Diversidad en propuestas: IV Muestra de Vinos de España

Entre el público mexicano no cabe duda de que los vinos españoles son los más consentidos, compartimos con la península Ibérica un vínculo histórico y cultural indisoluble que entre otras cosas heredó un aprecio por los vinos de gran cuerpo y con crianza en barrica.


Muchos de los jóvenes hoy día conocieron del vino y sus virtudes en el seno de sus familias en dónde muy probablemente las botellas descorchadas fueron de vino español, fenómeno que se fortaleció debido a que durante muchos años el mercado mexicano estaba dominado por las etiquetas de bodegas de este país. En aquellos días en la carta de vinos de los restaurantes y en los anaqueles lo más común fue encontrar los caldos riojanos y algunos vinos de la región del Penedés.

Las cosas han cambiado, ahora existen una plétora de vinos procedentes de diversos países, los vinos chilenos se han hecho presentes y poco a poco vinos de otras regiones, como el mismo vino mexicano que se va abriendo brecha en los anaqueles de tiendas especializadas y en las estanterías de los autoservicios, y cada vez más en las cartas de vinos en restaurantes, no obstante en la mente de los consumidores las palabras “vinos españoles” están relacionados con la frase: “vinos de calidad”.




Y esto no es infundado, España es un importante protagonista del escenario del vino mundial, con una larga tradición vinícola de siglos, ha sabido invertir en investigación, incorporando nuevas tecnologías en los viñedos y en los procesos de vinificación, e incluso ha modernizado el mercadeo de Denominaciones de Origen, bodegas y productos.

Con datos de la OIV actualizados al 2007, España es el líder mundial en viñedos con un área plantada de aproximadamente un millón doscientas mil hectáreas, y una producción de 35,000 miles de hectolitros que lo sitúa entre los tres más grandes productores mundiales de vino al lado de Francia e Italia.



España cuenta con un sistema de regulación que incluye: Denominaciones de Origen de Pago, Denominaciones de Origen Calificada, Denominaciones de Origen y Vinos de Calidad con Indicación Geográfica (http://en.wikipedia.org/wiki/Spanish_wine_regions), de las cuáles quizás las más conocidas son Cataluña, Jerez, Penedés, Priorato, Ribera del Duero, Rioja y Toro.

Esta extensión de viñedos y cantidad de bodegas permite a España ofrecer al mundo una increíble diversidad de vinos, de estilos muy diferentes que van desde los clásicos hasta algunos vinos con menos madera y con carácter más frutal, con precios bastante competitivos, esto fue evidente durante la IV Muestra de Vinos de España que se llevó a cabo en la Ciudad de México el pasado mes de Febrero.


Un gran evento organizado por La Oficina Económica y Comercial de la Embajada de España en México, y las cámaras oficiales de Comercio e Industria de España y Vinos de España y el Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX), dirigido a importadores y distribuidores, en dónde se concentraron 60 bodegas y la nada despreciable cantidad de 369 etiquetas.

Fue imposible conocer todas y cada una de las etiquetas presentadas en la feria, sin embargo nos encontramos con vinos extraordinarios que desafortunadamente no son importados a nuestro país, pero creo que les encantaría al público conocedor así como para aquellos que vienen empezando en el mundo del vino.


La muestra fue inaugurada por el recientemente nombrado embajador de España en México, Manuel Alabart Fernández-Cavada quien afirmó: “Para el mercado español, México es un buen camino.”, más adelante Matilde Climent consejera económica y comercial de la Embajada de España quien habló del tipo de vinos que pudimos degustar esa tarde: “Todos los vinos destacan por ser los mejores de sus categorías”, y confirmó este fenómeno que venimos observando en México en dónde hay sed por aprender y disfrutar del vino: “Éste sigue siendo un foro de interés, pues hay un gran potencial para desarrollar el mercado vinícola en México”.
El Embajador de España en México, Manuel Alabart

El evento fue muy completo, porque además se complementó con catas, como aquella que dirigió el enólogo Jesús Diez Sánchez.

A lo largo de las mesas de cada bodega se fue afirmando la idea de que la industria vinícola española ha retomado fuerza y ha añadido a su oferta, vinos de corte más moderno, aromáticamente potentes y con fruta como el elemento primordial. Pero sin dejar atrás los vinos de tipo más clásico: complejos, elegantes, especiados, con taninos presentes y de gran cuerpo que han sido famosos por años.

Representantes de ICEX y el embador de España en México

En la grata compañía de los amigos del vino, fuimos recorriendo los stands de las bodegas, aprendiendo y descubriendo excelentes vinos a la vez que charlamos con representantes de las bodegas, enólogos y propietarios de cada uno de sus proyectos y propuestas.



Larga charla tuvimos con el heredero de los Condes de Hervías, el Señor Iñigo Manso de Zúñiga y Ugartechea enólogo egresado de la Universidad de Burdeos en Francia, con postgrado en viticultura y enología de la Escuela Superior de Ingenieros Agrónomos de la Universidad de Politécnica de Madrid, miembro del comité de cata de la D.O. Ribera del Duero y miembro del jurado de los Premios “Zarcillo”, quien nos comentó de los cuidados que aplica en sus viñedos propios de Torremontalbo en la región de La Rioja Alta, viñedos antiquísimos que se remontan a la era prefiloxérica en dónde lucharon contra esta plaga en 1893 Don Nicanor Manso de Zúñiga, Conde de Hervías y su hermano Don Victor Cruz, fundador de la Estación Enológica de Haro.
Enólogo Iñigo Manso de Zúñiga

De esta bodega con larga historia se obtiene el “Conde de Hervías Rioja 2004”, un vino excepcional y delicioso del cuál Don Iñigo Manso de Zúñiga nos compartió que para elaborar su vino, elige cuidosamente las plantas que serán vendimiadas en dónde: “se intenta extraer el máximo carácter de nuestro peculiar viñedo sin ninguna obsesión externa”, para posteriormente pasar a una segunda selección manual en la bodega.



El Conde Hervías 2004, es creado a partir de la uva Tempranillo con 10% de Graciano que se deja evolucionar lentamente durante 16 meses en barricas de roble francés cuya crianza fue supervisada metódicamente catando cada barrica de forma semanal.

Con una producción de once mil botellas aproximadamente, destaca en particular el año 2004 por sus condiciones climáticas: “…de un invierno de copiosas nevadas que le proporcionaron a la viña suficientes reservas hídricas que aunado a las bajas temperaturas con abundantes pero bien distribuidas lluvias durante la primavera, retrasaron un poco el desarrollo de las cepas que más adelante se beneficiaron de un verano cálido factores que permitieron el óptimo estado vegetativo y sanitario de la uva”.

Es un vino de color rojo granate obscuro pero brillante con ribetes violáceos muy aromático que manifiesta frutas negras maduras, pero ricamente combinada con aromas de especias como canela y clavo, al beberlo el paladar se llena de sabores de fruta con taninos presentes pero armonizados que dejan lugar a un final largo especiado. El 2004 goza todavía de un buen potencial de guarda, definitivamente un gran vino que refleja un estilo clásico español muy potente en nariz y en paladar, sin duda un gran descubrimiento de esa tarde.

Aunque existe un amplio debate sobre las calificaciones de los críticos de vinos, y habrá gente que cuestione el sentido y validez de estos números, más adelante me enteré de que este vino había obtenido una calificación de 91 puntos por la revista Wine Advocate, y definitivamente no puedo decir si Robert Parker tuvo razón o no, sin embargo me consta que es un vino elegante y exquisito. Si estuviera en venta en la Ciudad de México, sería uno de esos vinos que compraría para las ocasiones especiales.

Más adelante tuvimos un delicioso encuentro con un Albariño del que había leído bastante: Don Olegario, por supuesto de la región gallega de Rias Baixas, a propósito les recomiendo mucho el episodio 57 de Vino para principiantes de Juan Sotres dedicado a los vinos y gastronomía de esta región.

Ricardo y Omar con el representante del importador de Don Olegario

Previamente había encontrado la nota de que este vino había sido nombrado el 4º mejor vino del mundo según el diario The Wall Street Journal (refiriéndose a la añada 2004) así que la expectativa para este vino fue alta. En la muestra de Vinos de España, se sirvió la añada 2008, y quizás decir que es el 4º mejor vino del mundo, simplemente escapa a nuestro conocimiento en vinos, no obstante si podemos decir que el Don Olegario 2008 es un vino exquisito muy aromático en nariz, con notas a frutas: pera y manzana acompañadas de notas perfumadas a flores blancas, solamente había conocido un vino con esa riqueza en aromas… otro Albariño pero… portugués de la Ribera del Duero, del cuál charlaremos en otra nota.

El Albariño Don Olegario en paladar confirma los sabores a frutas con una rica y fresca acidez que está muy bien armonizada en un caldo sedoso que tiene un final largo afrutado, definitivamente es un excelente vino, y para aquellos escépticos de los vinos blancos, deberían darle oportunidad a vinos de esta región, de esta cepa y en particular a este vino y muy probablemente cambien de opinión sobre la exquisitez de los vinos blancos y frescos.

El Enólogo Francisco Javier Camarero

Más adelante nos encontramos con el enólogo Francisco Javier Camarero de la bodega Páramo de Corcos, con vinos de diferentes crianzas de acuerdo a una clasificación que conocemos bien en México: barrica, crianza y reserva, así como un vino de edición limitada. Muy interesante el contexto de la bodega, ubicados en la DO Ribera del Duero en la región de Moradillo de Roa es una bodega familiar llevada por un grupo de hermanos que han pasado de productores de uva a crear su propios vinos a partir del 2010, una empresa en la que participan tres hermanos, cada uno con un cometido: José María, Ingeniero Técnico Agrícola y enólogo, responsable del viñedo; Francisco Javier, Enólogo y encargado de bodega, y Encarna, en la parte administrativa financiera y contable.


En especial el Páramo de Corcos Reserva me pareció un gran vino, por el precio que tiene, es un vino de deliciosos aromas a frutas negras maduras, con notas de chocolate que le proporciona la barrica, buen cuerpo en el paladar de final medio con notas de frutas mezcladas con chocolate amargo. Sin embargo un vino que me impresionó por su elegancia en nariz, sedosidad en paladar, digamos lo que es un vino más untuoso, estructura tánica presente pero integrada, larguísimo final especiado es el “Abuela Cleofé” un vino que de ser importado seguramente tendría éxito, por la relación precio calidad que ofrece.

Hubo muchos vinos interesantes, sin embargo platicar de ellos nos tomaría demasiado tiempo y peor aún, quedaron muchos pendientes de conocer debido a que la tarde se escurrió rápidamente en la charla con importadores, enólogos y representantes de las bodegas.

El vino Pedro Ximénez 1927, elaborado al 100% con uva Pedro Ximénez pasificada al sol, con crianza en “botas” de roble americano con el sistema de “criaderas y soleras” durante cinco años es una delicia, y sería el encanto de aquellos que gustan de vinos dulces y de postre, realmente es una lástima que no se distribuya en el país, porque tendría un éxito inmediato.

Charly mostrando el Pedro Ximénez 1927

Finalmente deseo compartir otro gran vino que nos soreprendío: La Edición especial de Marqués de Tudelilla, de una bodega que lleva el mismo nombre, es un vino elegantísimo con notas de frutas negras prácticamente en compota, notas de coco, clavo y mentol en nariz  que tiene un paso terso y suave en el paladar y un final larguísimo de fruta “especiada” este vino es el de la gama más alta de esta bodega y el resultado asi lo demuestra.

El representante de la bodega Marqués de Tudelilla

Este vino fue de los más notables que probamos aquella tarde dedicada al vino español, y también la bodega se encuentra en búsqueda de importadores, y quizás el precio es un poco más alto para este vino pero igualmente es un caldo de calidad excepcional que proporciona una experiencia sensorial muy placentera.



La IV Muestra de Vinos de España fue un evento muy interesante al demostrar la enorme diversidad de estilos, precios y calidades de la oferta actual de España en materia de vinos, definitivamente no se han quedado pasivos ante la evolución del mercado del vino mundial y tienen en su portafolio de regiones y bodegas una oferta altamente competitiva que los mantiene y los mantendrá como protagonistas en el concierto global del vino.



De tan solo recordar la calidad de los vinos que degustamos esa tarde, se antoja ir a la cava personal a elegir un vinito español para compartir y abandonarse en una cálida charla en una tarde cálida en la ciudad, ¡Salud!

Dr. Salsa








Enlaces relacionados con esta nota:

Vinos de España
http://www.winesfromspain.com

ICEX
http://www.icex.es/

Bodega Don Olegario
http://www.donolegario.com/

Viñedos y Bodegas Páramo de Corcos
http://www.paramodecorcos.es/

Alvear
http://www.alvear.eu

Marqués de Tudelilla
http://www.marquesdetudelilla.com/





Otras notas relacionadas:

Mercado mundial del vino

¿Que tal un vinito tinto para acompañar las tardes lluviosas?

El Vino Mexicano, desafíos y oportunidades: Viticultura Unida 2009