Los vinos de los hermanos artesanos
En el ambiente festivo que se vivió durante la realización del evento del Festival de los 100 Vinos Mexicanos en los Viñedos La Redonda ubicado a unos kilómetros de la ciudad de Ezequiel Montes en Querétaro, tuvimos el privilegio de conocer a dos de los cuatro hermanos Cabello Pasini, que se han lanzado a la tarea de crear un vino de buena manufactura, balanceados y con personalidad propia que reflejen la calidez de la gente y de la tierra de Baja California, y en específico del valle de San Antonio de las Minas.

Los vinos de los hermanos artesanos

En aquella ocasión tuvimos la oportunidad de probar los tres vinos tintos que han sacado al mercado, dos coupages: Tempranillo-Cabernet Sauvignon, un Grenache-Tempranillo y un monovarietal Cabernet Sauvignon.

De aquel primer encuentro con los vinos de la Vinícola Fratelli Pasini, a casa se fue un Grenache-Tempranillo.


Dr. Alejandro Pasini: Era una aventura ir a la cava subterránea en Ensenada, subir a los toneles de fermentación, comer las uvas que se caían de los camiones o de los molinos.  Siempre me pareció un mundo muy interesante.


Los invitamos a conocer de dónde nació este sueño de Alejandro, Rodolfo y Aldo, proyecto que se fue materializando hasta convertirse en tres vinos de gran calidad (por lo pronto, ya que no descartan producir y lanzar al mercado otros tipos de vinos) en la entrevista que amablemente nos concedió el Dr. Alejandro Cabello Pasini, el mayor de “hermanos artesanos”, los fratelli Pasini.

Dr. Alejandro, tenemos entendido que se dedica a la investigación en la UABC, ¿podría compartir con nosotros un poco de su trayectoria?
Pues de alguna manera me fascinó el mar desde que estaba pequeño.  Me dedicaba a la pesca y a la pesca submarina con mi hermano y el hijo del enólogo de Bodegas de Santo Tomas, Dimitri Tchelistcheff desde que tenía 10-11 años.  Después de terminar la preparatoria estudié Oceanología, luego una maestría en Oceanología Biológica y finalmente un doctorado en Estados unidos sobre Oceanología costera.  Sin embargo el trabajo de mi investigación lo dediqué toda mi vida al estudio de la fisiología vegetal marina y terrestre.  En los últimos años, estudié una especialidad en vinicultura en la Universidad de California en Davis.  He realizado dos estancias de investigación en el Laboratorio del Dr. Andrew Walker en UCDavis sobre genética de vides.  He tratado de relacionar la investigación que realizo en el Instituto de Investigaciones Oceanológicas de la universidad Autónoma de Baja California sobre aspectos viticulturales y Enológicos.  En este instituto he realizado investigaciones sobre la precipitación de proteínas utilizando polisacáridos de algas marinas.  Estos estudios los publiqué en el American Journal of Enology and Viticulture.  Con este estudio recibí en México el Premio Nacional de Ciencia y Tecnología en el 2005.  Algunos estudiantes de mi laboratorio también han realizado estudios sobre la precipitación de polifenoles en vino tinto utilizando productos de origen marino.  Por otro lado, también realizo estudios sobre la salinidad de los vinos mexicanos que en un futuro próximo serán publicados.

¿De dónde viene el interés de hacer vino?, ¿cómo aprende a crear vinos?
Cuando era pequeño, conviví mucho con el hijo del enólogo de Santo Tomás.  Íbamos mucho a los viñedos de Santo Tomás y pasaba muchas horas en las Bodegas.  Era una aventura ir a la cava subterránea en Ensenada, subir a los toneles de fermentación, comer las uvas que se caían de los camiones o de los molinos.  Siempre me pareció un mundo muy interesante.  Desde los 12-13 años hacíamos experimentos de fermentación, un tanto a escondidas.  Posteriormente, hacia vinos de frutas que intentaba vender (y finalmente regalaba) a los amigos, papás de mis amigos, en algunos casos funcionaban, en muchas ocasiones no, sin embargo, nos divertíamos. Plantamos unas cuantas  vides en el Rancho, que ahora tienen unos 40 años, y hacíamos vino para el consumo familiar y regalo para amigos.  Todo lo que sé del vino ha sido porque lo he leído y porque lo he experimentado.  Sigo experimentando y sigo aprendiendo. Poco a poco, el hobbie se salió de las manos y ahora contamos con 3 hectáreas de vid, una pequeña bodega y una pequeña cava subterránea.

En estos momentos producimos 500 cajas anuales y llegaremos a un máximo de 2000 cajas anuales.  De esta manera creemos que mantendremos ese espíritu familiar y podremos controlar la calidad de nuestro producto.


Fratelli nos refiere de inmediato que lo acompaña sus hermanos en este proyecto, ¿Nos puede comentar a grandes rasgos en consiste el proyecto Vinícola Fratelli Pasini (VFP)?
En nuestra familia, además de nuestros padres, somos cuatro hermanos.  Nuestro proyecto está conformado por los hermanos, que se traduce en Italiano a Fratelli, a lo cual agregamos nuestro apellido materno Pasini, y de ahí nació Fratelli Pasini (Hermanos Pasini).  Aunque tenemos muchos años haciendo vino para la familia y amigos, en el 2009 nos conformamos como empresa de manera legal.  El rancho de nuestra propiedad lo compro mi padre en San Antonio de la Minas hace 40 años y desde entonces ese rancho se dedico principalmente a los nogales. Hasta hace 10 años, iniciamos la plantación de unos viñedos más extensos.

¿Cuál sería el objetivo en términos de vino que se ha fijado VFP?
Este proyecto nació como una actividad familiar y pretendemos que se mantenga como tal.  En estos momentos producimos 500 cajas anuales y llegaremos a un máximo de 2000 cajas anuales.  De esta manera creemos que mantendremos ese espíritu familiar y podremos controlar la calidad de nuestro producto.

Alejandro y Aldo Cabello Pasini, sosteniendo los tres vinos resultado de su proyecto.

¿Cómo se imagina que el público disfrute de sus vinos?
Creo que principalmente nos dedicaremos al vino tinto, sin embargo, no descarto la producción de algo de vino blanco y otro tipo de vino.  De hecho, el año pasado se produjo una pequeña cantidad de un vino cosecha tardía. La idea de nuestros vinos es que sean fáciles de tomar, bien estructurados sin que lleguen a ser tremendamente complejos. Creemos que la fruta debe de ser la parte fundamental de nuestros vinos, sin que la madera llegue a opacar estos aromas de fruta.

San Antonio de las Minas, desde mi punto de vista, tiene un clima privilegiado para la producción de uva de calidad.

¿De dónde se toma la materia prima de los vinos Artigiano?
 La fruta de los vinos Fratelli Pasini proviene de nuestros viñedos.  Tenemos un viñedo de 3 hectáreas que tiene principalmente Tempranillo, aunque tenemos también, Cabernet Sauvignon y Nebbiolo.  Esperamos plantar en un futuro un poco de Grenache.  El Grenache de Artigiano Grenache Tempranillo proviene del intercambio con un amigo productor local. Nuestra propiedad, tanto los viñedos como nuestra pequeña bodega, se encuentran en San Antonio de las Minas, Baja California.  Este valle es la entrada al valle de Guadalupe, la región más cercana al mar.

¿De qué edad son las vides?, ¿ cuánto está cultivado de cada varietal?
Aunque tenemos unas cuantas vides de 40 años, el viñedo comercial se compone de tempranillo y  Cabernet que tienen vides que tienen desde 3 hasta 10 años.  Por otro lado, tenemos también vides Nebbiolo que tienen 2 y 3 años.  La plantación del viñedo continuará poco a poco.  Nos interesa experimentar con algunas variedades que pensamos que expresarán un buen carácter en el Valle de San Antonio de la Minas.  Se tiene aproximadamente 1.5 ha de tempranillo y el resto es Cabernet y Nebbiolo.

La Sommelier Pilar Meré, del Comité de Vino Mexicano
del Consejo Mexicano Vitivinícola charlando
con el Dr. Alejandro sobre sus vinos.

¿Qué características considera únicas del terroir que se vean reflejadas en sus vinos?
San Antonio de las Minas, desde mi punto de vista, tiene un clima privilegiado para la producción de uva de calidad.  Nos encontramos a aproximadamente 10 km de la costa del pacífico.  Durante las mañanas es frecuente que las brisas marinas cubran los campos de este Valle, lo que no sucede en otras regiones vitivinícolas, cuando menos no tan seguido.  Estas brisas ayudan a refrescar el valle lo cual provoca que la maduración sea más lenta.  Siento que los vinos de esta zona pueden resultar mas frescos, mas frutales y es algo que debemos aprovechar.

¿Qué vinos producen ahora?, ¿que añadas  están en el mercado actualmente de cada uno?
Actualmente, tenemos en el mercado tres vinos de la Familia Artigiano.  El primero, Tempranillo-Cabernet Sauvigon, que fue nuestro primer vino en el mercado, segundo, Cabernet Sauvigonon (100%), y por ultimo un vino joven y fresco a base de grenache y tempranillo. Debido a nuestra limitada producción, solo queda en el mercado la añada del 2008.

Nosotros estamos realmente preocupados y consideramos que se deben hacer estudios para entender los procesos hidrogeológicos de la zona y proponer soluciones que realmente sean implementadas por diferentes instancias de gobierno.
Vemos que algunos Artigiano son coupage, y hay un Artigiano monovarietal Cabernet Sauvignon, ¿qué fue más fácil de lograr los coupage o el Cabernet?
Pues los coupage han salido en base a la experimentación, sin duda que el tempranillo-cabernet es una mezcla que funciona, y funciona muy bien, ambas cepas se complementan y potencializan una a la otra.  Por otro lado, el monovarietal de CS es un poco más corpulento lo cual lo hace diferente a la mezcla con tempranillo.  Ambos han funcionado muy bien.  Sin duda alguna que mi varietal preferido es el tempranillo.  El manejo del viñedo se me hace menos complicado que el CS siempre y cuando uno esté atento a prevenir la cenicilla en este varietal.  Debido a la humedad por la cercanía al mar, Tempranillo en nuestra propiedad es más propensa al ataque de la cenicilla.

¿Alguna cepa que no le agrade por alguna razón?
No hay varital que no me guste, todos tienen mucho que aportar.

Mucho se ha dicho de los problemas del Valle de Guadalupe como la calidad del agua y el saqueo de arena de la cuenca de los ríos, VFP comparte esas preocupaciones?
Los problemas del agua en el valle de Guadalupe son reales, tanto desde el punto de vista de la cantidad de agua como de la calidad del agua.  Aunado a esto, se tiene el problema de la extracción de arena de las cuencas.  Nosotros estamos realmente preocupados y consideramos que se deben hacer estudios para entender los procesos hidrogeológicos de la zona y proponer soluciones que realmente sean implementadas por diferentes instancias de gobierno.  De inicio, creo que el gobierno debería orientar sus esfuerzos a promover la investigación en la zona para entender el problema claramente.

Aldo y la Sra. Cabello Pasini con sus vinos

Vemos un gran interés por parte de los jóvenes, digamos entre 25 y 30 años por conocer de vinos, que se atreven a probar vino de muchas regiones. VFP de alguna manera piensa en ellos al promocionar sus vinos,  ¿qué les gustaría comunicarles?
Un mercado que nos interesa muchísimo es el joven.  Si puedes notar, nuestras etiquetas tratan de ser contemporáneas, no siguiendo un esquema tradicional.  Lo anterior con la idea de que la imagen sea también atractiva al mercado joven.  Pero más importante, tratamos de que nuestros vinos sean jóvenes, fáciles de tomar, que no sean aburridos, que sean frescos.

En su perspectiva, ¿cómo ve el mercado mundial del vino?
La realidad de las estadísticas es que el consumo de vino, la producción de uva y la cantidad de hectáreas plantadas de vid se han encontrado en descenso desde hace 25 años a nivel mundial.  Sin embargo, siendo una empresa tan pequeña tenemos un impacto solo a nivel local.  Es aquí en donde podemos impactar, tratar de comunicar nuestra actividad familiar al resto de nuestros amigos consumidores y tratar de que año con año nos busquen por los productos honestos que salen de nuestra bodega. 
Seguramente que veremos ofertas muy interesantes de Asia en cuanto a los vinos.  Tienen una gran producción de uva, una gran cantidad de terrenos aptos para la producción de uva de calidad, un gran empuje hacia la vinificación de calidad, institutos dedicados a la investigación y una economía sólida.  El nivel adquisitivo de los Asiáticos, y los Chinos en especial, hace que ahora exploren en el consumo de vino, primero con vinos extranjeros pero también con vinos propios.

Por otro lado, estas mismas redes sociales y el uso del internet nos ayudan a que las bodegas se acerquen a los consumidores finales, que se escuche la opinión y preferencias del mercado.


¿Qué planes a futuro existen para la bodega?
Los experimentos del año pasado con las primeras uvas de Nebbiolo resultaron muy interesantes.  Sin duda que este año podremos producir cuando menos unas 100 cajas.  Este es nuestro nuevo proyecto enológico por el momento.  En cuanto a la bodega, pues necesitamos terminar nuestro espacio de vinificación y cava. Aunque ya están construidas, falta la parte del embellecimiento de nuestros espacios lo cual toma tiempo y es costoso.

Nosotros como medio, nacimos en la era del blog, twitter y las redes sociales, ¿qué piensa de estos medios como un medio de comunicación para las bodegas mexicanas?
Sin duda alguna que los tiempos han cambiado, los nuevos sistemas de comunicación llegan a mucha más gente y mucho más rápido que nunca.  Las vinícolas tendremos que integrarnos a estas nuevas redes sociales si es que queremos ser competitivas.  Por otro lado, estas mismas redes sociales y el uso del internet nos ayudan a que las bodegas se acerquen a los consumidores finales, que se escuche la opinión y preferencias del mercado.  Nosotros como bodega, estamos en facebook, twitter y tenemos una pagina web en construcción con la idea de acercarnos a todos nuestros amigos consumidores.


La trayectoria académica y práctica del Dr. Cabello Pasini y del entusiasta trabajo de todos los hermanos ha dado como resultado tres deliciosos vinos que más adelante en una pequeña cofradía del vino, entre un grupo de amigos examinamos y degustamos sin prisa alguna en un plan más hedonista que técnico. Aunque hubo diferentes opiniones, el común denominador fue que son vinos frutales, con buena complejidad y muy equilibrados.

En la siguiente entrega, la nota de cata de cada uno de los vinos de esta bodega.
Agradezco mucho al Dr. Alejandro Cabello por su tiempo para responder esta entrevista, ¡mil gracias!



Mientras tanto, les invito a descorchar un vino, disfrutarlo y compartirlo, no hay mejor maridaje para un vino, que una grata compañía.

¡Salud!
Dr. Salsa.

Bookmark and Share




Otras notas relacionadas:
Mi Selección Mexicana
SED de México: Abanico de posibilidades
El Vino Mexicano, desafíos y oportunidades: Viticultura Unida 2009 
El Vino Mexicano, desafíos y oportunidades: Viticultura Unida 2009 (Parte II)
Dualidad: Arte y ciencia, hombre y viña. Cata de vinos con JOsé Luis Durand


Enlaces externos relacionados:

Nota de cata de los chicos Buenavida

Experiencia del Festival de los 100 Vinos Mexicanos en Viñedos La Redonda

Cata de vinos de Argentina, España y México de Miguel Guzmán Peredo


Venta de vinos Artigiano en www.vinoclub.com.mx y en Club Bacus http://bacus-mexico.blogspot.com/
Mi Selección Mexicana
Ahora que está la máxima efervescencia por el soccer con motivo del inicio de la Copa del Mundo de Soccer en Sudáfrica, y en particular el partido inaugural entre México y el país anfitrión, vino a mi mente, ¿cuál sería mi Selección Nacional... de vinos Mexicanos?

(foto de www.oleole.com)

Asi que recapitulando lo que he conocido de vinos mexicanos en las últimas semana y pensando que quizás la mayor parte del público (por ahora) no esté dispuesto a invertir más allá de unos cuatrocientos pesos en vino, organicé una lista de mis 11 vinos "seleccionados" e invito a usted amabale lector que nos comparta su opinión y más importante, su propia selección de 11 vinos mexicanos en un rango de precio en tienda de hasta $400.

Por lo pronto he aquí mi propuesta.

(Menciono: tipo de vino, bodega, nombre del vino, cepas y un precio aproximado en tienda)

 1. (Espumoso) Freixenet; Sala Vivé Brut NV; Chenin, Sauvignon Blanc, Pinot Noir, Macabeo Ugni Blanc; $145


2. (Blanco) Barón Balch'é; Auro 2008; Chardonnay, $190



3. (Rosado) Sinergi-VT; Coco Rosé 2008; Moscato di Canelli y Grenache; $284


4. (Rosado) Pasión Biba; Rosado 2009; Zinfandel; $115

5. (Tinto) Adobe Guadalupe; Jardín Secreto 2;  Tempranillo y otras variedades; $259

6. (Tinto) Vinisterra, Macouzet Tempranillo ; Tempranillo; $400

7. (Tinto) Tres Valles, Jalá, Cabernet Sauvignon y Grenache Noir; $311


8. (Tinto) Torres Alegre y Familia; Del Viko 2005; Nebbiolo, Grenache, Tempranillo, Zinfandel, Cabernert Franc, Merlot; $290

9. (Tinto) Fratelli Pasini; Artigiano Grenache Tempranillo 2008; Grenache y Tempranillo; $222


10. (Tinto) L.A. Cetto; Nebbiolo Reserva Privada 2004; Nebbiolo; $150


11. (Tinto) Viñedos Malagón, Equua  2007, Grenache y Petite Syrah; $373


Enviando todas las mejores vibras para la actuación del Tri mañana en Johanesburgo, esperamos con cierta ansiedad el inicio del torneo el día de mañana, ¡suerte al tricolor!

y por el mundial... ¡Salud!
Dr. Salsa
SED de México: Abanico de posibilidades
Grande fue el evento y mucho mayor fue el privilegio de participar en ésta reunión sin precedentes de bodegas, enólogos, distribuidores, chefs, sommeliers, restauranteros y medios de comunicación el cuál se llevó a cabo el caluroso sábado 22 de Mayo en la Plaza de Toros México bajo el nombre SED de México.

Fue una fiesta cuyos protagonistas fueron el vino mexicano y la gastronomía nacional.

Tal y como ha comentado Pilar Meré, Coordinadora del Comité del Vino Mexicano del Consejo Mexicano Vitivinícola, el objetivo del evento fue incentivar a los participantes de toda la cadena de valor, desde la producción hasta los puntos de venta y centros de consumo a reconocer la amplia propuesta del vino nacional y fomentar su consumo en los diferentes espacios disponibles, apoyándolo cada quien en su posición en la cadena.



De todo para todos: diversidad del vino mexicano

Este evento fue regocijante en varios sentidos, lo más importante fue constatar una realidad de la industria del vino nacional: ha crecido y viene cada vez con más fuerza y determinación a conquistar los paladares dentro y fuera del país.

Alrededor del ruedo, en las carpas colindantes de bodegas grandes y pequeñas se podían degustar de manos de sus propietarios, enólogos y winemakers las propuestas de cada empresa, constatando la pasión que le ponen estos emprendedores a la ardua labor de crear buen vino. Ahí estaban mesa con mesa: Adobe Guadalupe, Barón Balché, Bodega de la Hacienda de Letras, Bodegas de Santo Tomás, Bodegas Ferriño, Bodegas San Rafael, Casa Madero, Casa Pedro Domecq, Cavas Freixenet de México, Cavas Valmar, Château Camou, El Mogorcito, Finca Monasterio, L.A. Cetto, Mogor Badan, Monte Xanic, Pasión Biba, Rincón de Guadalupe, Roganto, Santa Úrsula, Tanama, Valle Redondo, Villa Montefiori, Vinart, Vinos Bibayoff, Vinos MD, Vinos Moebus, Vinos Palafox, Viña de Liceaga, Viñedos Buena Fé, Viñedos de Lafarga, Viñedos La Redonda, Viñedos Santa Ana, Viñedos Santo Domingo y Xecue entre otras.

Vista del ruedo con las carpas de las bodegas

Las casas de mayor tamaño tenían varias líneas de vinos, estilos y cepas a ofrecer, había empresas que presentaron dos, tres etiquetas, pero no por ello menos valiosas, ya que con su estilo artesanal y de producción muy limitada, le apuestan más a la calidad que al volumen encontrando sus nichos propios.

¿Qué significa esta diversidad de propuestas al consumidor promedio?, me parece que le ofrece versatilidad a los consumidores porque hay vinos de precios muy accesibles de calidad razonable, así como vinos mucho más complejos, sutiles y bien logrados a diferentes precios. Esta diversidad también se presenta en la calidad, atrás han quedado los días en que habían vinos mexicanos de dos tipos: los muy baratos pero de baja calidad o los vinos “Premium” de altísimo precio.

Ahora prácticamente todas las bodegas, han visto oportunidad entre estas dos gamas de vinos y ofrecen productos con interesante balance entre precio y calidad.

Bodega San Rafael sirviendo el Pasión Meritage

Esta diversidad era evidente conforme se iba recorriendo el “ruedo”: vinos artesanales de producción muy limitada, vinos jóvenes y afrutados, vinos intensos en aromas y sabores, vinos más pulidos, vinos frescos, vinos corpulentos, vinos tánicos, vinos dulces, simplemente más opciones de las que un paladar puede degustar en una tarde.


La gastronomía y el vino mexicano.

El tema de la gastronomía nacional fue el otro protagonista de este gran evento, desde el acceso principal el visitante tuvo la oportunidad de agasajar sus sentidos con un “mercado” dispuesto en la manera tradicional mexicana, con productos orgánicos que estaban relacionados con los sabores y aromas comúnmente encontrados en los vinos.

Dado que una parte fundamental del vino es su maridaje, se le dio gran importancia a la gastronomía en el evento demostrando que esta diversidad de platos de la comida mexicana puede encontrar un buen maridaje entre tantas opciones disponibles.

Mmm deliciosos postres de cítricos y flores

A media tarde empezó un desfile de coloridos tablones con los platillos preparados para la ocasión por los chefs de reconocidos restaurantes, empresas de catering y escuelas gastronómicas. Festín que detalladamente describe Alicia Gironella De’Angeli colaboradora del diario El Universal, en su artículo “Desarrollo de la corrida Sed de México”, de los cuáles tuvimos el privilegio de disfrutar algunos platillos esa tarde, de los que recuerdo: tamal de cazuela de polenta y cordero , tostadita de marlin en escabeche yucateco, chilapita de cebiche naranja, itacate de hongos, mixiote de conejo, hojaldra de pollo con mole negro y postre de cítricos, flores y frutas que estuvieron deliciosos.

Toda esta colorida fiesta de vino y comida mexicana fue amenizado con música de DJ, música bailable de estilo cubano que tendré que decir me encantó y hasta mariachis para cerrar con broche de oro esta gran reunión de bodegas vinícolas.



Perspectivas del mercado del vino mexicano

Otro aspecto interesantísimo del evento fue el encuentro con los propietarios y enólogos de las bodegas que acogieron a los visitantes como amigos, y cada uno de ellos compartieron la enorme pasión que aplican a cada uno de sus vinos, y quedó manifiesta la dimensión social de esta industria, ya que cada proyecto representan empleos para muchas familias en cada una de las regiones.

Lui Hussong: “El único sueño es que algún día todo el vino, no sólo el nuestro, sino todo el vino mexicano sea bandera como producto de calidad de México en el mundo”

A lo largo del evento, el tiempo rápidamente se escurrió entre saludos y charlas con enólogos, sommeliers, amigos de otros medios, propietarios de las bodegas, tratando de recuperar la perspectiva de cada uno de ellos del vino mexicano y su futuro.

Además de la diversidad el otro factor común que encontré fue la pasión de los productores. Muchas bodegas le están apostando al futuro de los valles, cada uno con su propuesta particular. Como lo comentó Luidwig Hussong, a quien todos llaman amablemente “Lui”. Joven enólogo de la bodega San Rafael, egresado del Napa Valley College en dónde cursó un programa de enología y gastronomía, bajo la tutela de la Dra. Geraldine Ritchie: “El único sueño es que algún día todo el vino, no sólo el nuestro, sino todo el vino mexicano sea bandera como producto de México en el mundo” afirmó el joven ensenadense.

Charlando sobre cómo invitar a nuevos consumidores de vino a deleitarse con vino mexicano, Lui comentó: “Que crea [el consumidor] en nosotros, la verdad le estamos echando muchas ganas los productores de Ensenada, muchos somos pequeños y familiares, hay que apostarle al vino mexicano y estoy seguro que se llevarán una super grata sorpresa”.

Con respecto a la evolución del mercado, Ricardo González Cruz, propietario de la bodega Vinos Tanama, ganador de varias medallas en concursos con el vino “Californio” 2003 y 2004, comentó: “Qué den el paso [los consumidores], la verdad es que hay 1500 etiquetas nacionales que se producen en cerca de 70 casas vinícolas y que están ganándole terreno a las importadas y en el exterior estamos ganando medallas y también se está exportando el producto, esto demuestra su calidad”.

Los protagonistas de tarde


¿Qué se puede hacer para apoyar al vino mexicano?
Una pregunta recurrente en charlas con propietarios de bodegas, enólogos, ingenieros agrónomos, en cada foro que participo y a la que he encontrado diferentes puntos de vista. La verdad el tema es complejo y arrastra tradiciones y formas de negocios que serán difíciles de cambiar, pero en todos lados encuentro optimismo al respecto.

Retomando las ideas que Carlos Valenzuela expresó en su Editorial “Tenemos Sed de México”, coincido con Carlos en todos los conceptos: hay que propiciar la creación de eventos similares pero abiertos a todo público, sobre todo para aquellos que no conocen de la calidad del vino lo puedan constatar en su paladar.

Promover el consumo del vino mexicano en los restaurantes, y acá habrá que buscar nuevas fórmulas ganar-ganar, en los que tanto distribuidores y el sector restaurantero le vean más provecho a largo plazo de listar las bodegas nacionales en sus cartas, también va de la mano exigir a los distribuidores políticas justas de precios.

Hacia el exterior, sin duda la creación de marcas colectivas que permitan a todos los productores, sobre todo los pequeños llevar su producto más allá de las fronteras. Las marcas de “Vinos de España” o “Burdeos a tu alcance” es una forma de crear nuevos canales de distribución para los vinos de sus respectivos países.

Yo añadiría, tal y como sugirió una amiga propietaria de una tienda especializada, crear un programa de difusión del mercado mexicano en las escuelas de gastronomía a lo largo y ancho de la república mexicana, para que sean ellos los embajadores de los productos que lo merezcan en términos de calidad.

Del lado de los consumidores, me parece que tan solo con darle oportunidad a los vinos mexicanos es un gran paso, muchos argumentarán que los precios no están accesibles, pero hoy día es cuestión de buscar, habrá más de un vino Mexicano que cumpla una buena relación de precio y calidad. La mayor parte de la gente que conozco, conforme se van quitando prejuicios sobre los caldos nacionales, escucho de su parte la grata sorpresa de encontrar vinos muy buenos, a precios razonables.

Quiero agradecer a Mauricio Parra de Vinoclub cuya charla nos ayudó a entender mejor la realidad del vino mexicano, y de quien sin su apoyo no habríamos tenido acceso a este evento. También a Abel Bibayoff y Ricardo que nos recibió como amigos en su estancia en la ciudad de México. A Roberto de la Parra cuya extensa e interesantísima charla sobre la evolución de la gastronomía nacional fue grandamente enriquecedora.

A todos los representantes de las bodegas, y por supuesto a los alumnos de la Escuela Superior de Turismo y Gastronomía, del Centro Universitario CEDA de Ecatepec que se rifaron esa soleada tarde para atender a cerca de dos mil invitados. También a todos los chefs y coordinadores de la parte gastronómica. Y finalmente al Consejo Mexicano Vitivinícola quienes se aplicaron en la organización de un evento de este tamaño y creo que les quedó muy bien, aunque como siempre, dejó con mucho aprendizaje para mejorar en futuros puntos de encuentro.



Más que el inicio del vino mexicano de calidad, me parece que este evento demuestra el gran avance que ya se tiene. Faltará mucho que hacer por parte de todos, sin embargo la mejor parte es que el vino mexicano aún tiene mucho futuro y creo que todas estas nuevas propuestas tanto de las grandes empresas como de los proyectos familiares, están aportando nuevas ideas y un dinamismo que impulsa a toda la industria hacia delante, cuyos beneficiarios somos nosotros: los apasionados por el vino.

Tal como lo definió Carlos Valenzuela, como “consumidor crítico” no dejes de darle oportunidad al vino mexicano: “Cuando pienses en vino, decide por México”.


¡Salud!
Dr. Salsa.




Notas relacionadas:
El evento SED de México en imágenes

El Vino Mexicano, desafíos y oportunidades: Viticultura Unida 2009


El Vino Mexicano, desafíos y oportunidades: Viticultura Unida 2009 (Parte II)


Posters de la 8a Cata de la revista Día Siete: Los 30 mejores vinos Mexicanos


Dualidad: Arte y ciencia, hombre y viña. Cata de vinos con JOsé Luis Durand



Más información sobre SED de México:

Videoentrevistas de Turística Gourmet a los participantes de SED de México

Editorial de Vinísfera: Tenemos “Sed de México”


Reseña de Vinoencuentro: SEDe México un evento Monumental


Comentarios de Rafa Ibarra: Magno evento enológico y gastronómico


Reseña del evento Sed de México en Chilango: SED de México


Artículo de Vinoclub, SED de México


Desarrollo de la “corrida” Sed de México en el Universal


“Corrida” de vinos y cocina nacionales en el Universal


Video Sed de Mexico Vinos Valle Redondo 2010


Consejo Mexicano Vitivinícola
El evento SED de México en imágenes
Fue un gran encuentro de los participantes del mundo del vino mexicano que se dieron cita el pasado sábado 22 de Mayo en la Plaza de Toros de la Cd. de México, más de 35 bodegas, chefs y sommeliers para compartir una probadita de la amplia oferta en vinos mexicanos que existe.

"Cuando pienses en vino, decide por México"

Cálidas y rosadas tardes en la Ciudad
El calor en la Ciudad de México puede desencadenar reacciones diversas, sin embargo, tratando de rescatar lo positivo, no hay como la experiencia de compartir una charla entre amigos, o mejor aún entre dos, en una cálida tarde en la terraza de un restaurante mientras el calor sofocante se convierte lentamente en una corriente de aire tibio, todo esto acompañado con un buen vino blanco, espumoso o rosado que refresque al grupo de amigos, o a una pareja al cobijo de una sombrilla.

Los vinos rosados han sido incomprendidos: despreciados por los "tintocéntricos" y mirados con suspicacia por los amantes de los vinos blancos.

Los vinos rosados han sido unos vinos incomprendidos en el mercado local, ya que algunos empresarios de vinos comentan que en Europa son la bebida común para los veranos.

Despreciado por los “tintocéntricos” (término acuñado por Benjamín en su blog Gota a Gota  y mirado con suspicacia por los amantes de los vinos blancos a lo largo de los años, este tipo de vino se ha visto marginado, lo cuál resulta paradójico para uno vino que puede ser el más versátil de todos.

Sin duda habrá quien difiera de esta opinión, pero los vinos rosados son muy flexibles, en lo personal creo que son muy adecuados para los paladares que vienen incursionando con los vinos. Dejando de lado el hecho de que generalmente son económicos, éstos rosados amigos son mucho más frescos y afrutados que cualquier tinto, y algunos tienen un poquillo de azúcar residual que los hace menos extraños para las personas que no están moldeadas a los vinos secos.

Funcionan excelentemente como aperitivo, yo en lo particular en mis reuniones a la hora de la comida, el primer vino que ofrezco a los invitados es una copa de vino rosado bien frío, y siempre me han correspondido con una sonrisa y una frase similar a: “está bueno eh!”.

Sobre el maridaje los vinos rosados van muy bien con ensaladas, sobre todo aquellas que vienen aderezadas con salsas y vinagretas de frutas.

Cómo he aprendido que los mejores vinos son aquellos que uno descubre, acepté la recomendación y vaya que si fue una grata sorpresa.

Imáginese usted, en una terraza resguardado del sol, rodeado del calor estival y llevándose al paladar una ensalada de lechugas con rebanaditas de fresa, trocillos de blue cheese, cubiertos con un aderezo de frambuesa y percibiendo en el paladar una sinfonía de sabores contrastadas en texturas con crujientes trocitos de nuez, todo acompañado de frescos sorbos de un vino rosado, uf!... el paraíso en la tierra.

También el vino rosado puede ser armonizado con platos de aves o pescado poco condimentados y algún osado los ha sugerido con mole, yo preferiría un molito con un tinto especiado y corpulento, pero acá como en todo lo que se refiere al vino, es totalmente subjetivo y cuestión de gustos. Usted no se detenga, y haga sus propias experiencias.



Y hablando de experiencias, en alguna cata mi amiga Elvira me sugirió que probara un Pinky Chick Rosé 2008 de la bodega eslovena Pullus de la región de Ptuj.

Cómo he aprendido que los mejores vinos son aquellos que uno descubre, acepté la recomendación y vaya que si fue una grata sorpresa.

Llama la atención desde la etiqueta, una sensual silueta femenina definitivamente muy lejos de las litografías de los Chateaux, resulta una divertida y atrevida presentación al consumidor.

Y no puedo menos que recomendarlo para todos aquellos y aquellas que buscan un vino sin complicaciones que resulte agradable, fresco y tentador.

El Pinky Chick Rosé elaborado en base a Pinot Noir y Blauer Koelner (¿alguién había leído de esta variedad?, yo no hasta ahora), además ha ganado una medalla de plata en el Concours Mondial de Rosé en Cannes, Francia.

En copa presenta un agradable color salmón, límpido y brillante. En nariz se perciben notas florales y a fresa roja fresca. En el paladar tiene un ataque suave, llena la boca de sabores agradables a fruta, presenta una acidez bien integrada y tiene un final medio muy interesante con remiscencias a frutas ligeramente amargo pero que no lastima ni incomoda el paladar.

El Pinky Chick Rosé será muy bien recibido por sus comensales, con o sin experiencia en vinos. No hay secretos: es un vino semi-dulce, pero que no resulta empalagoso y tan solo de 11.5% de graduación alcohólica.

Con certeza será el compañero idóneo para una reunión de amigos en estos días calurosos. Sorprenderá a aquellos que creen que conocen todos los vinos del mundo, recibirá el beneplácito de aquellos que no tienen tanta experiencia en vinos y será una de esas tardes que quedan impresas en la memoria, en el paladar y en el corazón.

¡Salud!
Dr. Salsa





Otras notas relacionadas:
Cata de cuatro buenos vinos sudafricanos

Posters de la 8a Cata de la revista Día Siete: Los 30 mejores vinos Mexicanos

Cata de tres estupendos vinos mexicanos de ¡bajo costo!

Cata de vinos de Bordeaux con Sophie Avernin



Enlaces externos relacionados con esta nota:

Más información sobre la historia y el proceso de vinificación de los vinos rosados
Rosados: vinos de una noche

Página de Rok Perkavac, importador de los vinos eslovenos a México

Bodega Pullus