Un château con pagodas: La historia de Cos d'Estournel
Fachada de la bodega de Cos d'Estournel

El Château Cos d'Estournel tiene una larga y distinguida historia en Burdeos dentro de la prestigiada apelación Saint-Estèphe que es tan interesante como la arquitectura única del château


Fue hace algunos años. La inolvidable cena maridaje en el Salón Decanter en el St Regis de la Ciudad de México con los invaluables comentarios de Jean-Baptiste Bourotte, Director General de JB Audy y Ludovic Anacleto ahora propietario del restaurante Cru "The Little Wine Bistro" en la Ciudad de Monterrey.

Bourotte y Ludovic nos guiaron a través de los vinos de diferentes bodegas, paso a paso por los viñedos de una de las más prestigiadas regiones vinícolas del mundo: Burdeos. Una noche dedicada al deleite hasta el más mínimo detalle.

En aquella ocasión uno de los vinos que más interés acaparó fue el Cos d'Estournel Saint-Estèphe (85% Cabernet Sauvignon, 12% Merlot y 3% Cabernet Franc). Un vino muy aromático, complejo y de gran equilibrio que mostró nobleza de principio a fin.

Bien vale la pena compartir un poco de la historia de este prestigiado château y la razón por la cuál ostenta en su etiqueta la singular figura de unas pagodas estilo oriental.

Vino tinto Cos D'Estournel



Nacido en 1762 en tiempos del reinado del Luis XV y fallecido en 1853 en la época de Napoleón III a la notable edad de 91 años, Louis Joseph Gaspard Lacoste Maniban Marquis d'Estournel sólo tenía una pasión: Cos.

Heredando un par de viñas en las cercanías del pueblo de Cos, reconoce en 1811 la calidad de su vino y decidió vinificar por si mismo.

Rápidamente el vino de Cos d'Estournel alcanza a los crus más prestigiados y exporta a numerosos países, incluyendo la India.

Louis se convierte en "El Maharajah de Saint-Estèphe" y para celebrar sus lejanas conquistas, manda colocar unas pagodas sobre el edificio de su bodega y organizó festividades espectaculares en Cos, presentando algunas de sus preciadas botellas de Cos.

En 1852, abrumado por deudas que adquirió con el objetivo de extender y remodelar su propiedad, Louis fue obligado a vender Cos a un banquero londinense llamado Martyns. El banquero permitió que Gaspard permaneciera en Cos en dónde murió en 1853, dos años antes de la máxima consagración de su trabajo: la Clasificación Imperial de 1855 que colocó a Cos d'Estournel a la cabeza de Saint-Estèphes.

En 1869, Martyns vendió Cos d'Estournel a los Errazu, una familia aristócrata del País Vasco que revendió la propiedad a los hermanos Hostein en 1889.

En 1917, Cos d'Estournel fue adquirido por Fernand Ginestet, uno de los négociants líderes de Burdeos. Sus nietos Jean-Marie, Yves y Bruno Prats heredaron el château.

Château Cos d'Estournel ha pertenecido a Michel Reybier desde el año 2000. El objetivo del Sr. Reybier ha sido mantener los altos estándares del château y la constante búsqueda de la excelencia al mismo tiempo cointinuar el estilo avant-garde iniciado por Louis Gaspard d'Estournel.

Ver video sobre Cos D'Estournel

¡Salud!
Dr. Salsa
Sígueme en twitter: @drsalsamx
Sigue a Vinus Tripudium en Twitter: @VinusTrip
Forma parte de nuestra comunidad en Facebook



Otras notas relacionadas:
¡Burbujas, símbolo de celebración!
Las mujeres en la industria del vino
La Resistance, vino francés con mucho espíritu mexicano
Los "Grand Cru" de La Clape, una charla con Arnaud Fabre
El dinamismo de Languedoc

Con información de Ch Cos d'Estournel / Foto portada cortesía Ch Cos d'Estournel

El sommelier gastronómico
Servicio del vino en Joël Robuchon Las Vegas

El fin de semana tuve el privilegio de ser parte de un asado en un lindo jardín. Inusual, debo decir, para esta época del año. Conforme transcurrió la tarde, llegó una lluvia ligera y un viento frio que nos hizo una franca invitación a cambiar el jardín por la estancia. Sin embargo, el frío exterior fue superado por la calidez de los anfitriones, el buen humor de los invitados y por qué no decirlo, por la enorme pasión por el vino, común denominador del grupo.

Conformado por entusiastas y comercializadores del vino, sommeliers y editores de una revista especializada, el tema de los sommeliers y el servicio en restaurante no tardó en surgir. La discusión partió del balance en las cartas de vino y el tema rápidamente tomo vida por sí mismo, convirtiéndose en un aluvión de conceptos del que sería –utópicamente- el sommelier ideal.

Alguien apuntó que el tastevin y la ropa de etiqueta poco ayudaban a acercar el vino al público en general. Algo hay de cierto en ello. Como en toda la industria de la gastronomía, los sommeliers no han escapado a la evolución. Si bien el tema del atuendo ha cambiado en varios lugares y permanece en restaurantes de mucha tradición, lo que ha cambiado en el fondo del servicio del sommelier hacia los comensales es: el conocimiento.

El sommelier hoy día debe dominar el estilo, sazón, sabores y textura de su cocina

Y por conocimiento no sólo se refiere a dominar las bodegas y etiquetas que puede ofrecer al cliente –aspecto mínimo esencial que un comensal puede esperar-, no sólo al dominio de regiones, variedades de uvas, estilos y tipos de vinos. Sino más bien a la dinámica sensorial que puede desencadenarse al recomendar un vino para acompañar tal o cual plato, es decir, se convierte en un asesor gastronómico.

Aunado a la habilidad psicológica necesaria para “leer” al comensal, el sommelier hoy día debe dominar el estilo, sazón, sabores y textura de su cocina. También conocer las dominancias oganolépticas de los vinos en cava: ¿cuáles son frutales, concentrados, sutiles, tánicos, ácidos?  Condición necesaria para estar preparado para cuando el cliente le consulte qué vino sugiere para acompañar una comida.

La tarea no es fácil, diversos comensales probablemente pidan diferentes platos y quizá no haya forma perfecta de balancear sabores y texturas tan diversas, pero habrá que hacer la recomendación más cercana posible.

La mayor parte de comensales desean tener una experiencia agradable, y alguno que otro serán más experimentados y aventurados. Pero sin duda todos esperan una recomendación sincera y justa en precio.

Por otro lado, aunque es la función principal del sommelier, es cierto que un poco de ayuda del lado del cliente no está de más. Compartir con el sommelier los gustos y preferencias le dará pistas para guiar su recomendación. ¿Qué otros vinos le han gustado? ¿Qué precio está dispuesto a pagar? ¿Qué platos principales se disfrutarán en ese momento? ¿Qué no le ha agradado en el pasado? Son muy buena información sobre lo que a usted le gusta, lo que no y lo que esperaría para ese momento.

También conocer algunos principios básicos sobre la armonización de alimentos y vinos le protegerá de sugerencias poco acertadas. ¿Un vino tinto syrah con paso en barrica por dieciocho meses para acompañar el pescado a la plancha? ¡No gracias! Sin duda habrá encuentros de todo tipo, pero en general los importadores y distribuidores están en un calendario continuo de capacitación para el equipo del restaurante. Eso se ha reflejado en un mayor conocimiento y en mejores recomendaciones.

Al final, usted, el comensal, tiene la última palabra. Sin embargo, siempre es bueno estar con mente abierta y escuchar al profesional del vino del lugar. Aplicar el sentido común, sopesar las sugerencias y elegir. Lo más importante es disfrutar del momento y compartirlo.

¡Salud!
Dr. Salsa

Sígueme en twitter: @drsalsamx
Sigue a Vinus Tripudium en Twitter: @VinusTrip
Se parte de nuestra comunidad en Facebook: MyVinusTripudium



Otras notas relacionadas:
El vino en el 2014
Ibérico de bellota y Cava
La importancia del sommelier en la venta de vino
Los vinos blancos son para México
Felipe Tosso, en la búsqueda del tesoro de Casablanca
Delicioso vino de Saint Estèphe: L'Argilus du Roi
Los viñedos de la apelación Saint-Estèphe se ubican en la parte más al norte del llamado banco izquierdo del río la Gironde en el distrito del Haut-Médoc en Bordeaux. Con una tradición vitivinícola que tiene origen desde la época del imperio romano, como toda la región, fue durante la Edad Media que empezaron a ser reconocidos por su buena calidad y el impulso definitivo a estos vinos se lo dieron los negociantes bordeleses propiciando una  notable prosperidad en la región durante el S. XIX.

Hoy día, paisaje dominado por hermosos  viñedos cuyos propietarios se dicen orgullosamente “vignerons”  con una extensión de unas 1,214 has y producción promedio de 8.7 millones de botellas anuales en dónde trabajan 136 viticultores (56 independientes y 80 en cooperativas).

Mapa de viñedos de Saint-Estèphe*

Los suelos de Saint-Estèphe se formaron por capas superpuestas de materiales aluviales, materiales marinos y la erosión le dejó cierta diversidad geológica. Aunque la grava es el sello característico de la región en Saint-Estèphe se encuentra una capa de “argile”  -arcilla en castellano- a mayor profundidad lo que representa una ventaja en los años con escasez de lluvia.

A continuación un excelente ejemplar de la región que si bien la historia de la bodega es relativamente reciente, es un vino cuya elegancia y complejidad dará gran placer al entusiasta del vino.

El Château L’Argilus du Roi fue fundado por José Bueno, tomando por sorpresa a sus vecinos (incluyendo a Calon-Ségur y Ormes de Pez), iniciando con una hectárea de viñedo en 1996. Después de 23 años de experiencia como enólogo para las propiedades de Barons Philippe de Rothschild contribuyó a la calidad de Mouton Rothschild, d’Armaihlac y Clerc Milon, sin embargo la etapa como independiente en Burdeos no fue fácil.

Hoy día su propiedad se extiende a cinco hectáreas con viñas con un promedio de edad de 45 años y elabora sus vinos con el mismo cuidado y dedicación reservada para los Grands Crus Classés.


Nombre del vino:  L’Argilus du Roi
Productor: Château L’Argilus du Roi
País: Francia
Región: Bordeaux, Médoc, AOC Saint-Estèphe
Variedades de uva: Cabernet Sauvignon, Merlot, Cabernet Franc y Petit Verdot
Cosecha: 2005
Maduración: 14 meses
Disponible en: Enology Pedregal, Enology Polanco, Bodegas de Vino

Color rubí obscuro con ribete ligeramente color teja, es un vino de gran potencia aromática con claras notas a frambuesa madura y cerezas, pero si algo tiene de notable este vino es su compleja paleta aromática: al mismo tiempo que la fruta se perciben notas florales que recuerdan violetas y también otros aromas a grafito, humo, tierra mojada, minerales y frutos secos, nuez y avellana.

En paladar es un vino de elegante austeridad. De ataque suave, llena el paladar de aromas a frutas rojas maduras acompañados de chocolate y un poco de café tostado. Los taninos  están presentes pero pulidos a lo igual que una rica acidez que combinado al largo final con sabor a ciruelas maduras, deja el paladar en la expectativa por el siguiente sorbo. Es un vino de corpulencia media de gran equilibrio y aunque no es tan frutal, enamora por su complejidad que evoluciona lentamente en copa.

El L’Argilus du Roi es uno de esos vinos que se pueden disfrutar por si solos, pero podría pensar en acompañar quesos añejados y va a acompañar deliciosamente platillos como pastas con carne –de inmediato vino a mi mente el fazzoletti de ternera- o unos gnocchis con mozzarella y gorgonzola. Filete de res con reducción de vino tinto o ¿qué tal una pechuga de pato en salsa de frutos rojos?, sopa de cebolla, quiche lorraine de verduras o incluso un cassoulet francés.

Pensando en la deliciosa cocina mexicana con influencia de otras cocinas por ejemplo, este vino podrá acompañar la sopa conventual de natas, cola de res en reducción de vino tinto o incluso unos taquitos de barbacoa… con poquísimo picante.

Un encantador vino de Burdeos que es de precio accesible y excelente manufactura. Es un vino que va muy bien en esas reuniones y cenas con la familia y los amigos. Y definitivamente será interesante para el entusiasta del vino. Una gran opción para disfrutar y compartir.

¡Salud!
Dr. Salsa
Sígueme en Twitter: @drsalsamx
Sígue a Vinus Tripudium en Twitter: @VinusTrip
Se parte de nuestra comunidad alrededor de la cultura del vino en Facebook



Otras notas relacionadas:
*Cortesía del sitio: http://destination-vignobles-en-medoc.blogspot.mx
El vino en el 2014
Diferentes etiquetas de la Bodega Félix Callejo

La ciudad va recobrando su ritmo dejando atrás la alegría -y para algunos el estrés- de las fiestas decembrinas. El 2013 se ha despedido con la percepción de que la situación económica del país es de estancamiento sino, de leve retroceso. El Índice de Confianza del Consumidor reportado por el INEGI y el Banco de México, muestra a Noviembre del 2013 un descenso del 5.8% con respecto al mismo periodo del año previo.  Y el PIB casi se ve en línea recta desde el 2011.

Índice de Confianza del Consumidor

PIB 2003 - 2013 

A pesar de ello, la industria del vino en México observa crecimiento, “las hectáreas de plantación de uva para vino en los últimos cinco años ha tenido un incremento de 5% anual, pero el mercado de consumo en México está creciendo prácticamente al doble de ese ritmo” afirma el Ing. Ramón Vélez, presidente del Consejo Mexicano Vitivinícola.  “Estamos esperando que si actualmente en México se consumen 70 millones de litros al año, al final de la década vamos a andar cerca de los 200 millones de litros. Para 2020 y 2022 seguro se triplicará el volumen que tenemos”, con optimismo complementa su comentario Vélez 1.

Este crecimiento del  consumo ha marcado al 2013 en general por dos fenómenos: por una parte, la decidida participación de las asociaciones de bodegueros –Denominaciones de Origen y marcas colectivas- de diversas regiones, principalmente España, Chile y Argentina por posicionar sus vinos en el mercado nacional. La D.O.Ca Rioja, Castilla la Mancha, Somontano, Vins d’Alsace, Wines of Argentina y Wines of Chile entre otras, realizaron sendas campañas de promoción de la mano de importadores y endosaron múltiples festivales gastronómicos en diversas plazas del país.

El reto del vino mexicano se ha convertido en avanzar más rápido en el posicionamiento en el gusto del público tratando de no perder el paso tras países de mayor tradición

Y por  otro lado, el entusiasmo por el vino mexicano en el mercado doméstico parece haberse convertido en tendencia al ocupar cada vez más espacio en las estanterías de tiendas especializadas, supermercados y cartas de vino en centros de consumo. No obstante, la mayor parte del vino consumido en México es importado: “Aproximadamente, el 75% del vino que se consume en México procede del exterior” registra el análisis del mercado del vino en México al inicio del 2013 editado por la Oficina Económica y Comercial de la Embajada de España en México y tal parece que dicho porcentaje no ha cambiado de forma drástica en lo que fue 2013.

Han comentado productores que avances en inversiones para las bodegas mexicanas les ha permitido acceder a mejor tecnología, aunado a la experiencia que se va ganando cosecha tras cosecha lo que se ha reflejado en una mejoría técnica de los productos. El reto se ha convertido en avanzar más rápido en el posicionamiento en el gusto del público tratando de no perder el paso tras países de mayor tradición y mejores escalas de producción como España, Chile, Francia, Italia y Argentina.

Notable en la recta final del 2013 el conflicto en Ensenada por nuevas disposiciones en el uso de suelo agrícola cuya palabra final parece que aún no está dicha. Nuevas regulaciones que en voz de los productores ponen en riesgo la vocación agrícola de la región y el futuro del Valle de Guadalupe como área de producción vitivinícola. Ya desde hace años habían comentado productores de ese valle, la escasez de agua como el principal problema a resolver. Es evidente que se debe alentar y permitir el desarrollo económico de la región, pero que no sea a costa de la sustentabilidad de las bodegas actuales o futuras y sacrificando el paisaje agrícola que es precisamente el atractivo de la región.

¿Qué será de la industria del vino en el 2014? Muy probablemente serán las más grandes D.O. las que continúen el esfuerzo en marketing en el país y continuarán las asociaciones con los principales festivales gastronómicos que siguen apareciendo en varias ciudades. Veremos nuevas pequeñas denominaciones mostrar sus productos y en la búsqueda de importadores. Al final del 2013, tuve la oportunidad de participar en la presentación de un portafolio de vinos de Austria, de notable calidad, quizá veamos algo más de Austria y Eslovenia en las tiendas especializadas.

Para los consumidores finales, la oferta se renueva constantemente. Etiquetas salen y entran con agilidad en las estanterías tentando al conocedor y al entusiasta, de tal suerte que alguien con mente abierta puede encontrar fácilmente nuevas regiones y estilos.

También la oportunidad de catar los vinos se extiende para el entusiasta del vino. El año pasado fue el año de los cursos, catas, cenas maridaje y presentaciones –al menos en la Ciudad de México- en una franca explosión de experiencias de todo tipo, estilo y presupuesto. Si alguien desea conocer más sobre el tema prácticamente tendrá una oportunidad cada día de la semana.

¡Felices descorches en el 2014!

¡Salud!
Dr. Salsa
Sígueme en Twitter: @drsalsamx
Sígue a Vinus en Twitter: @VinusTrip
Visitanos en Facebook: MyVinusTripudium



Otras notas relacionadas:
Ibérico de bellota y Cava
Felipe Tosso, en la búsqueda del tesoro de Casablanca
La importancia del sommelier en la venta de vino
Los vinos blancos son para México
5 Vinos Espumosos para recibir el Año Nuevo
Propósito de Año Nuevo: Formar una cava de vino
Aromas del vino en imágenes

1 "Crece demanda de vino en México, pero se estanca la producción" www.informador.com.mx