Festín de la Ribera del Duero en Gloutonnerie Polanco

Ribera del Duero es una de las regiones más reconocidas en España y el mundo debido a la tradición, el renombre de las bodegas que en ella se encuentran y la extraordinaria calidad de sus vinos.

Por Abby Syrah

Con el fin de promover mayor interés sobre esta Denominación de Origen, el Consejo Regulador de la Ribera del Duero organizó una serie de catas con la reconocida sommelière española Gemma Vela, sommelière del Hotel Ritz de Madrid y galardonada con el Premio Nacional de Gastronomía 2013 en veinte universidades en la Ciudad de México. Para culminar este recorrido, se ofreció una maravillosa cata VIP en el reconocido restaurante Gloutonnerie de Campos Eliseos, con la compañía de grandes personalidades en el mundo del vino.

Menú de la cata Ribera del Duero en Gloutonnerie Polanco

Antes de empezar a degustar los sacrosantos alimentos, Gemma nos llevó de la mano para conocer los datos más atractivos sobre la región. La historia comienza en 1972, cuando investigaciones antropológicas descubrieron un mosaico antiguo, de más de 2000 años de edad, en el cual representaban la cosecha de las uvas y una copa que contenía restos de tartrato, y con ello comprobaron la antiguedad de la tradición del vino en esta tierra.

Con los siglos la Tempranillo o Tinta del país se conviretieron en la uva emblemática de la región. Sin embargo, debido a que en 1880 invadió la plaga de la filoxera a los viñedos europeos, para recuperar al suelo y nuevas cosechas se aceptaron otras tres variedades viníferas: Cabernet Sauvignon, Merlot y Malbec.

En 1985 se fundó el Consejo Regulador para la Denominación de Origen y aunque la región es relativamente joven, en ella se elaboran los vinos con mayor reconocimiento internacional como Vega Sicilia y Pingus, por mencionar algunos.

Sommeliere Gemma Vela explicando las características de la Ribera del Duero

Por otra parte, las características del terreno se componen por 2,400 horas sol, 4,500 ml. de  lluvia al año, con una temperatura de 40ºC en verano y -18ºC en invierno, lo que significa un diferencial térmico importante para el crecimiento ideal de la uva.

En cuanto a la producción se refiere, el Consejo Regulador indica que se puede tener un rendimiento máximo de 7,000 kg/ha por bodega, pero para evitar mala calidad en el producto, la mayoría de los fabricantes optan por una media de 4,000 kg/ha.

Después de esta introducción, Gemma se prepara para llevarnos al delicioso maridaje que han preparado para los invitados en el restaurante Gloutonnerie a cargo del sommelier Miguel Angel Cooley y el chef Said Padilla. Como aperitivo nos sirven una copa de Pruno Cosecha Roble 2013.

En vista se aprecia un rojo violáceo con un ribete azulado que pinta la copa, demuestra gran densidad con lágrimas gruesas. En nariz se encuentran ciruelas pasas, aromas que recuerdan el chile guajillo y champiñones frescos. Mientras en boca se detecta una acidez y taninos frescos, con sabores a jamaica, notas balsámicas y herbales.

Capa de color Pruno Crianza Roble

Como segundo tiempo empieza la ruleta de sabores. Ensalada de atún con vinagreta de frutos rojos acompañado de Prado Rey Crianza 2009. A la vista tiene un rojo picota, con un ribete intenso y destellos brillosos. En nariz hay frutas negras maduras, vainilla y nueces tostadas. Al probarlo se detecta cuero, té negro, tanino presente con una acidez suave. Este conjunto logra bajar la intensidad de la juventud del vino con el sabor del atún.

Prado Rey Crianza 2009

Ensalada de atún con vinagreta de frutos rojos 

Como siguiente tiempo, nos ofrecen Proventus Crianza 2009 para disfrutar con huachinango en salsa ahumada de res y trufa negra, los aromas de ambos son exorbitantes. El vino a primera vista muestra un rojo rubí con ribete rojo anaranjado, brilloso y con capa media. A la nariz se encuentran aromas terciarios como ahumado, maderas, además de notas balsámicas y cuero. En boca se manifiesta el mentol, un poco de picante, se comprueba la parte balsámica y se aprecia la fermentación maloláctica. Logrando una armonía impactante donde cada elemento destaca los mejores sabores.

Proventus Crianza 2009

Huachinango en salsa ahumada de res y trufa negra

A continuación, nos sirven un Filete Rossini acompañado por champiñones salteados con Protos Reserva 2009. En vista se nota un vino más evolucionado con un rojo rubí pero de ribete anaranjado y capa media baja. En nariz, destacan el cuero, canela, clavo, vainilla y la fermentación maloláctica. En boca se presenta una acidez constante con taninos pulidos, tonos ahumados, balsámicos y cuero. Contrario a lo que se pensaría, este vino consigue suavizar el sabor del platillo asimismo ayuda a limpiar el paladar para evitar saturación de sabores.

Protos Reserva

 Filete Rossini

Para cerrar la tarde, llega la hora del platillo final donde se ofrece un Crème brûlée de café con una copa de Valparaiso Crianza 2011. Esta pareja no tuvo comparación, el postre tenía el dulzor y la cantidad de café exacta para no amargar la preparación. En cuanto al vino, presenta un color rojo violeta con un ribete rubí. En nariz destacan las notas especiadas de tomillo, laurel, herbalidad y algunos frutos rojos maduros. En boca es un vino con acidez más fresca, tanino suave, notas de cuero y zarzamoras maduras.

Set de cata de Ribera del Duero

Valparaiso Crianza


Crème brûlée de café


Mauricio Linder, Lydia Serna, Gemma Vela y Vicente Marco.

Con esta cata-maridaje quedó claro que Ribera del Duero es una zona que tiene mucho que ofrecer tanto a los expertos como a las nuevas generaciones con las bodegas que se están desarrollando las cuales ponen en práctica las mejores técnicas para una elaboración que garantice la calidad que es parte de la identidad de la región.


Sígue a Abby twitter: @abbysyrah7
Sigue a Vinus Tripudium en Twitter: @VinusTrip
¡Únete a la charla en torno al vino en Facebook! MyVinusTripudium



Otras notas relacionadas:
Ribera del Duero: Tradición, innovación y pasión por el vino
Esplendor de la Tempranillo en Ribera del Duero
Joyas de Rioja Alavesa: Eguren Ugarte en México
Buena amistad entre los quesos y los vinos
Ibérico de bellota y Cava

Joyas de Rioja Alavesa: Eguren Ugarte en México

Vinos Eguren Ugarte

Auténticas joyas de Rioja a la par de sorprendentes platos desfilaron por nuestra mesa construyendo una velada inolvidable en dónde los protagonistas fueron la tradición y la maestría culinaria.

Por Abby Syrah

La convergencia de la pasión de seis generaciones dedicadas a la viticultura y producción de vino aunadas por una decidida pasión por la cocina, sólo pueden provocar una velada que puede ser calificada como... exquisita.

En esta ocasión, fuimos invitados a conocer la Bodega española riojana Eguren Ugarte. La cita fue en el restaurante La Mallorquina, convenientemente ubicada en Polanco, en la calle de Tennynson justo en frente del Parque Lincoln.

La cata fue dirigida por la Directora Comercial de la bodega, Sandra Aulló, quien con mucha pasión y amor que tiene por el vino, nos deleitó con el trabajo que realiza esta bodega familiar.

Sandra Aulló, Directora Comercial, Eguren Ugarte

Reinares y croquetas de jamón

Para empezar la velada, disfrutamos el vino Reinares de uva Tempranillo, elaborado con el fruto de jóvenes vides. Éste, fue pensado principalmente para copeo, debido a que en España es muy común acompañar las tertulias con vino.

Vino fácil de tomar, con un color rojo rubí, brillante y limpio. En nariz se pueden encontrar frutas rojas como frambuesa, arándano, grosella y mineralidad al fondo. Al probarlo, se aprecia un toque de gas carbónico y acidez, que ayudan a recalcar la juventud del vino. Para acompañar esta copa, nos ofrecieron un par de croquetas de jamón serrano, que destacaban la frescura del mismo.


Pazos de Eguren

A continuación llegó a nuestras copas, Pazos de Eguren, también de uva Tempranillo pero de un viñedo más longevo, con lo cual se logra mayor complejidad. A simple vista, tiene un color rojo violáceo, con capa media y destellos brillosos. En nariz tiene notas herbales, mayor mineralidad y especias como la pimienta rosa. En boca se perciben fresas, anís y una deliciosa acidez.

Como maridaje nos ofrecieron una rebanada de pan tomate y jamón serrano, que ayudó a limpiar el paladar y armonizar la acidez del vino.

Después, llegamos a los vinos de mayor sofisticación, empezando con Ugarte Cosecha 2012; el cual tiene 80% de Tempranillo y 20% de Garnacha con cuatro meses de barrica donde la Tempranillo se añeja en roble americano y la Garnacha en barrica francesa, para obtener las mejores características de cada uva.

A la vista, tiene un rojo cereza intenso, limpio y brillante. En nariz se detectan frutos rojos maduros como fresas, zarzamoras, un poco de jamaica y al oxigenarse se manifiestan notas dulces de caramelo, debido a la fermentación maloláctica. En boca, hay sabores elegantes de la barrica como nuez tostada, ahumado, con una suave pero notable acidez y mayor persistencia en el paladar.

El platillo para armonizar fue un salpicón de mariscos acompañado de aceite de oliva y un tomate cherry, con un toque de limón para no alterar los sabores del vino.

Ugarte Cosecha


Eguren Cincuenta con carrillera

Eguren Ochenta y pulpo a la parrilla

La siguiente etiqueta fue Cincuenta, de uva Tempranillo, que tiene un curioso origen; debido a que Vitorino quería celebrar 50 años de labor en el campo, regaló a importadores y clientes una botella con la mejor cosecha del año. Sin esperarlo, muchos le llamaron para hacer pedidos de éste y se hizo parte de los vinos de casa. Considerado como un vino de autor, no todos los años hay cosecha y el añejamiento puede variar según lo pida la uva.

Se puede apreciar un rojo rubí intenso, brillante y de capa media. Tiene aromas a frutas maduras, champiñones, cuero y pimienta negra. En boca, se aprecia la barrica con notas tostadas, chocolate amargo, mineralidad y una astringencia suave. Para acompañarlo, nos dieron una carrillera de cerdo con salsa roja, guarnición de puré de papa, juliana de espárragos, zanahorias y champiñones rebanados.

A continuación, catamos el vino Ochenta. Elaborado igualmente a partir de Tempranillo, es la versión Reserva de Cincuenta y la primera añada. Tiene un rojo violáceo con una capa más intensa y brillante. En nariz destaca el regaliz, casis, anís estrella y canela. En boca se aprecia la complejidad de la barrica con vainilla, roble, nueces acompañados de taninos que se equilibrarán con el tiempo de guarda, el cual se estima de diez años. ¡El maridaje no pudo ser mejor!, ¡un delicioso pulpo a la parrilla con pimentón a la naranja y rebanadas de papas!


Como último tiempo, nos deleitamos con Martín Cendoya, creado con 80% de Tempranillo, 15% Graciano y 5% Mazuelo. En vista tiene un rojo violeta intenso y gran brillo. En nariz se detecta la fermentación maloláctica con notas de cajeta, además de frutas compotadas, regaliz y un sutil pimiento verde. En paladar el tanino es vivo, con una acidez suave, donde se acentúan las frutas maduras, notas herbales y post gusto amplio y persistente. Se armonizó con un taco de rib eye y guacamole, que ayudó a disfrutar la complejidad del vino.

Para finalizar esta hermosa velada, un postre de leche frita acompañada de helado de turrón.

Leche frita y helado de turrón

Chef Carlos Arrieta y Sandra Aulló



No cabe duda que esta bodega tiene mucho que ofrecer con su historia, calidad y precio, ya que demuestran el cuidado que se tiene en el viñedo así como la experiencia de la familia a través de seis generaciones. Por otra parte, el chef de La Mallorquina, Carlos Arrieta demostró sus cualidades culinarias en sus maridajes; logrando que cada platillo fuera el mejor acompañante para los vinos.




Sígue a Abby twitter: @abbysyrah7
Sigue a Vinus Tripudium en Twitter: @VinusTrip
¡Únete a la charla en torno al vino en Facebook! MyVinusTripudium



Otras notas relacionadas:
Esplendor de la Tempranillo en Ribera del Duero
Cata de vinos Españoles de Castilla y León: Bodega Lleiroso (D.O. Ribera del Duero)
Nuevas D.O. de España a la conquista del paladar mexicano
Se busca embajador de la D.O. Vinos del Somontano