Amor y pasión por el vino mexicano: Bodega Xecué
Yo creo que una de las virtudes de la cadena de tiendas especializadas Club Bacus, es que está poniendo en comunicación directa a la gente que hace el vino mexicano con los consumidores al realizar catas de vinos de diferentes empresas nacionales en conjunto con los propietarios de las bodegas, enólogos e ingenieros agrónomos.

 

Esta situación permite a los consumidores ampliar su conocimiento de las etapas de producción del vino, desde la concepción de un proyecto, en el caso de iniciativas relativamente nuevas y también de conocer la tradición que tienen las bodegas de más años en el negocio.

Xecué Reserva 2005

Adicionalmente amplia el conocimiento de las etapas del vino, pasando por el cultivo y cuidado de la viña, los procesos de vinificación en bodega hasta temas de distribución y mercados.

En este contexto fue un privilegio conocer del proyecto vitivinícola mexicano Xecué, un proyecto que refleja por un lado la experiencia de muchos años invertidos en el Valle de Guadalupe y por otro un lado mucho más humano: la pasión en todo lo que se emprende.

El concepto original fue compartir, pasárselo agradable y brindarle a nuestros amigos lo que hacíamos.


Al tiempo que escuchamos los comentarios sobre la bodega y de los vinos que produce de voz de Alberta Ceja, enóloga de Xecué, probamos tres vinos: el Xecué Cabernet Sauvignon 2006,  el Xecué Merlot 2006 y el Xecué Reserva 2005, todos creados a partir de  uva proveniente de los valles de Baja California y con paso por barrica. Vinos que actualmente se distribuyen en Los Cabos, Cancún, Monterrey, El Bajío, Veracruz y Ciudad de México, a pesar de su limitada producción.

Gracias a Emilie Valencia y Alejandro Zárate, tuvimos oportunidad de hacerle unas preguntas a Alberta que amablemente nos atendió.

- Alberta, ¿cuéntanos cómo nació este proyecto de Xecue?
Este proyecto primero nace de la necesidad, del desempleo, pero también nace de algo que veníamos haciendo. El desempleo fue como el parteaguas para hacer negocio pero  nosotros ya veníamos haciendo los vinos para compartir y convivir con los amigos. El concepto original fue compartir, pasárselo agradable y brindarle a nuestros amigos lo que hacíamos.

 La Ing. Alberta Ceja en la plática de la bodega Xecué

- Tenemos entendido que tu esposo José Luis Hernández, es ingeniero agrónomo, ¿cómo se reparten las tareas de la empresa?
José Luis es uno de los mejores agrónomos que se ha especializado en viticultura por muchos años en Baja California. Yo soy la parte química, la parte enológica y también llevo las tareas administrativas del negocio y José Luis se encarga de la parte operativa de la bodega y de los viñedos, si hicimos muy buena mancuerna.

- ¿Hace cuánto tiempo nació el proyecto?
Ya como negocio nació en el 2005, estamos hablando de cinco años. Antes de estos cinco años ya teníamos unos seis años vinificando de una a cuatro barricas por año para tener siempre que ofrecerle a los amigos que nos visitaban en el rancho.

- ¿Cuál fue su primer vino?
Comercialmente fue la cosecha 2005,  que sacamos el Cabernet y Merlot, y el reserva que está ahora en venta también es del 2005, los varietales nada más tienen un año en barrica mientras el reserva tiene dos.

- ¿Qué distingue a Vinos Xecué de toda la oferta de vinos de Baja California?
Mira, yo creo que lo que nos separa de los demás, sin menospreciar a nadie por supuesto porque hay excelentes vinos de Baja California, es la intensidad, es la pasión que nosotros tenemos porque nada fue planeado, se fue dando y creo que si logramos transmitir esa pasión e intención en la botella, en el vino. El hecho de que los vinos estén para tomarse con los alimentos como que te obliga a que te sientes con tu amigo, con tu novio, con tu amante con lo que tu quieras y se convierte en un elemento de convivencia y precisamente esa es la intención, son vinos que tienes que compartir con alguien.

Xecué significa “Amor” y el logo es una hoja de viña con forma de corazón, porque es el amor de mi esposo y mío en el vino y queremos compartirlo con todos.

- ¿Que tan grande es su producción?
Actualmente producimos 1,200 cajas de producción, 150 del Xecué Reserva y el resto se reparte entre Cabernet y Merlot, el proyecto es para 5,000 cajas, lo vamos a topar a ese volumen, espero en este año en la cosecha del 2010 doblar la producción. Ya tenemos nuestra propia uva para cosechar, el hecho de que nosotros comprábamos la uva no nos dejaba crecer, ahora ya es nuestro propio viñedo con más flexibilidad para incrementar nuestra producción y espero que eso reditué en una reducción de los precios.

Ya tenía tiempo que nos invitaban a la Cd. de México y nosotros no estábamos listos.
No tenemos prisa, como a todos nos preocupa la situación económica, pero todo va llegando a su tiempo y ahora es momento de que nos conozcan: estamos más fuertes y consolidados, tenemos más producto que ofrecerles, el proyecto está más estructurado y ustedes que son enófilos 100%, yo creo que lo que les vamos a ofrecer es bastante bueno.

A veces mucha gente dice que con el precio que entres al mercado ya no lo puedes bajar, pero yo espero que una vez que yo haga crecer mi producción bajar el precio. Ojalá que si lo pueda lograr, mi intención es que mucha gente conozca nuestros vinos.

- Nos gustó mucho el tema de que, ¿Xecué significa “Amor” en idioma Kiliwia cierto?
Cierto, estos vinos son nuestros hijos. Somos segundos matrimonios ambos, y nosotros no tenemos  hijos en común más que el vino, por eso se llama Xecué que significa “Amor” y el logo es una hoja de viña con forma de corazón, porque es el amor de mi esposo y mío en el vino y queremos compartirlo con todos.

- ¿Qué futuros proyectos van para Xecué?
A todos nos afectó la situación económica, nosotros tenemos nuestras entradas independientes, ya lo estuvimos analizando los viticultores, a manera de broma, que ninguno de nosotros puede vivir del vino, todos tenemos actividades alternas, yo por mi parte soy química y tengo mi laboratorio de análisis industriales, queremos incursionar en nuevos mercados para la agricultura y como nosotros no tenemos prisa, dejamos que el vino madure y que vaya siendo cómo él quiera… todo a su tiempo.

De izq. a der. Alejandro Zárate, Alberta Ceja y Omar González

- La última y nos vamos, ¿Qué urgencias se deben atender para los viticultores de los valles de Baja California?
El tema del agua es algo que nos aqueja mucho, yo soy presidenta del Sistema Producto Vid de Baja California, así que tenemos una gran comunicación con todos los viticultores: con la Asociación, con Hugo, con Hans, con el gobierno, con la academia, todo el mundo relacionado al tema, ahora estamos muy unidos para ver que se tiene que hacer y lo que se determine que se haga, pues que se haga bien.

Ahora hay un proyecto que está haciendo el gobierno del estado que consiste en llevar agua tratada de Tijuana y transportarla al valle de Guadalupe, apenas se está haciendo el proyecto ejecutivo. Por lo menos ya destinaron fondos para eso, que nos va a dar un respiro a nosotros, siempre y cuando se cumplan las normas de calidad para descargar el agua en los mantos acuíferos y que no afecte la calidad de las uvas y por ende del vino.

Ya está caminando finalmente, pero si es una urgencia.

Y el saqueo de las arenas es otro dolor de cabeza que tenemos tremendo, esperemos que ahora que se hizo la comisión de Diputados se hagan sensibles a esto porque nosotros vamos a apretar mucho como un sector creciente, demandante y con productores sensibles y amorosos a nuestra tierra.

- Ahora si, la última y nos vamos… ¿Algo más que desees agregar para los lectores?
Agradecerles la bienvenida. Fueron muy cálidos, en verdad me sorprendieron, es mi primer viaje en promoción de vinos a la Cd de México, agradecerle el apoyo a Trinergia que es nuestro representante.

Y pedirles por favor que consuman el vino mexicano, quítense la camiseta de otros países. Nuestro país está produciendo vinos de calidad mundial, revisen que en la etiqueta diga que sea de aquí, de México, pongámonos la camiseta como dicen los futbolistas, pónganse la verde y consuman vino mexicano. Hay vino para todo los bolsillos.

De izq. a der. Alejandro Zárate, Emilie Valencia, Alberta Ceja y Dr. Salsa

Vinus Tripudium desea agradecerle a su vez a Alberta Ceja el tiempo para contestar nuestras preguntas. Más adelante nos encontramos en el evento de SED de México y ya pudimos conocer y charlar con su esposo José Luis Hernández, quién nos compartió interesantísimos comentarios sobre la historia del Valle de Guadalupe y de la enorme contribución de mucha gente tanto de Baja California cómo de fuera, que vienen impulsando con mucho cariño y pasión la industria vitivinícola a pesar de los grandes obstáculos a los que se enfrentan.

Posteriormente compartimos con ustedes las notas de cata de estos tres excelentes vinos mexicanos que ya hemos tenido oportunidad de degustar y compartir con los amigos.

A propósito de la pasión y amor, pero también de la experiencia que estos emprendedores mexicanos han puesto a su bodega y visión enológica, me despido con una cita, del escritor y dramaturgo francés del siglo XVII, Nicolás de Chamfort:

“Las pasiones hacen vivir al hombre, la sabiduría sólo le hace durar.”

¡Salud!
Dr. Salsa.


¿Dónde se pueden encontrar los vinos Xecué en la Ciudad de México?
El vino Xecué está en las cartas de los restaurantes de la región de Santa Fe:
Bistro y Le Bouchon

En Polanco, Reforma y Condesa:
Central Brassiere, Gloutonnerie, Le Bouchon, Le Cordon Bleu, Maremonte, Estoril, Syhah (Antara) y Valkiria.

En la Nápoles y sur de la ciudad:
Ciudad Tinto, Paxia San Angel, Los Danzantes Coyoacán y Sommelier Insurgentes

Pero también los puedes encontrar en tiendas especializadas como:
Cualquier sucursal de Club Bacus, Boutique Le Bouchon Polanco, Dumas Gourmet, La Cava de Don Tiburcio Coyoacan, La Nicolasa Cuitlahuac, Riedel Centro Histórico y Riedel Polanco así como en Wine World Zona Esmeralda.




Otras notas relacionadas:
Charla con Hugo D'Acosta y sus vinos Franco-mexicanos

Dualidad: Arte y ciencia, hombre y viña. Cata de vinos con JOsé Luis Durand

El Vino Mexicano, desafíos y oportunidades: Viticultura Unida 2009

El Vino Mexicano, desafíos y oportunidades: Viticultura Unida 2009 (Parte II)

Los vinos de los hermanos artesanos



Otros enlaces relacionados:
Para contactar esta Bodega:
Vinos  & Agroproductos Xecue S.P.R. de C.V.
Tel. 646-1753830
Ensenada, B.C. , México

Reseña de la Bodea Xecué en VinoClub.com.mx

Vistazo a Ensenada en el Universal

Club Bacus

Si deseas contactar a  Trinergia, tel. 55 53 93 65 24
Velada de amigos, latin jazz, Artigianos y un delicioso postre

La mayor parte de las veces, cada vez que se abre una botella, encuentro gratas sorpresas. Casi siempre hay algo nuevo que descubrir o aprender de un vino, de la región de dónde proviene, de la bodega que la ha producido, ¿y porqué no?, de la idea que pasó por el enólogo al crearlo. Estas gratas experiencias entre sensoriales y culturales, se ven potencializadas si se comparte con una velada entre amigos, digamos que se multiplica el aprendizaje, el placer del disfrute de los vinos.

Estas gratas experiencias entre sensoriales y culturales, se ven potencializadas si se comparte con una velada entre amigos, digamos que se multiplica el aprendizaje, el placer del disfrute de  los vinos.


Pese que había sido un poquillo complicado conciliar la agenda de todos, gracias a la espontánea generosidad de Georg, más conocida en el twitter-espacio como @vvinifera, se organizó pocos días después de la Segunda Edición de la #Catatwitter bajo la batuta de Juan Sotres de Vino Para Principiantes , una cena cata-maridaje de los tres vinos de la bodega Vinícola Fratelli Pasini, sobre la cuál en el post previo publicamos una entrevista que le hicimos al Dr. Alejandro Cabello Pasini (“Los vinos de los hermanos artesanos”), enólogo y fundador de este proyecto vitivinícola orgullosamente ensenadense.

Los vinos a degustar en la velada y un pequeño ambigú

Empezamos la velada con un fresco y delicioso vino espumoso Sala Vivé Brut de la bodegea Queretana Freixenet de México con música de fondo de Latin Jazz de Poncho Sánchez. Este espumoso Sala Vivé Brut creado con el método tradicional también llamado Champenoise, en el año 2008 ha obtenido una calificación de 87 puntos en la Guía de Robert Parker para el mercado asiático (Bebida de grandes ligas), y aunque conozco las críticas al Sr. Parker y sus calificaciones, tengo que decir que a mi me encanta este vino por varias razones, primero por su expresión en nariz y paladar, ofrece aromas a piña, pan tostado, tiene un paso fresco en boca gracias a la acidez que contiene y un retrogusto que me recuerda almendras, además forma un lindo rosario de pequeñas burbujas en copa. Pero también me gusta mucho porque es de México, y no niego que la afición por este espumoso es causado por su bajo precio (alrededor de los $145 MXP en Enosphera).

Más adelante vaciamos en un decantador el Artigiano Cabernet Sauvignon porque cuando lo probé en la 5ª Feria de Wine World me pareció más complejo que sus vinos hermanos y que valdría la pena lograr una mayor oxigenación.

Algunas copas para la cata de los vinitos...

Para acompañar la deliciosa ensalada de queso de cabra con nueces* que preparó Juan Carlos Chávez empezamos con el Artigiano Tempranillo-Cabernet Sauvignon, un vino con 75% Cabernet Sauvignon, el cuál tuvo una maceración de 15 días y una estadía de 12 meses en barrica, 20% de las cuáles son de primer uso.

Lo que encontramos en este vino a la vista fue un color cereza obscuro muy brillante de capa media con un ribete violáceo, en primera nariz encontramos un vino muy “extrovertido”, con un potente aroma a frutas negras maduras, cereza negra diría yo, con un fondo de roble que en segunda copa se presentó como aromas de vainilla y chocolate amargo, en el paladar confirmó ese carácter frutal inundando el paladar de sabores a cereza negra madura con un cuerpo medio, se siente un poco la acidez pero no era escandalosa o excesiva, y tuvo un final medio con un retrogusto frutal y especiado, delicioso, aunque recomendaría servir este vino a una temperatura “bajona” digamos unos 15-16 grados C.


Juan Carlos decantando el Cabernet Sauvignon

Después para acompañar unas deliciosas tortillas de patatas españolas preparadas especialmente para la ocasión por @vvinifera, servimos el Artigiano Grenache-Tempranillo, uno de mis preferidos. En copa se mostró como un vino jóven, brillante, de color rubí obscuro y ribete violáceo también de capa media (los tres vinos de esta bodega tienen aspectos visuales similares).

La ficha técnica de este vino nos muestra un vino 50-50% de ambas variedades, con un paso por barrica de 12 meses.

En primera nariz de inmediato se perciben los aromas de fruta roja madura, ciruelas en este caso, con un fondo bien armonizado de roble, armonía que cómo en el vino anterior acompañó perfectamente las notas frutales con vainilla, especias de olor (clavo) y chocolate amargo, un poco a cuero, y con la fruta más madura que el Tempranillo-CS.


La diferencia importante de éste vino es que en paladar se siente un poco más “robusto” con más tanicidad que el anterior aunque no pierde su carácter frutal llenando el paladar de deliciosos sabores a ciruela con una persistencia media-larga con retrogusto especiado, como a clavo. Para mi gusto, presenta un estilo más “español”, con más especies en los aromas y aunque quizás es solamente tema de percepción, me resulta más atractivo por esa tanicidad.
El espumoso Freixenet Sala Vivé Brut


La charla fue fluyendo sobre muchos temas, por supuesto los vinos, ya que los concurrentes tienen cierta experiencia en vinos, acompañando el Cabernet Sauvignon con unos riquísimas salchichas, quesitos y jamón serrano que llevaron Selene y Omar (@seleneje y @vinoencuentro) buenos amigos y compañeros bloggeros  (http://vinoencuentro.blogspot.com), todo combinado con los panes artesanales que amablemente trajo Elvira.

Vinos y viandas para la velada

Nuestro festín aún le faltaba tiempo para concluir, más adelante recuperamos el decantador con el Artigiano 100% Cabernet Sauvignon. Al servirlo en copa comprobamos lo conveniente que fue el “escarceo” en el decantador porque de inmediato se percibían, sin necesidad de agitar la copa los aromas a cereza negra madura, muy especiado y con aromas más complejos, difíciles de definir, quizás especias como nuez moscada, caramelo quemado y desde luego un poquitillo de notas herbáceas, pero en comparación con otros CS, en éste predominan las notas de cereza.



En el paladar el CS, tiene un paso de cuerpo medio, con un golpe de mucha fruta que se va diluyendo para dejar paso a los sabores de chocolate amargo y clavo, tiene un poco de acidez, pero combina bien con el resto de aromas y sabores que le da una interesante frescura. Tiene un retrogusto más especiado que frutal, pero deja en la boca un recuerdo prolongado de sus sabores.

"Un buen vino es como una buena película: dura un instante y te deja en la boca un sabor a gloria; es nuevo en cada sorbo y, cómo ocurre con las películas, nace y renace en cada saboreador". Federico Fellini.

@vvinifera sirviendo el Artigiano CS a los invitados


Ya para concluir tan especial velada, degustamos un exquisito Sladki Refosk, es decir un Refosk dulce, un vino de la bodega Vinakoper (www.vinakoper.com) que importa Rok Percavak de Eslovania. Es un poco costoso pero siempre regala una experiencia única de sabor a frutas maduras, frambuesas en compota, tiene un equilibrio entre sabor a fruta y dulzor que no empalaga y que le fue de maravilla a la tarta de almendras y el mousse de frambuesa provisto por Tere Delgado (@teredelgado) y su esposo Rolando, ¿qué les puedo decir?, fue algo realmente exquisito.


El Sladki Refosk con la tarta de almendra y
el mousse de frambuesa... mmm... ¡quiero que se repita!


Los tres vinos son muy balanceados, de “personalidad” frutal, medianamente complejos si nos ubicamos que no sólo tienen aromas de fruta sino también de barrica, aunque esta vez nadie (que yo recuerde) comentó algo de aromas lácticos. Tal y cómo lo comentaron los hermanos Cabello-Pasini, la idea es crear vinos bien hechos que puedan ser disfrutados por todos, que sean vinos frescos.

Yo y varias personas pensamos que es precisamente lo que hace falta en la oferta de vinos mexicanos: vinos correctos, con mediana complejidad y de precio accesible, para que la gente que quizás no conozca la amplia variedad de vinos de la región, empiece su incursión en el mundo de los vinos mexicanos y al reconocer la calidad de estos vinos estarán dispuestos a continuar su exploración en los productos nacionales.



No hay mejor forma de disfrutar del vino que en estas “pequeñas cofradías de vino”, cómo las definió atinadamente Alejandra del Río, que usted amable lector, puede formar en casa con un grupos de amigos para disfrutar de nuevas experiencias de vinos a un costo más accesible, y sobre todo, compartir buenos momentos.
Quiero agradecer todas las atenciones de la anfitrión de la velada, Georg y de la entusiasta participación de Selene, Omar, Juan Carlos, Elvira, Tere y Rolando, creo que a todos les gustaron los vinos, aunque para Elvira le parecieron un poco tánicos, fue un gran encuentro, ojalá pronto se repita.


El Grupo Bordeaux, de izquierda a derecha, 
Juan Carlos, Omar, Rolando, Dr. Salsa, en primer plano, 
Georgina, Elvira, Tere y Selene.


Mientras eso ocurre, le invito a descorchar una botella de buen vino y a compartirla, ya que cómo dijo el director de cine Federico Fellini:
“Un buen vino es como una buena película: dura un instante y te deja en la boca un sabor a gloria; es nuevo en cada sorbo y, cómo ocurre con las películas, nace y renace en cada saboreador”.

¡Salud!
Dr. Salsa.

*Juan Carlos Chávez ha compartido la receta de su ya famosa ensalada de queso de cabra con nueces, si estás interesada en conocerla, envía un email a drsalsamx@gmail.com.


Bookmark and Share




Otras notas relacionadas:



Enlaces externos relacionados: