Perspectivas: Nebbiolo Reserva Privada de L.A. Cetto 2005 y 2006
El primer twitt relacionado con éste tema de Carlos Cohen, un apreciado amigo con sendos estudios en gastronomía y vinos, me llamó mucho la atención. Apareció en mi timeline justo en la época en que participé en la presentación de la añada 2006 del Nebbiolo Reserva Privada de L.A. Cetto (ver L.A. Cetto celebra 25 años de su Nebbiolo Reserva Privada), Carlos comenta en su nota “Nebbiolo Cetto Reserva, L.A. Cetto, Ensenada, Baja California, México” su preocupación por un cambio en términos muy generales, en la complejidad aromática y en paladar entre la añada 2005 y 2006.

Me llamó mucho la atención porque el Nebbiolo Reserva Privada es un vino que aprecio mucho: estoy convencido que éste tipo de vinos son aquellos que permite el ingreso de nuevos interesados al vasto mundo del vino y en especial al vino mexicano. Pocos vinos nacionales te ofrecen éstas características en nariz y paladar a un precio tan accesible y es el mejor argumento para demostrar que existe buen vino mexicano a la altura de vinos de otros países, dentro de su categoría por supuesto.

Restaurante winebar Ego Tinto ubicado en Plaza Arcos II Santa Fe

En la cata vertical que participé previamente se probaron las añadas: 2006, 2000, 1999 y 1993. La diferencia en edad entre el 2006 y 2000 fue demasiado amplia como para realizar una comparación justa. Entre otras conclusiones de ésa velada fue que la edad favoreció al vino. Recuerdo entre mis favoritos al Reserva Privada 2000 y 1999: exquisitos vinos con muy buena potencia aromática, elegantes y tersos.

Nos dimos a la tarea de organizar entonces, una cata comparativa entre el cosecha 2005 y 2006. El objetivo: conocer de primera mano la diferencia en características generales entre ambos vinos.

Estoy convencido que no hay una evaluación definitiva sobre un vino, nuestro paladar va cambiando conforme vamos conociendo nuevos vinos y quizás más importante aún: van cambiando nuestras expectativas

Gracias a la amabilidad del estupendo restaurante-winebar Ego Tinto y con el entusiasmo de Olimpia, Bruno Becerra y Gerardo Mena de Ego Tinto y los buenos amigos: Brenda, Tere, Alfredo y Benjamín entre otros invitados se llevó a cabo una de las catas más interesantes de lo que va del 2011.

Finalmente no se logró conseguir una botella de Nebbiolo Reserva Privada 2004, pero a cambio se complementó la experiencia con una cata vertical de los vinos de la variedad Cabernet Sauvignon también Reserva Privada de L.A. Cetto que fueron una revelación.

Las condiciones para realizar la cata no pudieron ser mejores: perfecta iluminación, un juego de copas para cada tipo de vino, aislados de otras distracciones nos concentramos en disfrutar de cada vino.

Los protagonistas de la cata comparativa

Manteniendo al Nebbiolo Reserva Privada en diferentes copas, cada vino evolucionó y respiró a su ritmo dándonos creo yo, lo mejor de su expresión aromática y en paladar:

El Nebbiolo 2005 con un color intenso rojo picota aún con ribete rosado mostró una intensa nariz a frutas rojas maduras. Grosella fue el tipo de aromas más fácil de identificar y sin esperar mucho tiempo aparecieron notas de tabaco, vainilla y pimienta negra con unas ligeras notas de cuero. En paladar se mostró un vino con intensidad  acompañado de una acidez ligera y una tanicidad presente, bien integrada.  De final largo es un vino que invita al siguiente sorbo. Lentamente evolucionó mostrando aromas de ciruela pasa y notas mentoladas. Sin duda un excelente vino, redondo en sus características, con notas de fruta y adornos aromáticos interesantes propios de la barrica.

Ahora pasemos a la nota de cata del Nebbiolo 2006. En vista idéntico a su hermano mayor, picota obscuro con un ribete rosado y destellos violáceos.  En nariz se nota una alta potencia aromática a frutas rojas maduras, grosella como la nota predominante. Acá si acaso, será la diferencia más importante: percibí más fruta que la añada anterior. Aunque desde la primera nariz presentó notas balsámicas y poco a poco fue evolucionando entregando notas herbáceas, chocolate amargo y aroma de hojas de tabaco. En paladar se percibió un vino que confirma lo encontrado en nariz, con un toque de acidez agradable, eso sí, un poco menos tánico que el anterior. Final largo con recuerdo a chocolate amargo. Fue evolucionando en copa como el vino 2005 presentando nuevas notas de eucalipto y un poquitín de caramelo. En términos generales me parece también un vino redondo en sus características, muy agradable y con una buena dosis de complejidad.



En resumen, primero recordemos lo tremendamente subjetivo del tema de la evaluación de un vino, influyen muchos factores: desde la temperatura de servicio hasta el estado de ánimo de quien lo bebe. Estoy convencido que no hay una evaluación definitiva sobre un vino, nuestro paladar va cambiando conforme vamos conociendo nuevos vinos y quizás más importante aún: van cambiando nuestras expectativas.

Por otro lado un tema de gran importancia para el vino mexicano es la continuidad de calidad entre añadas. Salvo algunos proyectos vitivinícolas que de forma deliberada desean que se exprese el viñedo con la menor intervención del enólogo, con los riesgos que esto implica (de acuerdo a lo que han comentado sus propietarios), el resto de las bodegas medianas y por supuesto aquellas de mayor tamaño, aspiran a una continuidad en calidad de sus productos si no es que en la comercialización de mejores caldos cada vendimia.

Algunos proyectos vinícolas han tenido dificultad para lograr dicha continuidad con sorpresas poco agradables. Esos productores tienen que redoblar esfuerzos para entender la causa de los problemas, pero hasta dónde puedo conocer, además de la experiencia de cada vinicultor, también influye de forma importante la disponibilidad de la fruta cada cosecha.

Armando Macías de Ego Tinto y los vinos protagonistaas de la velada

El Nebbiolo Reserva Privada 2006 me pareció un vino muy bueno en términos de fruta, acidez, tanicidad y la complejidad aromática que se percibe a partir de sus notas mentoladas y de chocolate. De buena potencia aromática como la añada previa, un paso agradable en paladar y final largo. Cierto que el 2006 muestra más fruta que la añada previa y un poco de menos tanicidad. Pero no es una diferencia tan grande como para estar de acuerdo con ésta afirmación: “…esa constancia y cualidades deseables de las que hablaba antes de este vino emblemático mexicano terminaron en 2005”. En mi opinión, las diferencias que he percibido están en función de los ajustes en bodega que exige el clima y L.A. Cetto ha logrado mantener el mismo nivel de calidad en términos generales. Vinos excepcionales, muy probablemente aquellos como el 2004 o el 2000 que tuve oportunidad de conocer. Me parece que éste tipo de detalles son el encanto adicional del vino que lo distingue del resto de bebidas: habrá añadas excepcionales en el que se conjuntaron factores en la viña y en la bodega e incluso en el mercado que dieron por resultado vinos únicos.

El 2006 como sus predecesores, es un vino muy recomendable y que muestra una relación precio calidad difícil de encontrar en el contexto del vino mexicano y en específico sobre el varietal nebbiolo, tal y como fue demostrado en una cata ciega posterior que organizamos como una segunda parte de éste estudio.

Quizás es un tema de perspectivas: en comparación con el 2005, el Reserva Privada 2006 es diferente, sin embargo no podría decir que es de calidad inferior. Por otro lado éste último vino, el 2006 en comparación con algunos vinos mexicanos cien por cien nebbiolo me ha sorprendido positivamente. Pero cuando consideramos el precio como un factor de la ecuación, el 2006: destaca de sus competidores, brilla por su excelente relación precio calidad.

Los invitados y el estupendo ambiente de Ego Tinto

Estimado lector yo le invito a conocer y disfrutar de éste vino, póngalo usted mismo a prueba en comparación con la añada 2005. Estoy convencido que ambos serán de su agrado.

Le quedo a deber la reseña de la cata vertical de Cabernet Sauvignon, una interesantísima cata vertical del vino mexicano Contraste y el resultado de la cata comparativa de vinos monovarietales nebbiolo mexicanos. Agradezco la gentileza de EgoTinto, la atención de su equipo de trabajo y ojalá se repita pronto.


Quedan muchos temas por explorar: si se ha respetado el varietal y cómo se sitúa más allá de México, entre un largo etcétera. Pero quiero hacer énfasis que éstos ya son temas para winegeeks. Lo importante es que usted, amable lector disfrute de sus momentos acompañados de vino, podría tener en su copa el más extraordinario Barolo de Piamonte pero poco vale esto, si para usted no es un momento memorable. Le deseo exactamente lo contrario: ¡que disfrute siempre de su comida, cena o ese encuentro con amigos y familia!... el vino es un ingrediente más, pero no el más importante.

¡Salud!
Dr. Salsa









Otras notas relacionadas:

L.A. Cetto celebra 25 años de su Nebbiolo Reserva Privada
Viaje en el tiempo: cata vertical de Nebbiolo Reserva Privada de L.A. Cetto
3a Edición de La Guía de Vinos Mexicanos de Aturo Bodenstedt
Un año de retos y oportunidades para el vino, dentro y fuera de México
El Vino Mexicano, desafíos y oportunidades: Viticultura Unida 2009



Enlaces externos:
Bodega L.A. Cetto
Un excelente vino mexicano para días lluviosos
Ahora que el sol ha sido sustituido por nubarrones y lluvias intensas en la Ciudad de México, la fresca temperatura ha desplazado los vinos blancos y rosados, despertando el apetito por los vinos tintos con fruta y notas de crianza. A propósito del apetito de ciertos vinos en función del clima, recientemente leí en las redes sociales una promoción sobre vinos rosados haciendo referencia al verano en España. Sin embargo, es evidente que el verano en el valle de México dista mucho de los calurosos veranos europeos llenos de sol. De alguna forma ésta empresa no atinó en ajustar sus promociones a la realidad del mercado nacional, error en la que incurren algunas importadoras que aún toman irreflexivamente los conceptos y prácticas del extranjero alejándose del sentido común, dificultando el desplazamiento de sus inventarios. Para éstas importadoras y distribuidoras es buen momento de repensar el mercadeo de sus vinos, que son muy buenos, pero el calor de abril y mayo fueron el mejor momento para los vinos blancos y rosados.

Quizás usted opine diferente estimado lector, pero al menos a mí se me antoja algún vino de carácter frutal con notas de café y hojas de tabaco, sobre todo para relajarse al final de una larga jornada que lamentablemente en ésta época significa una buena dosis de tráfico al desplazarse de un punto a otro de la ciudad, causado por la infortunada suma de obras viales y lluvia.

Recientemente he probado la añada 2009 del vino Norte 32 de la bodega homónima creada por el capitán Oscar Obregón, piloto aviador que al concluir 34 años de trabajo en la aviación comercial optó en su retiro por la adquisición de un terreno y la construcción de la bodega vinícola con el asesoramiento del enólogo JOse Luis Durand, la cual toma nombre del paralelo norte 32, parámetro de navegación que cruza justamente la ubicación geográfica de sus viñedos en Baja California y que a su vez quedan plasmados en algunos símbolos en la etiqueta: la rosa de los vientos y la imagen de un avión cruzando el "espacio" de la etiqueta.

A continuación la nota de cata.

Nombre del vino: Norte 32
Productor: Norte 32
País: México
Región: Baja California
Variedades de uva: 100% Cabernet Sauvignon
Maduración: Crianza durante 7 meses en barricas de roble americano de las cuáles 40% son de primer uso y 60% de segundo.
Alcohol: 13.5%
Cosecha: 2009
Precio: $ 419 MXP (Tiendas La Europea)

El lugar en dónde nos reunimos un grupo de amigos no ofrecía una iluminación adecuada, por lo que poco puedo decir de cómo es éste vino a la vista, sin embargo lo interesante es en nariz: con potencia aromática alta se perciben los aromas a frutas maduras, moras, ciruela negra y zarzamoras acompañadas de una interesante nota de “gis”o "tiza". Antes de agitar la copa se perciben notas de canela y caramelo tostado. Lo que me llamó la atención de éste vino es que no te da intensas notas herbáceas, es un vino que le apuesta a la elegancia, apenas se percibe un poco de ese pimiento verde característico, en nariz predominan las frutas.

En boca es un vino en dónde se percibe la acidez que acompaña bien los sabores frutales, pasa de la fruta a sabores de caramelo quemado y deja al final una rica astringencia tánica que invita al siguiente trago. Es un vino para acompañar alimentos, con estructura y carácter que requiere paciencia. Conforme pasa el tiempo el vino va evolucionando favorablemente en copa desprendiendo nuevos aromas: eucalipto, hojas de tabaco y vainilla.


Es un vino para aquellos que llevan un rato disfrutando de vinos mexicanos, tal y como se comentó en la mesa con los amigos con quienes se compartió éste vino, te ofrece una sutileza que un comensal distraído pudiera dejar pasar al no darle tiempo de abrir a éste vino en copa.

En cuestiones de armonización, le fueron estupendas al vino, unas tapas de pantomate con jamón serrano con un toque de aceite de oliva condimentado con picante. Norte 32 tiene sabores y estructura como para platillos más elaborados como la barbacoa en dónde la acidez trabajará de forma estupenda la grasita de éste plato típico o bien lo recomendaría con un atún sellado en costra de pimienta.



En la mesa gustó mucho éste vino, ideal para una tarde templada o fresca acompañando una comida o una cena entre amigos, el Norte 32 es para aquellos que ya han incursionado en el vino mexicano y están dispuestos a explorar nuevas expresiones y conceptos como la complejidad en nariz y en paladar. No está de más compartir con usted estimado lector/lectora: más allá del vino, lo importante es que disfrute de un momento muy agradable en compañía de su pareja, su familia y amigos… lo demás es tan solo un complemento.

¡Salud!
Dr. Salsa

Otras notas relacionadas:

Enlaces externos:
Un vino para compartir: Altos Las Hormigas Malbec-Terroir
Argentina se ha destacado en los últimos años como una región que produce vinos con una relación precio calidad excepcional. Por lo menos en las estanterías de tiendas especializadas y en supermercados en México en dónde fundamento éste argumento. Esto no quiere decir que esté por encima de otras regiones vitivinícolas con una tradición más antigua: España, Francia e Italia ofrecen vinos extraordinarios, pero en el ámbito local influye que sólo una mínima fracción de los vinos de calidad que son producidos en éstas regiones lleguen a nuestro país, debido en parte al fenómeno natural de que las importadoras buscarán etiquetas bien posicionadas entre los consumidores y a veces, bodegas muy famosas se reflejan en precios del rango medio a alto. Por otro lado Francia e Italia plantean un reto adicional a aquellos que se acercan al vino por vez primera pero eso ya es material de otra nota.

Argentina por otro lado ha tomado otro camino: posicionarse con excelentes vinos a precios muy accesibles. Amplias zonas fértiles y microclimas propicios para la vid, más una emprendedora visión han facilitado el camino impulsados con marcas colectivas como Wines of Argentina que no ha cesado de promocionar los productos del país austral y en particular la variedad emblemática: el malbec.
A continuación le comparto la nota de cata de un estupendo vino del Valle de Uco, que hace énfasis más en el concepto del terroir que en la variedad. Éste concepto representa un giro sobre la forma de pensar la producción de vinos tal y como nos compartió Alberto Antonini, enólogo de la bodega, conceptos que más adelante exploraremos a detalle y que será de gran interés para los enófilos curiosos sobre la evolución de la enología y producción vitivinícola. Es de llamar la atención que es un vino cuya ficha técnica informa del uso de duelas de roble, una muestra de la honestidad de la bodega.

La ficha también muestra algunos datos de la cosecha: “Después de un invierno relativamente benigno, y una primavera seca y fresca, Marzo se presentó seco y con altas temperaturas. La cosecha de uvas, exenta de lluvias, se efectuó en el momento planeado y con la madurez deseada. El clima seco y cálido colaboró para obtener complejidad y color superlativos y una sanidad perfecta”.

Con respecto a la vinificación del Altos Las Hormigas Malbec-Terroir 2009, la información a la mano muestra que las uvas de los diferentes viñedos: Vista Flores, Altamira y Eugenio Bustos fueron vinificadas por separado antes del blend final: “Las uvas seleccionadas sobre una doble cinta pasaron por una suave molienda a rodillo a pequeños tanques de acero inoxidable durante cinco días a 10°C para una maceración en frío. La fermentación se realizó con levaduras indígenas a 28-30°C durante 12 días, favoreciendo una prolongada maceración. Se efecturaron tres délestage (técnica de tratamiento del sombrero: el délestage) a lo largo de la misma, acompañados de cuatro remontajes diarios para facilitar la extracción”

Alberto Antonini, enólogo de Altos Las Hormigas
en su charla sobre la bodega y sus vinos

Nombre del vino: Malbec - Terroir
Productor: Altos Las Hormigas
País: Argentina
Región: Valle de Uco, Mendoza
Variedades de uva: 100% Malbec
Maduración: Crianza con el uso de duelas de roble francés
Alcohol: 14.5%
Cosecha: 2009

En copa se muestra de color granate obscuro con un ribete rosado, de potencia aromática media se perciben con facilidad aromas muy agradables a frutas azules maduras: zarzamora y cerezas negras. Sin necesidad de agitar la copa se muestran las notas de vainilla y un poco de especies. Esta personalidad frutal se confirma en boca con un ataque suave, con una ligera acidez justa para complementar los sabores de frutas como la cereza negra con una tanicidad presente pero bien integrada a un vino de paso untuoso por el paladar. De un final medio bastante interesante, deja un recuerdo de sabores a especies como la pimienta negra y remata con un rico sabor a ciruela. Definitivamente un vino frutal muy adecuado para aquellos que les gustan los vinos de aromas agradables pero con un pequeño toque de complejidad.

La ventaja de éste tipo de vinos, no sólo por lo accesible de su costo es que será fácilmente del agrado de aquellos que empiezan a incursionar en el vino así como los más adelantados en el camino. También versátil en términos de armonías, su acidez y tanicidad lo hacen adecuado para una entrada de quesos semimaduros, un corte de carne a la parrilla o un atún sellado harán juego con las notas de éste vino.


Ya sea que tenga ud. una tranquila comida o cena en casa, o esté buscando un vino muy accesible pero muy agradable para compartir con los amigos o la familia, ésta es una excelente opción. Cada vez me convenzo más de que los aromas y sabores del vino aumentan cuándo se comparte, porque no hay mejor experiencia que… vivir un buen momento.

¡Salud!
Dr. Salsa










Otras notas relacionadas:
Enlaces externos: