisiones a los productores de cómo aplicar los apoyos”.

Al final de esta plática nos fuimos al área de degustación y empezamos con la bodega Paralelo de Hugo D’Acosta, ahí tuvimos oportunidad de platicar con Daniel Lonnberg, un joven enólogo chileno que ya lleva algunos años en México y que nos comentó que un aspecto que le gusta mucho de la región de Baja California y de la bodega en la que participa es que tiene la oportunidad de experimentar con varias cepas y tipos de terruños en dónde ve un gran potencial para crear vinos únicos, de gran calidad, pero dotados de una personalidad propia.



Daniel Lonnberg de la Bodega Paralelo

De Paralelo probamos Colina ba I 2007 y Arenal ba II 2006, ambos vinos muy recomendables, con fuertes aromas a fruta roja madura, con taninos presentes, aromas de especias y buena persistencia. La idea de estos vinos nos comentó Daniel es experimentar con cepas de la misma edad en dos suelos del mismo viñedo, una sección arenosa y otra sobre una pendiente, de ahí, los nombres de dichos productos. El resultado son dos vinos ciertamente distintos pero interesantes.



El Arenal y Colina

En particular a mi me gustó más el Arenal, tenía menos sabor salino que su hermano el Colina, y me pareció con paladar menos agresivo, diría yo que el Arenal está más “domado” en comparación con el otro vino.

Sin embargo para hoy día, definitivamente yo recomendaría el Arenal. A Omar le gustó más la potencia en boca del Colina, es precisamente lo que busca Hugo D’Acosta, tener vinos diferentes, para gustos diversos.

Los compañeros de Buenavida.com.mx publicaron una nota de cata del Arenal Ba II pero añada 2005, sin embargo la diferente añada, leo que también fue mucho de su agrado, acá la nota correspondiente.

De ahí nos encontramos con Juan Carlos Chávez en el stand de la bodega Shimul de Álvaro Ptacnik y tuvimos la oportunidad de charlar con este productor que es un tipazo, muy simpático y aderezamos sus anécdotas con tres de sus vinos: el Yumano, el Kórima y el Fecha 2007, debo comentar sin adelantar mucho, que en Shimul conocí el vino que más me gustó de todos aquellos que tuve oportunidad de probar en el evento.




Era un poco difícil tomar nota de las experiencias que te regalaba cada vino, ya que había mucha gente y poca iluminación, pero logré tomar algunas notas.

Un vino creado de sangiovese y nebbiolo, el Yumano toma nombre del tronco lingüístico para todos los grupos indígenas del norte de Baja California, del yumano se derivan los idiomas cochimí, el kiliwia entre otras, con respecto al vino: me pareció fácil de tomar, muy franco en sus características, decididamente frutal, pero balanceado. Yo no percibí mucha madera, pero no le hacía falta, diría la banda "buenavida.com.mx" que es un vino "correcto".




El Kórima es un nombre rarámuri que significa “dame que yo te daré”, o dicho de otra forma: compartir, el cuál es uno de los pocos vinos que he probado creados en base a la uva misión. Se me hizo un vino un poco más rústico que el anterior, pero a pesar de ello un buen vino, potente en aromas de fruta más roja que madura, en boca un poquito alto de sensación alcohólica para mi gusto, pero no desbalanceado. Gracias a esa potencia en boca podría ser un vino perfecto a armonizar con platillos muy condimentados.

Finalmente pasamos al Fecha 2007, nos comentaba Álvaro que ese vino fue cosechado el 29 de Septiembre, por eso precisamente como etiqueta, la hoja del calendario. Este vino tiene la particularidad de haber sido creado a partir de solamente la cepa Carignan y a mi parecer es un vinazo.



Fue el vino que se llevó la noche, un excelente vino porque estaba muy aromático a frutas maduras, prácticamente en compota, fruta acompañada de aromas a especias, clavo de olor, canela y chocolate. En boca era un pedazo de terciopelo, con todas las características balanceadas, todos los aromas se confirmaron en el paladar, taninos presentes pero limados, prácticamente no se percibía el alcohol y tenía un suave y especiado final persistente. Definitivamente un excelente vino, muy recomendable.

Más adelante llegó Joaquín Prieto propietario de la bodega Vinícola Tres Valles, y pasamos todos un buen rato charlando con él sobre sus vinos, excelentes representantes de esta ola de viticultores enfocados en pequeñas producciones pero de gran calidad.

De la Vinícola Tres Valles, degustamos una buena muestra de su línea de vinos: Jalá 2006, Kuwal 2006, Maat 2007 y Kojáa 2007.

Joaquín nos compartió algunos puntos de vista de los retos del valle como productores y también del orgullo que tiene por sus vinos, fue evidente la enorme pasión que pone en cada vino y de su amplia experiencia en el Valle de Guadalupe en Baja California.

De los vinos, empezamos de lo sencillito a lo sublime. Empezamos con el Jalá, un vino que desató una polémica sobre los precios y la definición de vinos de “batalla” en el blog de mi amigo Omar Hernández en Vinoencuentro (Jalá).


Joaquín Prieto

El Jalá (que significa “Dios”) me pareció un vino rico, muy aromático a frutas rojas, fresa, frambuesa, en boca lo percibí un poco seco y con un final más bien corto. Digamos que es un vino sencillo pero bien logrado, sin pretenciones pero que está equilibrado mayormente. Bastante recomendable, si tienen oportunidad de probarlo no saldrán defraudados.

El vino Kojáa (que significa “vino”), me pareció una bebida finamente lograda, con aromas bastante agradables a frutos rojos y tenía aromas mentolados, en boca, se perciben taninos suaves, pero agradable, realmente un vino delicioso.

El Maat (que significa “Tierra), también me gustó bastante, en copa tenía aromas a frutas rojas, un fondo de aromas a madera y en el paladar fue un vino un poco más astrigente que el Kojáa y con taninos más presentes, tenía un final medio.

Finalmente el que me agradó más, el Kuwal, aunque todos los vinos de Joaquín Prieto son deliciosos y aromáticos, el Kuwal presentó una sofisticada nariz de frutas maduras, en compota, a frambuesa y ciruela con aromas a madera, en el paladar me pareció muy armónico, untuoso y con taninos muy limados, con un largo final muy agradable.

Vale mucho la pena de probar estos vinos de Joaquín Prieto, les aseguro que se sorprenderán.

Más adelante tuvimos una charla muy interesante con Trinidad Jiménez, Ricardo Alvarez de Viñedos Santa Elena y con Christoph Gaertner de Vinisterra sobre los vinos artesanales. De esta charla podría comentar a manera de conclusión, que un vino artesanal además de ser el resultado de una producción muy pequeña, de unas parcelas de viñedo, se puede decir que realmente un vino artesanal es cuando el proceso de vinificación se hace sin equipo especial, o profesional, Christoph comentó como ejemplo el prensado de la uva que un vino artesanal es cuando el prensado se realizaba con artefactos improvisados ingeniosamente creados a partir de las cosas disponibles en la casa del “winemaker” y no un equipo comprado.

Esta interesante plática con los productores como en toda la tarde noche, estuvo acompañada con los vinos que ellos producen. En el stand de Viñedos Santa Elena, tuvimos el placer de degustar: el Entretanto Carignan, Entretanto Mezcla Bordolesa y el Tabla #1.



No pude tomar notas completas de estos últimos vinos, ya fue en la parte final del evento y como el stand de Santa Elena se ubicó en la sección de terraza había muy poca iluminación, sin embargo recuerdo muy bien que el Tabla #1 estaba delicioso, por arriba de los vinos “Entretanto”, que fueron buenos vinos, correctos, pero definitivamente el Tabla #1 me gustó mucho más, y sería mi recomendación.


Trinidad Jiménez y el Dr. Salsa

Me faltó tiempo para probar muchos otros vinos, JC Bravo, Vino de piedra, Estación Porvenir, y los del Dr. Pau Pijoán, espero que más adelante haya oportunidad y muchos otros que estaban dispoibles, pero caray, ¡una tarde no es suficiente!

VTU es un movimiento cuyo líder es Hugo D’Acosta que ha sabido contagiar su pasión por la creación de vinos en el Valle de Guadalupe. Se podría decir que VTU es el club de amigos de Hugo, dejando de lado esa circunstancia, la realidad es que la calidad de muchos de los vinos es bastante alta hoy día, han quedad atrás los vinos rústicos y felizmente para nosotros se ha empezado a concretar una diversificación de estilos, de vinos mexicanos únicos.

Con respecto al futuro del vino mexicano, hay desafíos importantes, creo que se pueden resumir en tres temas prioritarios: resolver en conjunto con las autoridades de Baja California la falta de agua adecuada para la actividad vitivinícola, reconsiderar la expansión urbana de Ensenada y por último, que el gobierno pueda establecer un equilibrio entre la disponibilidad de los apoyos a productores, y la libertad de estos últimos en cómo disponer de esos recursos. Ojalá pronto veamos acciones de todos los participantes del mundo del vino mexicano, en atender estas necesidades y darle continuidad a esta “explosión de lo pequeño” (término que tomo prestado del título del artículo de portada de la revista mexicana Catadores), totalmente congruente con la situación actual.


Sobre los caldos de estas bodegas, si tienen oportunidad de probar alguno de estos vinos, estoy seguro que se llevarán una feliz sorpresa: Fecha, Arenal, Kuwal o Tabla #1.

Le comentaba a gente de Ferrer y Asociados que deberían llevar este evento con el mismo formato a otras ciudades del país, por lo menos Guadalajara y Monterrey que son grandes urbes ya que me pareció un evento muy completo: mucha información sobre el viñedo, el proceso de vinificación, la oportunidad de conocer el punto de vista de los productores y finalmente, degustar vinos excelentes.

¡Salud y larga vida al Vino Mexicano!
Dr. Salsa.





Enlaces externos con temas relacionados:

Sitio oficial de Viticultura Unida


Artículos sobre Viticultura Unida:

Del sitio de CNNExpansion.com, muy recomendable el artículo de Hugo D’Acosta (y varios de los miembros de Viticultura Unida): Creador de Vinos

Del sitio Mundo 52, el artículo “Vino para todos

De los vinos y las bodegas:

Charlas del maestro Sommelier Don Pedro Poncelis Brambila sobre las Vinícola Tres Valles y Paralelo:
Episodio 2, Paralelo, Mexico, 15 de Agosto 2009
Episodio 8, Vinicola Tres Valles, 2 de Octubre 2009
El Ritual del Vino

Notas de cata en buenavida.com.mx:

2005 Ensamble Arenal Ba II, Valle de Guadalupe, Baja California, México
2006, Fecha 3 de Octubre, Baja California, México
2008, Jalá, Tres Valles, Baja California, México
2006 Santa Elena “Tabla Número Uno” Malbec, Ojo Caliente, Zacatecas, México


Del Mundo de Rafa Ibarra:
Vinos Shimul: Intégrate a su clan de vinos ElNorte.com  Buena Mesa del 23 de Octubre de 2009


De un nuevo blog que me he encontrado EL LEGADO DE DIONISIOS:
LOS VINOS DE AGUASCALIENTES

Información de las bodegas:
Casa de Piedra, http://www.vinoscasadepiedra.com
Shimul, http://www.shimul.net/
Vinos Pijoan, http://www.vinospijoan.com
Vinícola Tres Valles, http://www.vinostresvalles.com/english/index.htm

Importadores y distribuidores:
Ferrer y Asociados, http://www.ferrer.com.mx/
Nación de Vinos, http://www.naciondevinos.com






Notas relacionadas:
El Vino Mexicano, desafíos y oportunidades: Viticultura Unida 2009
Charla con Hugo D'Acosta y sus vinos Franco-mexicanos
Posters de la 8a Cata de la revista Día Siete: Los 30 mejores vinos Mexicanos
Cata de tres estupendos vinos mexicanos de ¡bajo costo!