Los 10 artículos más interesantes del 2010
A punto de terminar el 2010, continuamos con el espíritu reflexivo y el recuento de lo que fue este año. Para Vinus Tripudium fue un gran año, con mucho aprendizaje en diferentes ámbitos alrededor del vino.

Nuestro propósito fundamental es compartir. Compartir las delicias del vino, pero también alentar a todos a tener cordiales, gratas y enriquecedoras experiencias con amigos y familia. ¿Y porqué no?, acompañando estas comidas, cenas o reuniones con vinos de diferentes regiones.

Esperamos que hayamos cumplido esta misión, y que muchos de ustedes se hayan sentido motivados a conocer diferentes vinos y charlar sobre ellos. También que hayamos compartido recursos en la red, que han crecido en gran medida, con artículos, vídeos, entrevistas, podcasts y tanta información que existe sobre los vinos y más allá, servir de puente para que entusiastas del vino se conozcan de forma virtual y compartan sus experiencias.

Quiero agradecer a ustedes lectores quienes nos alientan a ser mejores, a investigar más, a hacer mejores recomendaciones, y que impulsan nuestro deseo de compartir. Muchos se convietieron en grandes amigos y esa fue el aspecto más positivo del año.

A continuación les comparto una selección de los que a mi punto de vista son los 10 artículos más interesantes que editamos a lo largo del año en orden cronológico. Principalmente entrevistas a enólogos, winemakers y personalidades que nos han dado más luz sobre nuevos aspectos de la vitivinicultura y la comercialización del vino, también algunos eventos memorables y encuentros que esperamos los inspiren a hacer sus propias "cofradías del vino":

1. Dualidad: Arte y ciencia, hombre y viña. Cata de vinos con JOsé Luis Durand


2. Diversidad en propuestas: IV Muestra de Vinos de España


3. ¿Qué representan las redes sociales para las bodegas productoras de vino?


4. La #catatwitter, una experiencia de vino que unió seis ciudades en México


5. SED de México: Abanico de posibilidades


6. Mi Selección Mexicana


7. Los vinos de los hermanos artesanos


8. Nueva propuesta de vino desde la cuna la Nación: Dolores Hidalgo y Cuna de Tierra


9. Bodega Familia Zuccardi: la incansable búsqueda de la innovación


10. Los "Grand Cru" de La Clape, una charla con Arnaud Fabre

¡Muy feliz 2011, que esté lleno de alegría y éxito!

¡Salud!

Dr. Salsa
Un año de retos y oportunidades para el vino, dentro y fuera de México
A punto de cerrar el año, la tentación de hacer un recuento de lo vivido y disfrutado se hace irresistible. Tengo que agradecer muchas cosas buenas en varias facetas, y en particular en el mundo del vino: conocer y compartir vinos con excelentes personas, algunas vinculados directamente en la industria del vino, desde productores, hoteleros, restauranteros, distribuidores, amigos en los medios especializados, colegas bloggeros y por supuesto varios enófilos, muchos de ellos convertidos ahora en entrañables amigos.

El periodista René Rentería, Chef Pedro Ortega
 del restaurante "El Estoril" y los #Amiwines

A decir verdad algunos vinos no fueron memorables, pero eso si, las charlas, catas, debates y convivencia han quedado grabados en la memoria como grandes momentos.

Sin embargo el año por terminar fue un año difícil para el vino de todo el orbe. El comentario común de los exportadores de las principales regiones vitivinícolas: la reducción en ventas a nivel global a causa de la crisis que ha modificado los hábitos de compra de los consumidores, cambiando sus preferencias por gamas más económicas e incluso una reducción en la cantidad de dinero destinada a la compra de vinos.

Aún más notable es el hecho que poco a poco vamos aprendiendo a elegir y luego entonces vamos bebiendo vinos de mejor calidad.

En México en particular se ha mirado una tendencia en sentido contrario, Rodolfo Gerschman en su columna “Buenas noticias desde vinolandia” del diario Reforma comenta que en términos generales en el periodo de Octubre del 2009 a Octubre de este año, ha aumentado el  volumen de vino consumido en 9% y aumentó un estupendo 19% el dinero gastado en vino en comparación con el mismo periodo entre el 2008 y el 2009.

Para uno como enófilo es notable este aumento, quiero pensar que hemos ayudado con un granito de arena a acrecentar este interés del público por el vino, pero aún más notable es el hecho que poco a poco vamos aprendiendo a elegir y luego entonces vamos bebiendo vinos de mejor calidad. En su artículo señala Rodolfo: “Esto indica que nuestro consumo [en México], aún pequeño en comparación a lo que se bebe en Italia, España, Francia, Inglaterra o Estados Unidos, es muy dinámico y que los aficionados al vino beben cada vez mejor y, en consecuencia, gastan más en ello”

Yo estoy convencido que no existe una relación proporcional (y menos aún infalible) entre calidad y precio. No quiero decir que caro sea igual a bueno, y ni mucho menos que sólo lo económico es bueno, hay que buscarle. De hecho parte del juego consiste en encontrar y disfrutar vinos que te proporcionan un deleite completo a un precio bajo. Pero así es, conforme uno va aprendiendo a reconocer características agradables en los caldos, uno va perdiendo el miedo a invertirle un poco más.

Pero es un hecho que los clubes de catas han ido cumpliendo su misión en informar al público y a darle la oportunidad de comparar diversos vinos. Cada vez escucho más que la gente está dispuesta a probar vinos de diferentes regiones, dejando atrás convencionalismos de marcas y DO’s perfectamente posicionadas en la mente del consumidor, dándole oportunidad a otras regiones que no gozan de tal comodidad en la preferencia de los compradores.

Este año percibí una notable penetración de nuevas bodegas con diferentes líneas de vinos, sobre todo sudamericanas en los anaqueles de grandes superficies y de tiendas especializadas. Al mismo tiempo advertí un fuerte impulso de los países de tradiciones más longevas, a través de eventos de promoción de exportación como los que llevaron a cabo el ICEX, Sopexa y El Instituto Italiano para el Comercio Exterior, de los países España, Francia e Italia respectivamente.

Con respecto al vino mexicano, continúa la “Gran explosión de lo pequeño” como fue el título de una edición del año pasado de la revista Catadores. Muchos nuevos proyectos con muy diversos grados de calidad, hay quien celebra esta diversidad mientras existen algunos que critican fuertemente estas importantes diferencias de calidad entre cada bodega/proyecto.

Creo que depende de nosotros como consumidores simplemente aprender a elegir mejor y así los proyectos que carezcan de calidad carecerán de sustento y tenderán a desaparecer.

Algunos apuntan incluso que existe ya en México la necesidad de cierta regulación para controlar a los productores (de todos tamaños quiero pensar) y evitar que lleguen al mercado vinos cuya calidad no alcance un nivel mínimo. Un tema sumamente complejo, con aristas políticas, comerciales y técnicas que no creo se pueda resolver tan fácil. Pero me quedo con la idea que nos compartió Hugo D’Acosta en la charla que tuvimos en la inauguración de tienda La Contra Santa Fe en la Ciudad de México: que eventualmente habrá un periodo de consolidación y algunos proyectos madurarán y otros no podrán persistir. Creo que depende de nosotros como consumidores simplemente aprender a elegir mejor y así los proyectos que carezcan de calidad carecerán de sustento y tenderán a desaparecer. Pero no hay un vino, independientemente si es bueno o malo, que se pueda evaluar sino hasta que se nos revelan sus aromas y éste pasa por el paladar, lo que nos lleva a la necesidad de darles oportunidad a todos los proyectos. Una vez degustados, es posible el discernimiento.

Sin embargo, la competencia es muy intensa. Basta ver la diversidad de regiones, precios y estrategia de mercadeo de más de 2000 etiquetas que actualmente rondan en los supermercados, tiendas especializadas y club gourmets. En una pelea bastante aguda por los vinos del segmento por abajo de los $200 pesos mexicanos, con la participación de muchas regiones (DOs o delimitaciones geográficas) nuevas en el mercado nacional, principalmente de España, que tratan de tomar ventaja de Argentina y Chile, cuya oferta es francamente interesante, pero creo esos tres países llevan una cerrada carrera por la preferencia de los compradores.

Algo que me dio muchísimo gusto reconocer, la participación cada vez más decidida e informada de las mujeres en la compra y disfrute del vino. En las muestras y clubes de catas, sin tener un estudio sólido y completo al respecto, diría que hay un 50% de participación igual de hombres y mujeres. Ahora las chicas no tienen miedo a preguntar y defender sus preferencias sobre vinos tintos, blancos y en menor grado los rosados. Ya lo comentamos en el Podcast de Entre Copas y Corchos titulado “Las Mujeres y el Vino”, que las bodegas tienen una interesante oportunidad de abordar este mercado con una estrategia más franca con información real sobre viticultura y vinicultura, no sólo a través del diseño de la etiqueta o el color del vino, eso ha quedado atrás, hoy día muchas mujeres  andan por ahí bastante informadas reconociendo la tanicidad, y frutalidad de los vinos y además ha llegado toda una nueva generación de estudiantes de gastronomía con formación en vinos que a veces, hacen sudar a los representantes de las bodegas en las catas.

Entre los aspectos más positivos que deseo rescatar de este año a punto de concluir es el notable incremento de la participación de las bodegas en el terreno de Internet y específicamente de las redes sociales. Muy interesantes los ejercicios que además del parteaguas que fueron la primera y segunda ediciones de la #Catatwitter, las cuáles aprovechado la plataforma de Twitter hicieron eco a nivel nacional con la cata de vinos mexicanos.

Ahora se están realizando nuevas iniciativas de difusión de la cultura del vino como es la #WineTrivia (ve la presentación de la #WineTrivia) de la reconocida sommelier venezolana Maya García quien realiza trivias alrededor del tema del vino en Twitter y los ganadores de Argentina, Venezuela y México se llevan a casa diferentes premios. En particular en México han hecho una extraordinaria mancuerna Maya y Monte Xanic quien patrocina la #WineTrivia para nuestro país y ha enviado sendas botellas magnum de sus vinos a los ganadores en Monterrey, Guadalajara y Veracruz.

Por cierto en este año, perdimos una excelente revista, pero ganamos un mucho mejor portal de vinos, un referente de información al respecto. Un gran reconocimiento para los tapatíos, Carlos Valenzuela y sus socios que además del portal pusieron en el aire un estupendo podcast de Vinisfera. Creo que como medio han entendido muy bien la dinámica de las nuevas plataformas con los consumidores.

Desde hace un rato, algunas bodegas mexicanas habían hecho notar su presencia en Twitter, como es el caso de Abel Bibayoff de PasionBiba (@bibayoff), Alvaro Alvarez de Alximia (@alximia), La Redonda (@laredonda), Vinos Moebius (@vinos_moebius), Vinos Fratelli Pasini (@vinospasini) y de forma muy especial Monte Xanic quien ha tomado más en serio este canal, promocionando sus vinos e invitando a los consumidores a degustar sus productos, además de dinámicas como la que ya mencionamos.

Sin embargo, más allá del Twitter, también las bodegas mexicanas empiezan a incursionar en el blog como una forma de compartir con el público la experiencia de hacer vino, desde temas como "¿Qué es la clarificación?" o el “Ciclo de maduración de la vid” a través del blog de Pasion Biba de Abel Bibayoff, o las notas del Dr. Alejandro Cabello Pasini de Vinos Pasini en su blog que son deliciosas por los temas de carácter técnico que aborda.

Casos muy interesantes son los de los afamados enólogos Hugo D’Acosta y JOsé Luis Durand quienes aprovechan el blog en el caso de Hugo y Facebook JOsé, para compartir notas interesantísimas sobre la opinión en diversas áreas del quehacer enológico y empresarial actual.

Otra iniciativa bastante interesantes en términos de difusión de la cultura del vino en México son los eventos de “CatArte” una fusión entregada completamente al deleite de los sentidos con la estética como vehículo. Ya más de un autor ha afirmado que el vino es, de cierto modo, una forma de arte. Con el impulso de Alejandra del Río y sus socios, han realizado varios eventos en el centro de convenciones Expo Bancomer y en galerías, llevando etiquetas de diferentes países a un público ávido de aprender del vino y sus encantos.



Para el 2011, sería demasiado aventurado tratar de preveer lo que viene, generalmente las cosas importantes en cualquier esfera de la acción humana llega sin previo aviso, como lo demostraron la crisis por los créditos subprime o la fuga de información de wikileaks, no obstante hay algunas tendencias que podría señalar aunque le pediría al amable lector me dispense si al final del siguiente año se demuestra que muchas o todas las tendencias no se manifestaron.

Sobre el vino mexicano, me parece que seguirán apareciendo nuevos proyectos enológicos, y mucho más blends que monovarietales. Para nosotros los enófilos, ¡encantados! de descubrir y debatir sobre nuevos vinos, independientemente si éstos son buenos o malos, aunque esperamos que sean vinos de gran calidad por supuesto. Este año conocimos proyectos interesantes de regiones como Querétaro, Guanajuato, Aguascalientes y Zacatecas (viene a mi mente el proyecto de ZonasMEX de Humberto Falcón), me parece que habrá nuevas propuestas de estas regiones que habrá que conocer.

Se ve mucho Bonarda y Torrontés Argentino en el futuro, en ese intento del país sudamericano de seguir creciendo más allá del Malbec, están apostando a nuevas cepas por atrapar a los consumidores con caldos de precios accesibles, muy aromáticos y muy frutales. Argentina creo ganará terreno en los anaqueles y en las cartas de los restaurantes.

Chile no se ha quedado y ni si quedará con las manos cruzadas al respecto, mayor presencia de etiquetas de “alta gama” de este otro competidor sudamericano que seguirá impulsando con toda energía sacudirse la ya anacrónica etiqueta que provee solamente vinos de calidad promedio a precios accesibles.

Veremos más Italia en el horizonte, una región importantísima en términos de producción y de calidad que por diversas razones (no muy claras para mi) ha quedado un poco rezagada con respecto a Francia y España en el mercado nacional, pero sin duda tienen con qué invertirle al mercado mexicano como pudimos Vitis Vinífera y su servidor la oportunidad de constatar en el 1er Salón del Vino Italiano con propuestas fuera de serie y a precios competitivos.

Tras el tremendo éxito de Casa Madero con sus blends quizás Santo Tomás, Monte Xanic y algunas otras bodegas de gran tamaño, empiecen a ofrecer nuevas mezclas de varietales en el rango entre los $200 y $300 pesos mexicanos que atrapen el entusiasmo del público, es un camino probado que demostró su viabilidad y el apetito del público por este tipo de vinos. Esperaría ver monovarietales más interesantes al mismo tiempo, quizás de mayor precio, pero que exploten cabalmente el potencial de los suelos y del know-how de winemakers y enólogos que han demostrado su capacidad, habilidad y amor por el vino de nuestros terruños.

Y ojalá, las redes sociales se vean cada vez más impregnadas de la participación de bodegas, sommeliers, especialistas y entusiastas del vino aportando y compartiendo contenidos interesantes, digo, actualmente existe un flujo muy bueno de información, datos y debates, pero siempre se puede mejorar.



Supongo habrá catas, cenas maridaje, ferias de vinos y mucho más, pero la verdad, con la oportunidad de compartir algunos vinos con buenos amigos y seguir aprendiendo sería más que sobradamente suficiente, ya recuerdo aquella frase de que lo importante del vino, es lo que pasa después de descorchar la botella

 A manera de cierre de un gran concierto de Soda Stereo, a todos… ¡gracias totales!

Dr. Salsa

Notas relacionadas


Enlaces externos:


¡Feliz Navidad!
A todos nuestros amigos y queridos lectores,

Les deseamos una muy Feliz Navidad, que tengan memorables celebraciones rodeados de su familia y amigos, en un ambiente de alegría y armonía.


No olviden acompañar su celebración con excelente vino, no importa la región, cepa o tiempo de añejamiento, lo que si importa es que sea un disfrute con moderación y responsabilidad.

Es momento de recapitular los logros y retos de este año que está por concluir, al mismo tiempo que se preparan los planes para el siguiente año.

Queremos agradecer el apoyo de los productores, bodegueros, enólogos, winemakers, negociantes, distribuidores, comercializadores, tiendas, sommeliers y amigos en catas y eventos de quienes hemos aprendido muchísimo de la belleza, historia y misterio del vino, a todos, muchísimas gracias.

¡Un abrazo a todos!

Dr. Salsa
Los "Grand Cru" de La Clape, una charla con Arnaud Fabre
Habíamos platicado en la entrega previa (El dinamismo de Languedoc) sobre la evolución de ciertas regiones vitivinícolas, en particular Languedoc que había agregado dos categorías en su sistema de clasificación, reconociendo regiones como La Clape, una zona de producción de vinos Grand Cru, el máximo grado dentro de Francia para los vinos de calidad.

Está documentado que la tradición vitivinícola de esta región data desde hace 2000 años cuando el emperador romano Julio César ofreció esta formación rocosa a sus legionarios, quienes fueron los que plantaron las primeras viñas de la variedad Malvasía que tenía, por cierto, la reputación desde los griegos de otorgar el don de la sabiduría.


Arnaud Fabre y sus vinos

En esta privilegiada región del sur de Francia sobre la costa mediterránea se encuentra la bodega Château d’Anglès (http://www.chateaudangles.com/) que en su historia reciente fue adquirida por la familia Fabre, seleccionada por el entrenado ojo del afamado enólogo Eric Fabre.

Eric tiene la experiencia de una vida dedicada a la producción vinícola y en su haber, entre otros logros destacados, está el cargo de Director Ténico de Château Lafite Rothschild durante casi una década.

Las habilidades y conocimiento para hacer buen vino lo llevó Eric en los hombros cuando buscó una propiedad adecuada para realizar un sueño largamente acariciado: ser el dueño de su propia bodega.

La experiencia de Eric Fabre ha contribuido decididamente en el éxito de sus vinos: Château d’Anglès se cuenta entre los productores favoritos de Jancis Robinson como publicó en su artículo “Hidden deligths from the South of France”

En compañía de su esposa Christine evaluaron opciones desde Perpignan hasta Nîmes. Más adelante fueron seducidos por el encanto de la bodega del siglo XVIII cuyas pendientes se extendían en el horizonte hasta el mar mediterráneo. Además de la belleza de la localidad, Eric reconoció el potencial de los suelos y de lo propicio del clima para crear vinos de excelencia.

Los viñedos se benefician de la refrescante brisa marina del Mar Mediterráneo por las tardes, en las plantaciones no se aplican insecticidas y su producción es vigilada a través de un programa de manejo sustentable de la tierra respetuoso del medio ambiente. Las uvas son cosechadas a mano, cuidadosamente seleccionadas y todo el proceso de vinificación y embotellado toma lugar en la bodega con el talento de Eric: una fusión de tradición y técnicas modernas.

La experiencia de Eric Fabre ha contribuido decididamente en el éxito de sus vinos: Château d’Anglès se cuenta entre los productores favoritos de Jancis Robinson como publicó en su artículo “Hidden deligths from the South of France”, también es favorita de Rosemary George colaboradora de la revista Decanter y ha aparecido en diversas guías de vinos con excelentes calificaciones como “Le Grand Guide des Vins de France 2009” de Bettane & Dessauve, “Le Guide des Vins 2010” de Dussert-Gerber y “Les meilleurs vins à petits prix 2010” de Gerbelle & Maurange.

Actualmente funge como gerente de exportación de la bodega el hijo de Eric, Arnaud Fabre, a quien tuvimos el privilegio de entrevistar gracias a la invitación del reconocido sommelier Tomás Salazar en una estupenda cena maridaje con los vinos de Château d’Anglès y una deliciosa cena inspirada en los sabores de Asia, en el restaurante “La Mar cebichería peruana” del reconocido chef Gastón Acurio.

En perfecto español con un ligero acento al idioma castellano cómo se habla en España (obtenido gracias a la permanencia de Arnaud durante un tiempo en empresas vitivinícolas españolas), tuvimos una interesante charla sobre los vinos franceses en una memorable velada.

¿Qué nos puedes platicar sobre la historia de Château d’Anglès? ¿cómo se involucró la familia Fabre con este Château?
“La historia de la bodega es en si misma bastante antigua, nació Château d’Anglès en 1796 gracias al Señor Anglès quien fundó la bodega. Nuestra historia [de los Fabre] es bastante más reciente. Nos movimos de la región del Médoc en Burdeos hasta Languedoc en 2002, después de las experiencias en la región de Médoc con más bodegas familiares ahí y de mi padre por supuesto en Lafite

Languedoc Roussillon se ha distinguido por un carácter particular de la región y supongo que es el espíritu de cada bodeguero imprimirle su estilo particular a sus vinos, ¿cuál es el carácter de Château d’Anglès hoy en día?
“Tienes razón , Languedoc Roussillon se conoce por sus vinos muy expresivos, con mucha potencia, fruta, muchas especias. Nuestra filosofía en Château d’Anglès es obviamente crear vinos que reflejen esta identidad del sur de Francia con mucha fruta, muchas especias pero con una filosofía adicional que es la fineza y la elegancia, esto quizás lo hemos traído desde Burdeos en dónde se aprendió con los grandes vinos de Lafite Rotschild, hoy en día [el carácter] es crear vinos expresivos con elegancia”

El vino rosado armonizó de maravilla con los camarones crujientes 
sobre puré de camote y reducción de balsámico

¿Actualmente La Clape y su bodega que variedades tiene cultivadas en los viñedos?
“Las variedades que cultivamos en la bodega son las variedades tradicionales de La Clape las cuáles son reguladas por el decreto de la DO que hoy en día acaba de pasar a ser un Grand Cru, y esas variedades son las típicas mediterráneas para los tintos: Syrah, Garnacha, Mouverdre (Monastrell en español) y Cariñena. Para los blancos tenemos una variedad local que se llama Bourboulenc que es de la familia de la Malvasía la cuál es muy local porque en La Clape se pueden encontrar 2/3 partes del Bourboulenc plantado del mundo. Y en La Clape se hace el único vino blanco basado en esta variedad, por lo que es un vino único e interesante. También hay un poco de Garnacha blanca, de Marsanne, Viogner y otras variedades mediterráneas”

"El terruño no es suficiente, también se necesita la gente que esta ahí para desarrollar todo el potencial que te da el terruño. La clasificación de Grand Cru es el resultado de la gente explotando el potencial del terruño que tenemos en La Clape” - Arnaud Fabre

Ahora que has menciona que Château d’Anglès ha conseguido la clasificación como Grand Cru, esto obedece a una reestructura en la organización de las “apelaciones” dentro de Francia, ¿qué lo ocasionó?, ¿de dónde viene? ¿porque cambiar estas regulaciones?
“Una clasificación como esa, es el resultado de años de trabajo. Quince años específicamente en el caso de La Clape. Años de trabajo para demostrar que La Clape tiene todas las características y cualidades para ser Grand Cru. Sin embargo, hoy en día no cambiará nuestra forma de trabajar, porque llevamos años trabajando y mejorando los vinos para demostrar que ya habíamos llegado al nivel cualitativo de Grand Cru.
Ahora bien, no nos detenemos para seguir mejorando los vinos, obviamente mejorar es el objetivo de cualquier productor que quiera desarrollar sus vinos”

Están de fiesta porque han conseguido esta nueva categoría, por lo que entiendo, ¿ha sido un trabajo arduo?
“La región de Languedoc es conocida más por sus vinos de consumo que por sus vinos finos, entonces es un trabajo que comenzó hace años y fueron años de esfuerzos para delimitar las zonas con el potencial, con el terruño apropiado para crear grandes vinos, con suelo adecuado, con el clima adecuado y La Clape forma parte de éstos, pero había que demostrarlo con la “gente en este terruño”, porque el terruño no es suficiente, también se necesita la gente que está ahí para desarrollar todo el potencial que te da el terruño. La clasificación de Grand Cru es el resultado de la gente explotando el potencial del terruño que tenemos en La Clape”

Cómo sabes en México está creciendo el interés por conocer el vino, ¿cuáles serían las principales acciones que nos ayudan a impulsar esta inercia para que más gente pueda reconocer los vinos de calidad y los pueda disfrutar?
“Básicamente, yo creo que se aprende de vino… tomando vino. Es el principio, entonces lo que yo veo es que para tomar vino, lo más fácil sería ir a restaurantes porque no es fácil tomar el vino fino, ya que se tiene que pensar un poquito en el tipo de vino que se vamos a tomar respecto a la comida que vamos a tener. Entonces se necesita tener consejos y para tener consejos, es mejor ir a un restaurante que tenga un sommelier que te pueda aconsejar el vino adecuado para tu comida”

“Después por nuestro lado, necesitamos como productores, sean mexicanos, franceses o de cualquier país, formar a sommeliers sobre los vinos que producimos, para que sepan instruir a la gente que viene a los restaurantes”

“Luego otra posibilidad es informarse por su propia cuenta, yo suelo comparar el vino con obras de arte, porque el vino también lleva algo de arte. La pintura por ejemplo, cuando vas a un museo puedes apreciar la pintura por lo que es, por el aspecto físico, pero si vas aprendiendo sobre el pintor antes de ir a la exposición, vas a disfrutar muchísimo más de la pintura. Porque vas a entender el porqué, el contexto y las razones por las cuáles el pintor ha dibujado de esta manera o empleado tal color. Para un vino es lo mismo. Lo mejor sería ir a una tienda por ejemplo, hablar un poquito con el vendedor de la tienda de vino que suele conocer los vinos que vende, comprar una botella y luego en casa, ir a la web que suele estar indicada en la etiqueta. Visitar los sitios de información de vinos y aprender sobre el vino que va a catar, entonces abre la botella y lo disfruta"


El acceso a la información de todos los productos pero en específico en el vino, hay un universo un mar de información que puede guiar al consumidor, y otro tema es el la capacitación de los actores de estos guías: de los capitanes y sommeliers para hagan una apropiada sugerencia al consumidor.
Arnaud completa la frase: “Son los faros en el mar del vino”.

Excelente el Terroir de la Clape Tinto

¿Cuáles vinos de Château d'Anglès llegan a México?
“Básicamente en Château d’Anglès producimos dos líneas de vino, una llamada clasique o clásica que tiene tres colores: blanco tinto y rosado. Estos vinos básicamente reflejan la identidad de La Clape porque son elaborados en este sitio con las tradiciones y variedades del lugar, pero tienen un estilo bastante accesible. Son vinos interesantes para empezar a aprender como decíamos antes, porque son muy redondos, soy muy afrutados y por tanto son bastante fáciles de acceder, pero tienen la complejidad de especias, de fruta, de flores y una estructura bien hecha con una densidad y persistencia interesantes y al mismo tiempo son muy sedosos, muy suaves, así que tienen un estilo y precio bastantes accesibles”

“Luego tenemos otra línea que son los Grand Vins, que como su nombre significa son vinos más sofisticados con más estructura y de mayor persistencia, son más complejos sobre todo. Complejo no quiere decir que son complicados de tomar, para nada, la complejidad si quieres, es como si tuvieran un abanico de sabores más amplio, y entonces propone una experiencia mucho más intensa e interesante y revelan todo el potencial de lo que se puede hacer en La Clape y nuestro estilo de Château d’Anglès: la fineza y la elegancia

También producen un vino especial que se califica como un vino de autor, que consiste en la combinación poco usual de ingredientes para un vino, ¿nos puedes platicar un poco de este proyecto?
“Primero hay que olvidar todo lo que hemos dicho de terruño, herencia y tradición, (Arnaud deja escapar una alegre risa). Es una idea que surgió entre copas, que fue crear un vino dulce que no tenga tanto alcohol como los oportos y como los vinos dulces y entonces decidimos con un diseñador que se encargó de hecho de la original y llamativa etiqueta. Decidimos juntar vino tinto seco con jarabe de Maple. Y el jarabe de Maple es otro producto del terruño porque elegimos un jarabe de un pequeño productor de muy alta gama incluso el jarabe tiene la misma añada que el vino y le da un toque suavecito, no demasiada azúcar y lo más interesante es que los aromas resultantes del ensamblaje no son aromas de vino ni de Maple. Son aromas a higos y dátiles, caramelo y frutos secos, totalmente diferente a lo que se puede catar en otro vino. Es el primer encuentro entre un vino tinto y el jarabe de Maple, la verdad es muy original y muy rico”

La sorpresa de la velada, el Ooorain de Syrah, Grenache y un ingrediente especial

Al respecto de este vino cuenta Jancis Robinson que cuando Eric Fabre se lo ofreció, le advirtió que no se realizaba enteramente con uvas. Jancis describe: “Detecté higos, dátiles, chabacanos secos, era más reducido en alcohol y más refrescante y elegante que un Vin Doux Naturel... y absolutamente delicioso, yo estaba totalmente desconcertada y confusa”, más adelante Eric le explicó que se trataba de jarabe de Maple, fue en ese momento que Jancis lo pudo identificar.


No se puede enteder el mundo del vino si no tenemos platillos con que acompañarlos. ¿En el Mediterráneo cuál es el maridaje común con tus vinos en esa zona?
“Primero depende del color del vino. Para un maridaje se puede empezar con la comida o con el vino, se puede cocinar alrededor del vino o se puede elegir un vino con respecto a la comida. Para el Château d’Anglès Clásico blanco el maridaje perfecto es un pescado grillado a la barbacoa con legumbres también grillados tipo mediterráneo, porque el blanco complementa muy bien el pescado. Eso es lo clásico y el aspecto grillado va muy bien con las especias que hay en el vino por lo que es un complemento bastante interesante, con este vino también va bien el queso de cabra, por la estructura del vino”

“Luego, el Clásico tinto es un vino bastante polivalente. Lo típico es servirlo con las carnes asadas, grilladas. Igual con una buena arrachera y cualquier tipo de cocina del día a día”

“Siempre se pregunta como se puede acomodar el rosado, el rosado va con toda la comida del verano: ensaladas, barbacoas y también es bastante interesante con las carnes blancas, definitivamente el rosado es muy rico con ternera, y luego el otro acuerdo que se puede hacer es con la comida asiática. El rosado con la comida asiática es riquísimo”

“En la parte de los grandes vinos el Gran Vin blanco es un vino genial para acomodar, es un vino que eligen todos los chefs del mundo. En este momento que hablamos, puedo contar que se está sirviendo por copeo en el restaurante Francés del pabellón de Francia de la Expo de Shangai como representativo de lo bueno que puede ser un vino blanco en el sur de Francia, estamos bastante orgullosos. Este vino blanco tiene mucha estructura e intensidad por lo que complementa muy bien carnes blancas, pescados asados con salsa de especias, con crurry, etc, y también carnes blancas como ternera. Muy rico también con los quesos de cabra y oveja un poco añejados”

“Y por fin el Gran Vin tinto complementa idealmente platos más sofisticados: de carne roja de caza: jabalí, por ejemplo. Tenemos jabalí en la bodega así que te puedes imaginar que complementa perfectamente el jabalí de la bodega y carnes como el faisán. Luego es riquísimo con una carne de res grillada con sal, con carnes en salsas especiadas como aquí se cocina en México. Para la gente a quien le gusta, también se puede tomar con tarta de chocolate. Tienes que conocer lo que es un vino seco sobre un postre y esto sería toda una anécdota posterior a la cata del vino”

“Olvidaba el cebiche que se come mucho en México, va perfecto con el vino blanco”

Hoy día en tu perspectiva hacia dónde va la industria del vino a nivel mundial, ¿cuáles serían los principales aspectos que han moldeado la industria en los últimos años a nivel global considerando el mercado del nuevo mundo y el mercado asiático que es interesante para todos los productores de vino de calidad cómo ustedes?
“A nivel mundial podemos observar dos tendencias básicamente, una es la separación entre los vinos de consumo y los vinos finos. Podemos ver que hay producciones de vinos industriales, que son buenos, el tema no es decir si son buenos o no, son buenos pero sencillos, son vinos de consumo baratos que se pueden tomar sin buscar la historia como decía anteriormente. Y luego tenemos esos vinos más finos que existen en el viejo mundo, en Francia especialmente, diría que desde hace siglos, pero que aparecen también en el nuevo mundo, en Australia, en Argentina, en Chile e incluso en México”

“Caté algunos ayer unos de México que eran muy ricos, así que vemos naciendo una cultura de vinos finos por todas partes del mundo y esto me encanta porque los países tienen un nivel de avance distinto según su historia de consumo de vino. Podemos ver nacer unos amantes del vino en cualquier parte del mundo y que disfrutan de sus vinos finos locales y también pasan a catar vinos de otros países y podemos ver muchos intercambios de vinos finos a escala mundial, y creo que ésto es bastante estimulante para todos. Nosotros en Château d’Anglès estamos encantadísimos de formar parte de eso”

¿Ocurre un enriquecimiento de los procedimientos enológicos y de otros aspectos del mundo del vino como el marketing que se van mejorando con la experiencia local y global?
“Si claro, obviamente la globalización es para el vino también, lo que podemos decir a grandes rasgos es que los franceses aprendemos del marketing del nuevo mundo y el nuevo mundo aprende de las técnicas de enología del viejo mundo” (Arnaud libera otra alegre risa), “a grandes rasgos, no quiero caricaturizar esto, pero algo así sucede”




Una gran experiencia charlar con Arnaud, que con toda sencillez respondió cada pregunta y demostró una pasión total por el vino, una pasión que se ha gestado en el interior de su familia.

Más adelante pasamos a la experiencia increíble de catar, degustar y disfrutar los vinos de Arnaud con el menú Nikei que elegí para la ocasión. En nuestra siguiente entrega las delicias del maridaje con los vinos de Château D’Anglès y lo peculiar del vino Oorain, un vino único como su mezcla.

¡Salud!
Dr. Salsa.





Otras notas relacionadas:
El dinamismo de Languedoc
Dualidad: Arte y ciencia, hombre y viña. Cata de vinos con JOsé Luis Durand
Charla con Hugo D'Acosta y sus vinos Franco-mexicanos
Los vinos de los hermanos artesanos
Amor y pasión por el vino mexicano: Bodega Xecué



Enlaces externos relacionados:
Sitio de Château d'Anglès
Château d'Anglès en Facebook
La Mar Cebicheria
El dinamismo de Languedoc
Recientemente tuvimos el privilegio de recibir en México a Arnaud Fabre, actual gerente de exportación de una bodega situada en los viñedos que circundan el Massif de La Clape, una región que recientemente alcanzó la categoría de Grand Cru, cuyos viñedos y bodega son dirigidos el padre de Arnaud, el afamado Eric Fabre quien fuera durante ocho años el Director Técnico de Château Lafite Rothschild.


Esta visita de Arnaud, me hizo pensar en el vino como una industria que se adapta a las nuevas exigencias de los mercados y antes de compartir con usted, amable lector el perfil de la bodega de Arnaud, creo conveniente revisar el tema de las denominaciones de origen.

Uno de los aspectos que me apasiona del mundo del vino es su dinamismo, alguien podría pensar que las regiones vitivinícolas y las marcas de vino con mayor renombre se quedan inmutables al paso de los años. Esta idea es completamente falsa.

Como todo producto de consumo el desarrollo de estrategias de mercadeo también participan de forma importante, para bien o para mal, en la evolución del producto

La agroindustria del vino es tan dinámica como cualquier industria en el mundo, constantemente se está transformando gracias a la presión del público consumidor por supuesto, pero también por fenómenos como el calentamiento global, el desarrollo de la ciencias como la bioquímica y por supuesto gracias a la incorporación de tecnología y nuevas prácticas en la agronomía así cómo en los procesos de vinificación.

Sin embargo como todo producto de consumo el desarrollo de estrategias de mercadeo también participan de forma importante, para bien o para mal, en la evolución del producto (y no mencionemos el tema de la Parkerización por ejemplo ya que nos da material para un larguísimo post).

Ubicación de la región Languedoc en Francia

Las regulaciones de las regiones productoras, es decir, las denominaciones de origen y regiones con protección geográfica además de buscar ciertas reglas en la producción de vinos (definiendo grados de calidad, restricciones en las variedades de uva utilizadas, etc) pero también se convierten en una herramienta en la estrategia en la comercialización del vino.

Una fórmula más que probada con regiones de muchísima tradición como por ejemplo Bordeaux, Bourgogne y Rioja en el continente Europeo así como en regiones de renombre reciente como el Valle de Apalta en Argentina o Melbourne en Australia, han demostrado ser una poderosa herramienta de comunicación hacia los consumidores.


Esté demostrado que estas “marcas colectivas” impulsan los productos de cada región y logran la diferenciación de sus vinos dentro de un peculiar mercado en dónde prácticamente hay cientos de miles de etiquetas.

AOC de Languedoc (Imágen de Covinum)

Estas regulaciones van evolucionando, como lo ha demostrado recientemente la región de Languedoc en el sur de Francia. Considerada como una de las regiones de mayor interés del mediterráneo, en 1985 se crea la denominación Coteaux du Languedoc agrupando una diversidad de terroirs, crus y subregiones. Más adelante en 2007 se crea una denominación específica, la AOC Languedoc.

Los objetivos de la AOC Languedoc se pueden resumir en: definir un “posicionamiento organoléptico”, es decir, el reflejo en el vino de las características de la región y las variedades utilizadas, definir las características de calidad de las categorías de los productos, facilitar la comunicación hacia los consumidores y proveer a los negociantes y productores de los elementos clave para entender las expectativas de los consumidores orientado al desarrollo de nuevos mercados.

Esta relativamente reciente AOC tuvo una reestructura en Agosto de este año, definida por el Conseil Interprofessionnel des Vins du Languedoc (CIVL) se agregaron dos capas en la pirámide de categorías: Grand Vins du Languedoc y los Grand Crus du Languedoc, de forma similar a cómo ya existen categorías similares en Bordeaux.

Se repartieron los territorios en estas categorías.

Los Grands Vins du Languedoc incluyen a Minervois, Corbières, Saint Chinian, los vinos espumosos de Limoux, Malepère, Faugères, Cabardès y parte de los terroirs de Coteaux du Languedoc incluyendo Picpoul de Pinet. Esperan que en cinco años, desaparezca la denominación Coteaux du Languedoc.

Mientras la categoría de Grand Crus du Languedoc incluye ahora a: Minervois La Livinière, Corbières Boutenac, Saint Chinian Roquebrun, Terrasses du Larzac, Grès de Montpellier, Pic Saint Loup, Pézenas, los vinos tranquilos de Limoux y en particular a La Clape, la pequeña región que alguna vez fue isla y en dónde reside la bodega de Eric Fabre y familia.

Tengo que decir, que estos vinos de La Clape, fueron un verdadero hallazgo en términos de precio y calidad, que exploraremos a detalle en la siguiente entrega de esta serie de artículos dedicados a Languedoc.

Regresando a la evolución de la región, la creación de estas categorías de Grands Vins y Grand Crus, buscan controlar la calidad y la cantidad de los vinos de la región así como apoyar a las bodegas en su estrategia de producción y ventas, todo dentro del marco de una comunicación más clara, que de acuerdo a Jérôme Villaret, la nueva jerarquía “moldeará el futuro de la región de Languedoc por los siguientes quince años”, mientras que Frédéric Jeanjean presidente de la CIVL comentó que “transformará a Languedoc en una región rentable productora de vino de calidad”.

No es de sorprenderse que los intereses económicos hayan impulsado el desarrollo de un detallado estudio del mercado por parte de la CIVL que se materializó en la aparición de la AOC Languedoc y en la creación de los Grands Vins y los Grands Crus.

Llas regiones vitivinícolas como cualquier negocio, se están preparando para el futuro.Y en el futuro, lo que se ve es, una intensa competencia.

Lo que si me sorprendió fue tener en México la oportunidad de disfrutar de un Grand Cru a un precio extremadamente accesible, pero de este vino charlaremos en la siguiente entrega.

¡Salud!
Dr. Salsa.




Otras notas relacionadas:
Bodega Familia Zuccardi: la incansable búsqueda de la innovación
Las tendencias del consumo en vino en México en visión de Gaby Masson 
@wine: Marketing de vinos para la Generación Y
Hugo D'Acosta: Autor de vinos franceses con sazón mexicano 
Cata de vinos de Bordeaux con Sophie Avernin



Enlaces externos relacionados
Languedoc Wines
Wine Doctor Languedoc Wine Guide
La #Catasabatina visita "El Taller" de Nación Gastronómica
Los Angeles de Robert, parte del staff de Nación Gastronómica


¿Has sentido que cuando compartes algo bueno se multiplica el placer de disfrutarlo?, estoy convencido de ello en muchas cosas pero en especial el placer multiplicado de compartir el vino: El deleitar el olfato con aromas de diferentes tipos y después percibir una experiencia de sabores, aromas y texturas en cada sorbo es digno de compartirse. También se puede aderezar el momento con vino como punto de partida de una charla amena: que si es mejor o peor que aquel otro vino, sobre los recuerdos que ésta bebida te trae a la mente, etc. y así se convierte en un ingrediente más de una convivencia social agradable e inolvidable.

Esta interacción interpersonal, experiencia de aprendizaje y el deleite encuentran su espacio ideal en el Taller de Nación Gastronómica, un concepto creado por Alejandro Zárate Vega y Roberto de la Parra en la zona Polanco de la Ciudad de México.

Alex y Robert combinan sus perfiles y experiencia para crear juntos un área multifuncional que podría ser descrito como un pequeño “parque de diversiones… gastronómicas”.

Alejandro Zárate es un periodista gastronómico que colabora en diversas publicaciones especializadas desde hace ocho años, entre las cuáles se cuentan Chilango Gourmet, Esquire, Gente y The Happening entre otras, también es autor del libro “Crónicas de Vino y Pipirín con comida mexicana” un divertido texto que explora con todo despapacho (y hasta osadía, diría yo) propuestas de maridaje de vino y gastronomía típica mexicana. Alex si no está recorriendo de alguna región vitivinícola de fama mundial, anda degustando los platillos en restaurantes galardonados con estrellas Michelin, o simplemente anda en búsqueda de nuevas propuestas gastronómicas en los mejores restaurantes de todo México.

Roberto de la Parra le proporciona un poco de estructura al proyecto a través de su amplia experiencia en las áreas de innovación y desarrollo de negocios de una de las principales corporaciones internacionales de alimentos, y además Robert también es egresado de una prestigiada escuela gastronómica.

Alex y Robert combinan sus perfiles y experiencia para crear juntos un área multifuncional que podría ser descrito como un pequeño “parque de diversiones… gastronómicas”.

Igual sirve para crear un taller de innovación de productos, como un espacio de integración para equipos de trabajo empresariales, como sala de presentación de productos, eventos de relaciones públicas y por supuesto para clases de cocina. Combinando las aportaciones de chefs invitados y los de casa, sumando su amplio conocimiento en vino y maridaje son, como ellos afirman: “artífices de experiencias”, y créanme, son experiencias inolvidables.

En el taller se han dado cita los más reconocidos enólogos mexicanos como Hugo D’Acosta, JOse Luis Durand, Paolo Paoloni, Alejandro Cabello, propietarios de bodegas y proyectos enológicos como Tru y Don Miller y las más reconocidas plumas que escriben sobre gastronomía y vinos como Sandra Fernández, Julio Chávez, Silvia Ayala y Claudio Poblete, Rodolfo Gerschman, Fabiola de la Fuente, Sophie Avernin y Pilar Meré.

Tuve el privilegio de conocer el concepto en un taller culinario organizado por la revista Chilango Gourmet y los vinos mexicanos de las bodegas Vinisterra y Montaño Benson, y desde esa ocasión quedé encantado con el concepto, porque en el taller no te dan deseos de permanecer sentado, lo que deseas es participar, crear, aprender y disfrutar.

El grupo de la #Catasabatina

Fue así como nos reunimos un grupo de amigos, autodenominados “#Catasabatina” (por el hashtag de twitter), todos vinculados a través de las redes sociales de Twitter y Facebook con un aprecio especial por la gastronomía y los vinos, nos organizamos para compartir esta experiencia en Nación Gastronómica.

Con la excusa del cumpleaños de Vinífero, nos dimos cita a medio día un sábado y empezó la aventura del taller en dónde el concepto fue diseñar un menú totalmente alrededor de parrillas al carbón.

Se descorchó el primer vino (un Firebird Legend Pinot Noir de Moldavia, se inició con un vino tinto porque los blancos y rosados habían sido seleccionados especialmente para el maridaje) y de inmediato se empezaron las tareas dentro de la cocina y en el jardín en dónde ya estaban preparados dos asadores.

@Garitoo descorchando el primer vino de la sesión

La dinámica consiste en que el grupo se divide las tareas, algunos fueron a preparar unos hongos portobello, otros a maridar los camarones al jengibre, uno más a preparar la mantequilla al eneldo, claro, todos bajo la supervisión y con los tips de las chefs de casa: Robert se hizo cargo de los asadores, mientras  las guapísimas Elizabeth Moreno y Mariana Mendoza revisaron al preparación del resto de ingredientes.

@Garitoo y @Vvinifera preparando los callos con tocino

Un principio importante del taller es la posibilidad de que salgas con nuevas ideas de platillos que puedas reproducir en casa, a través de productos que son fáciles de conseguir, fáciles de preparar y que puedan deleitar a tu familia e invitados. Así que no es un lugar en dónde tomes asiento a ver cómo trabajan los demás, en este espacio: “picas, hierves y aprendes”.

Rápidamente se fueron preparando en paralelo los diferentes ingredientes y poco a poco empezó el desfile a los asadores, las risas no dejaban de escucharse, y más adelante todos disfrutamos de los ocho deliciosos tiempos que preparamos entre todos.

Empezamos con una ensalada de espinaca con arúgula con cayo de hacha rociados con  flor de sal provista por “La Pizca” de sabor de "flores de jamaica", envueltos en rollitos de tocino, cubiertas por granos de “falsa granada” (tapioca) y supremas de naranja que se armonizaron excelentemente con el vino rosado Uriel de Adobe Guadalupe.
La Flor de Sal de La Pizca de diferentes aromas: azafrán, jamaica, vino tinto, vainilla, etc.

La ensalada, el primero de muchos tiempos

Después continuamos con una deliciosísima pasta con camarones al jenjibre con ralladura de lima pasados por el grill, montados sobre noodles de arroz con leche de coco con unas gotas de aceite de ajonjolí que le dio un toque oriental el cuál combinó muy rico con las notas cítricas de la ralladura de lima, una pasta que fue perfectamente armonizada con el frutal vino rosado Casa Madero V (que catamos en el podcast “La vie en rose”de Entre Copas y Corchos).

¡Brochetitas de camarón al jengibre listas!

Cocinando los camarones en el grill

Ahora si, preparando los noodles con un toque oriental

Después de la pasta, las sorpresas continuaron, al preparar una exquisita posta de salmón sobre cedro que se cocinó lentamente a las brasas cubiertas de una mantequilla al eneldo que maridaron de maravilla con el Monte Xanic Chenin Colombard, de sólo recordar la simplicidad del platillo pero la intensidad de sabores me quiero regresar a probar ese platillo.

 Postas de salmón con mantequilla al eneldo

Robert con el platillo y el vino para el maridaje el 
estupendo Nerone de Villa Montefiori

Más adelante fue el turno de una “parodia de arrachera”, es decir, cordero empacado al vacío maridado desde la noche anterior con aceite de oliva sin filtrar, romero, ajo y ralladura de limón Eureka. Un divertido concepto de Robert de la Parra quien comentó que deseaba ir más allá de la tradicional arrachera tan común en las parrilladas familiares, presentado algo con apariencia similar pero sin duda de delicado y distinto sabor.

El cordero con una guarnición de espárragos y hongos portobello con queso 
mozzarella gratinado más el vino Nerone de Villa Montefiori, ¡el paraiso en la tierra!

Esta “falsa arrachera” fue servida con exquisitos hongos portobello cubiertos con queso mozzarella gratinado con aceite de oliva, mezcla de especies de La Pizca (por supuesto, todo en el grill) acompañados con unos espárragos con un glace balsámico y aceite de oliva que despedían un aroma que invadió todo el taller. El plato fue una armonía de sabores y texturas en el paladar, realmente buenísimo.

Este exquisito platillo fue magistralmente maridado con el Nerone de Villa Montefiori un vino tinto monovarietal proveniente del Valle de Guadalupe de un viñedo plantado en 1998 con la cepa Aglianico, en lo que Robert comentó llamaría un plato “Tributo a Italia”.

En lo que se preparaban y se cocían el resto de platillos, nos dispusimos a disfrutar de un vino tinto Casa Madero 3V, y quizás el favorito de la velada: un Amarone de la Valpolicella de Farina DOC Classico. Suave, aterciopelado y con ricos aromas a frutas maduras, muy recomendable. El vino chileno Canepa Finísimo Cabernet que yo aporté a la reunión creo que se defendió bastante bien y más adelante salió un Arboleda Cabernet también bastante bueno.

Claudia (@claugennko), Luix (@Vinifero) y Georgina (@VVinífera)

Más adelante siguió una muy grata sorpresa, al degustar unos aros de calamar asados a la parrilla montados sobre una pasta de cacahuate que estaban deliciosos. Una excelente armonía de sabor y un poco de contraste en texturas.

“Vitis Vinífera” estaba entregada totalmente en las labores de la cocina y ciertamente ya no pudo degustar algunos vinos, pero se le veía ¡tan contenta preparando las brochetas de camarón y espárragos para pasarlos por la parrilla!, así como preparando la pasta para la pizza, ¡y vaya que fue una pizza deliciosa!.








El proceso de preparación, cocción y el delicioso resultado


La pizza fue una versión “evolucionada” de una Margarita, cubierta con pimientos asados al grill, queso mozzarella, rebanadas de jitomate y un delicioso pomodoro preparado por Mariana, Eli, Vitis Vinífera y seguramente alguien más que se me escapó a la vista. Fue una auténtica delicia maridada con un exquisito vino blanco Barranc dels Closos de la región de Priorat, un vino que vale mucho la pena, una joyita que encontró Robert en los club de precios Costco.

¿Ustedes creen que ahí terminó el taller?, ¡para nada!

Tere, Rolando y Sergio cuidando las costillitas

Continuaban las labores en la cocina, en los asadores, en la zona de vinos, todos como una maquinaria perfectamente aceitada (o quizás deba decir, envinada), todos estaban participando en alguna tarea y después de la parrilla salieron unas deliciosas costillas de cerdo con costra de especies y vinagre balsámico con mostaza dijón acompañadas de tortitas de camote y arroz con raíz de azafrán que fueron una delicia al combinarlos con el Rafael de Adobe Guadalupe, uno de mis vinos favoritos de una de mis bodegas mexicanas favoritas.

 El line-up de la sesión

Había llegado el momento del postre y para ello, Eli nos sorprendió con unos kiwis amarillos asados con azúcar moscabado y un chorrito de Chenin Colombard de Monte Xanic.

Las guapísimas Eli y Mariana dando los toques finales a los kiwis amarillos


¿Y ustedes creen que ahí finalmente había concluido la velada?, pues no, Vitis Vinífera le obsequio un pastel de chocolate a Vinífero que se compartió entre los amigos. Eso si, el  pastel no fue pasado por el grill.



Satisfechos, un poco cansados pero eso si, muy contentos, todos en el grupo habíamos compartido una nueva experiencia que estoy seguro no se podrá olvidar fácilmente, habíamos sacado el pequeño chef que llevamos dentro y degustado vinos muy interesantes, pero sobre todo, se fortaleció una gran amistad.

Es por esa razón que “El Taller” es mi lugar favorito en la ciudad para aprender de gastronomía y vinos.

Yo los invito a que vivan esta experiencia en el Taller de Nación Gastronómica, ya sea para su empresa o para su grupo de amigos, el taller se adapta a sus necesidades y diseña la experiencia específicamente para cada grupo.

Desde hace unos meses Alex y Robert ofrecen un concepto más sofisticado con “The Cooking Club” en dónde a través de una asociación estratégica con Piacere, proveedor de cocinas de alta gama, realizan las llamadas “Experiencias Artidianas” que son experiencias similares al taller de “Dumas” pero para grupos más grandes en estas cocinas de alto nivel.


Quiero agradecer mucho a Robert de la Parra la hospitalidad en su cocina, así como el estupendo trabajo y alegría de Eli y Mariana que siempre estuvieron ahí con una sonrisa atendiendo al grupo y preparando deliciosos platillos. Alex por aquellas fechas estaba en París comprobando si la gastronomía del país galo se estaba defendiendo contra la decadencia (más adelante Alex me comentó que si se están defendiendo y que en ciertos restaurantes tienen un nivel excepcional) y no pudo acompañarnos en esta divertida sesión.

Como dice Robert en su perfil de Facebook: “Un día dedicado a la meditación, admiración, agradecimiento, creación, inspiración, aprendizaje, convivencia, amistad, cariño, reflexión y degustación”, yo diría que sobre todo… a la degustación, ¡cómo no!

¡Salud!
Dr. Salsa

No te pierdas la galería completa de fotos de esta experiencia en la siguiente liga:
Galería de fotos de La #Catasabatina visita NGA


Otras notas interesantes
Velada de amigos, latin jazz, Artigianos y un delicioso postre

Los vinos de los hermanos artesanos

Cálidas y rosadas tardes en la Ciudad

Diversidad en propuestas: IV Muestra de Vinos de España

Bodega Familia Zuccardi: la incansable búsqueda de la innovación


Enlaces externos relacionados con esta nota:
Episodio 4 de Entre Copas y Corchos, La vie en rose!

Página Web de Nación Gastronómica

Condimentos Gourmet La Pizca

Bodega Adobe Guadalupe

Bodega Casa Madero

Bodega Villa Montefiori

Bodega Monte Xanic

Bodega Canepa

Bodega Arboleda
Galería de fotos de la visita de la Catasabatina al Taller de NGA
Dicen que recordar es volver a vivir, y cuando se revive esta extraordinaria tarde, dan ganas de repetir la experiencia de compartir excelentes vinos con platos deliciosos, creados en el Taller de Nación Gastronómica de Alejandro Zárate y Roberto de la Parra.

En un gran ambiente de amistad, todos los participantes de la #Catasabatina se dieron cita en el Taller, para dejar salir su chefcito interior y vaya que nos divertimos como enanos.

Acá el documento gráfico de esta extraordinaria experiencia.

¡Provechito y salud!
Dr. Salsa.

Bodega Familia Zuccardi: la incansable búsqueda de la innovación
Siempre con una amplia sonrisa en el rostro y una mirada inquieta que busca nuevas oportunidades en cualquier parte, José Alberto Zuccardi relata el inusitado inicio de una de las bodegas con mayores exportaciones de Argentina, un país vitivinícola que indudablemente hoy, es un protagonista global en la industria del vino.

José Alberto, ha sido considerado uno de los cinco personajes más influyentes dentro de la vitivinicultura argentina, dirige una de las tres principales bodegas exportadoras y la única de capitales nacionales, además es miembro del directorio de la marca colectiva “Wines of Argentina” que impulsa el posicionamiento de los productos sudamericanos en todo el mundo.

Pilar Meré y José Alberto Zuccardi

El inicio de la bodega es inusitado porque esta empresa surge de la búsqueda de la innovación: fue a inicios de la década de los sesentas, cuando el ingeniero Alberto Zuccardi, (padre de José Alberto) planta un viñedo en la región de Maipú con el propósito de demostrar a los residentes de la región un nuevo sistema de riego creado por él. A partir de este esfuerzo, Alberto Zuccardí descubre su pasión por la vitivinicultura cuyos frutos, décadas después son una empresa que ofrece cuatro diferentes líneas de vinos: Zuccardi, Malamado, Fuzión y Santa Julia, ésta última con la mayor cantidad de propuestas innovadoras en términos de tipos y estilos de vinos con nuevas variades en los suelos de Argentina como aglianico, toruga nacional, ekigaina, nero d’avola, fiano, greco y verdelho entre otras, sumando unas 30 variedades en proceso de investigación y experimentación a fin de proponer nuevos vinos a un mercado de alcance global.

José Alberto Zuccardi: "En México no puede pasar otra cosa que crecer el consumo del vino, hay un interés en aprender y conocer".

En esa incursión en búsqueda de la innovación se han sumado las nuevas generaciones de la familia Zuccardi, cada una trayendo a la empresa ideas diferentes.

En su momento, por la década de los ochentas José Alberto Zuccardi se anticipó a los profundos cambios en la actividad vitivinícola dentro y fuera de Argentina, replantando sus viñedos apostando hacia la producción de variedades de alta calidad, creando así la marca “Santa Julia”.

Pilar Meré, José Alberto Zuccardi y Antonio Mezher

José Alberto describe la apreciación de los consumidores: “Allá por los años ochentas y principios de los noventas, el mercado argentino mostraba un nivel de vino, que la gente suponía había que guardar un par de años hasta que tuviera una nota de mayor evolución. Sabíamos nosotros que eso era producto de un país que había vivido una economía completamente cerrada y de gente que no había tenido la posibilidad de elegir. De alguna manera estaba en un mercado cautivo, [en Zuccardi] nos habíamos impuesto, que había que aprovechar el potencial de cada variedad y con vinos oxidados no se podía hacer esto, entonces naturalmente se fue dando un proceso dónde encontramos en la gente joven una respuesta muy interesante, era la gente joven la que apreciaba esta calidad en los varietales de los vinos y apreciaba algo importante: nuevas variedades.”

Más adelante la visión de José Alberto lo lleva a crear la línea Zuccardi Q, algunos años después Sebastián el mayor de los hijos de José Alberto se hace cargo de las producciones del Valle de Uco y Miguel, su hijo menor crea otra faceta del negocio con el lanzamiento de una línea de aceites de Oliva.

Hoy día, Familia Zuccardi exporta el 65% de su producción a 45 países, entre los cuáles figura México a través de la importadora y comericalizadora Digrans, aliado con el cuál pretenden desarrollar la presencia de la marca Santa Julia Zuccardí en todo el país: “llegarán gradualmente nuevos productos este es el inicio de un proceso”.

 Salón de catas en el hotel St. Regis

José Alberto añadió: “Vemos el mercado mexicano con mucho interés, porque en México no puede pasar otra cosa que crecer el consumo del vino, hay un interés en aprender y conocer”.

Sobre la línea de vinos Santa Julia comentó, que se basa en tres aspectos fundamentales: en la calidad como valor supremo, en la sustentabilidad: en el cuidado del medio ambiente y de las cuestiones sociales, una filosofía empresarial que han titulado “Sustentable por naturaleza” y por supuesto en la búsqueda de la innovación.

José Alberto Zuccardi:“Entendemos al vino como la expresión, no sólo del clima y del suelo, sino de la gente”

José Alberto comenta sobre los aspectos ecológicos y sociales de Sustentable por naturaleza: “Tiene que ver con el no impactar negativamente en el medio ambiente, queremos que quienes cultiven después de nosotros tengan las mismas condiciones que hoy tenemos” y sobre los aspectos sociales, afirmó sin duda alguna: "Entendemos al vino como la expresión, no sólo del clima y del suelo sino de la gente".

El sommelier Johan Valderrabano

Este compromiso con la comunidad se ha traducido en algunas iniciativas concretas: Un centro cultural en la finca Santa Rosa como espacio para espectáculos de danza, música y canto, también se proporcionan entre otras actividades: clases de inglés para adultos y niños, incentivos para motivar a su gente a finalizar sus estudios y clases de música para los niños.

En el aspecto ecológico el 30% de sus plantaciones cuentan con certificación orgánica y año con año agregan hectáreas a esta certificación, tratan de usar energía solar en el proceso de producción y más importante para la viña: uso de fertilizantes verdes por ejemplo el uso de la leguminosa “vicia” con semillas inoculadas con la bacteria “Risobium”.

Poniendo los vinos a temperatura exacta para la cata

Además de la investigación y experimentación con más de 30 variedades, José Alberto afirma que “los consumidores pueden encontrar en el vino siempre una faceta diferente”, y para ello, dentro de la bodega tienen todo un proyecto turístico. Desde la “Casa del visitante” ofrecen  experiencias de turismo con recorridos de cata en bicicleta por los viñedos, o en un auto clásico, picnics en los jardines, clases de cocina y por supuesto de vinos. Los turistas pueden participar en la cosecha o en la poda y ¿por qué no?, disfrutar del paisaje mendocino en un viaje en globo.

Cuentan con un restaurante para conocer diferentes propuestas gastronómicas y sobre el arte José Alberto comenta: “Entiendo al vino como una expresión de la cultura local, usando el vino como vehiculo para la cultura de la región”, y para ello tienen una sala de exposiciones y organizan eventos vinculando el vino y las manifestaciones artísticas, tal y como es el caso de la “Degustación anual Santa Julia” es un evento que consiste en una feria para consumidores que dura un día, con áreas de degustación dónde la gente puede probar aproximadamente 30 vinos diferentes y aceite de oliva producido en la empresa.

Santa Julia Torrontés 2009

En esta 12ª edición de la Degustación anual Santa Julia se dedicará al tema del "Bicentenario" (ya que coincide más o menos con la historia de México), pero que en años anteriores se ha dedicado por ejemplo al “Maridaje” o al “Tango”.

Después de la charla con José Alberto en el hotel Saint Regis, se realizó una cata y cocktail de los vinos de la marca Santa Julia que están desde ya, disponibles en el mercado mexicano a precios muy accesibles todos ellos.

En ese momento me encontré con el jóven empresario Juan Sotres, creador de la tienda de vinos mexicanos en Internet Enosphera y autor del famoso podcast Vino para principiantes, charlamos de sus próximos planes y una vez instalados en la mesa, bajo la guía de José Alberto y el sommelier Johan Valderrabano (recientemente ganador de la distinción del mejor “Jóven sommelier en México”, que ya es material para otro post), empezamos la cata de los vinos de la casa Zuccardi.

 Santa Julia Malbec Reserva 2008

Empezamos con un excelente vino Santa Julia Torrontés 2009 proveniente de la finca Santa Rosa. De un color prácticamente transparente con destellos verdosos y muy brillante, en primera nariz percibí una buena potencia aromática en dónde predominaron las notas de frutas tropicales como la piña cristalizada y cáscara de toronja, agitando la copa se acentuaron los aromas de piña y surgió una nota de lichi. En paladar es un vino de un ataque medio, en dónde se percibe la acidez que le da frescura y vivacidad al vino, está bien integrada la acidez con sus sabores frutales y de mediano cuerpo y de un final medio que deja un delicioso sabor frutal a toronja. Me parece un vino muy interesante por el precio que nos comentaron que se comercializará.

Santa Julia Magna Corte 2008

Después continuamos con el Santa Julia Malbec Reserva 2008, un vino color granate obscuro y ribete rosado que en primera nariz mostró inmediatamente los aromas de grosella madura sobre un fondo de aromas amaderados, prácticamente no percibí alcohol y de forma muy sutil percibí aromas de café tostado. En paladar encontré un vino de ataque medio, con acidez presente y ligeramente tánico, de final medio y especiado de sabor canela. Más adelante siguió evolucionando en copa y demás de la grosella madura encontré interesantes notas de higo. Un vino muy interesante para aquellos que buscan un vino balanceado en dónde predomina el carácter frutal.

Santa Julia Tardío 2009

Continuamos con un Santa Julia Magna Corte 2008, compuesto por un 68% Malbec, un 22% Cabernet Sauvignon y un 10% Syrah. De rojo rubí obscuro gracias a una maceración de 15 a 20 días, con ribete rosado en primera nariz se manifiestan intensos aromas de frutas negras maduras, algo asi como cereza negra y zarzamora, higo y una clara nota de vainilla. En el paladar tuvo un paso terso, llena la boca de sabores de fruta, con muy buena tanicidad de final largo con toques herbáceos. Fue el favorito de la velada, con un buen equilibrio entre fruta y notas de barrica, es un vino que ofrece mayor complejidad. Es un vino que me parece muy conveniente para algún regalo o para llevar a una cena, es de un precio muy accesible y aporta las características y complejidad de un vino que a todo el mundo le agradan.

Algunos canapés del coctél

Y en este festín, terminamos con un vino de postre, un Santa Julia Tardío 2009, un vino con 85% torrontés y 15% viogner creado con maceración pelicular que terminó con unos 12g/L de azúcar residual es un vino muy interesante de nariz de media potencia aromática con notas de anís, cáscara de naranja y pera, en paladar evidentemente se percibe el dulzor pero sin empalagar ya que cuenta con una buena dosis de acidez que complementa los sabores frutales que recorren suavemente cada rincón de la boca dejando un final medio con sabor a toronja, de hecho muy bueno.

 José Alberto Zuccardi, Juan Sotres y el Dr. Salsa





Varios temas me quedé reflexionando resultado de este encuentro con José Alberto Zuccardi, entre ellas los factores clave del éxito de los vinos de la bodega y en general de los vinos de Argentina en los mercados mundiales. Sin duda, un terroir privilegiado jugó un papel importantísimo, pero también fueron ingredientes fundamentales la visión y la pasión de sus empresarios que vieron más allá de los obstáculos, encontrando oportunidades.

Estos empresarios buscaron otras alternativas en la viña y la viticultura incorporando nuevas tecnologías así como también el desarrollo de estrategias de comercio exterior, no sólo para crear productos de calidad competitiva, sino incluso, traer al mapa nuevas propuestas que mantienen el interés por el vino del país sudamericano.

La visión a futuro de José Alberto se resume en una frase que me llamó la atención: “El vino ya era una tradición [en Argentina], pero ahora los jóvenes toman con mucho más conocimiento, le gusta comparar, probar y descubrir. Es una oportunidad muy interesante".


Lo invito a que descorche una botella de vino y vea por las oportunidades, aplica para todos y para todo.
¡Salud!
Dr. Salsa.



Otras notas relacionadas:
Album completo de fotos en Facebook del encuentro con José Alberto Zuccardi

Vino y romance, seis experiencias para compartir en pareja

Cata del Casillero del Diablo Chardonnay Reserva 2007

Mercado mundial del vino

Rápida recomendación de un vino mendocino

SED de México: Abanico de posibilidades



Enlaces externos:
Sitio de la Bodega Familia Zuccardi

Sitio de la marca Santa Julia (Zuccardi)

El Malbec continúa motorizando las exportaciones de vino argentino