Un vino Mexicano Bueno, Sabroso y Barato
Es perceptible en el aire, lo veo en los tópicos habituales de los fugaces mensajes de twitter, algunos sommeliers de tiendas especializadas en la venta de vino lo confirman: hay un interés renovado por el vino mexicano.

Quizás por ésta razón muchos amigos preguntan sobre recomendaciones de vinos nacionales. Cuando empiezo a describir algunos de mis vinos favoritos se percibe un brillo de interés en la mirada de mis interlocutores, inicia el surgimiento de imágenes en su mente de cuál, cómo, con qué y con quién van a disfrutar esos vinos… imagen que rápidamente desaparece cual globo pinchado por un alfiler cuando llegamos al tema del precio.

Vinos mexicanos degustados en la tarde

Si bien es cierto que el principal competidor del vino mexicano no es el vino mexicano, sino las buenas opciones en precio y calidad que llegan de otros países, también es cierto que el vino nacional se enfrenta a importantes obstáculos en términos de economía de escalas, el tipo de incentivos gubernamentales en materia agroalimentaria de otras regiones y en general al volumen total del negocio de los principales países productores. No obstante, existen excelentes opciones de buenos vinos nacionales a precio accesible, con el objetivo de que te animes a probar etiquetas y bodegas que quizás no hayas escuchado previamente, compartimos la siguiente nota de cata. Recuerda que la parte más importante de un vino es que pases un excelente momento, que lo disfrutes y lo compartas. El resto son… meros tecnicismos.

Hace unas semanas en una estupenda reunión de amigos en una región boscosa en las afueras de la Cd. de México hicimos un ejercicio de maridaje de vino mexicano con la cocina más tradicional y popular de la región, a la que llamamos con el nombre genérico de “quecas” (derivado de la palabra “quesadilla”) que son una especie de dobladitas de maíz cocido hechas a mano con diferentes rellenos, generalmente vegetales, queso y otras preparaciones. Nos fue tan bien en ese lugar que hasta adoptamos una mascota a quien bautizamos como “Tanino” (luego la historia de esto).

El ejercicio fue todo un éxito y encontramos varias armonías gustativas (me encanta éste término que usa mi amiga la experta sommelier Pilar Meré) exquisitas y de bajo costo con diferentes vinos mexicanos (de los cuáles charlaremos más adelante). En la reunión todos los vinos nos parecieron bastante buenos sin embargo, a continuación la nota de cata de quizás el vino que más fácil armonizó con diferentes “quecas” y que considero tiene una excelente relación precio-calidad del enólogo Paolo Paoloni.

Nombre del vino: Fusione di Montefiori
Productor: Villa Montefiori
País: México
Región: Ejido El Porvenir, Valle de Guadalupe, Ensenada, Baja California
Variedades de uva: 70% cabernet sauvignon 30% merlot
Maduración: 18 meses en toneles de roble Francés (tome nota que no dice "barricas")
Alcohol: 13.5%
Cosecha: 2008
Precio: $159 MXP (Tiendas Vinoteca y Tienda Vinísfera)



En copa se muestra un vino joven de color granate obscuro y ribete rosado, en nariz es un vino de potencia aromática media con un claro carácter frutal a una mezcla de frutas rojas no muy maduras: ciruelas y zarzamoras rojas. Se perciben las notas de madera que quizás se podrían describir como hojas de tabaco pero que no cubren la fruta y ofrecen una buena armonía con ésta. Interesantes notas de lácteos, digamos mantequilla, caramelo y pan tostado aparecen poco después, que le dan un poco de mayor complejidad. En boca se percibe un poquito la acidez, definitivamente se perciben las frutas rojas que envuelven el paladar, con un toque como a chocolate amargo y tiene una presente pero bien puesta tanicidad que no lastima y da paso a un final medio de sabor a mantequilla y azúcar caramelizada. Es un vino que hay que dejar respirar un poquito en copa.

Con respecto al maridaje, le fue excelente a una variedad de platillos típicos. Mis armonizaciones favoritas: taquitos de cecina natural con salsa roja (cantidades moderadas de picante, por favor), quesadilla de hongos con epazote y quesadilla de papa.



Maridaje propuesto: quesadilla de champiñón con epazote



Es un excelente vino para aquellos que van iniciando en su incursión en el mundo del vino y además tienen la inquietud de probar un vino mexicano sin una inversión excesiva, ofrece buenas características aromáticas y un toque de complejidad que se agradecen en un vino de éste precio.

Gran opción para una reunión con amigos o la familia en una tarde soleada… en una cabaña disfrutando del bosque, los paseo a caballo y una charla amena, bueno no te lo platico, mejor vívelo y disfrútalo.

¡Salud!
Dr. Salsa

Otras notas relacionadas:

Enlaces externos:








Morelia estará en boca de todos
No me podrán dejar mentir, todos aquellos que han tenido el privilegio de visitar la hermosa ciudad colonial de Morelia en el estado de Michoacán, estarán de acuerdo conmigo que es una de las ciudades con un encanto especial, en cada rincón se respira el legado histórico que adquirió desde la época del Virreinato, cuando ostentaba el nombre de Valladolid y no fue sino hasta 1828, en la época inicial del México Independiente que cambió de nombre a Morelia en honor al benemérito general insurgente José María Morelos y Pavón.

Catedral de Morelia

Con una reputación como destino cultural, formada a través de exitosos encuentros de artistas y un público ávido de nuevas propuestas como han sido los eventos anuales de talla internacional como El Festival Internacional de Cine y el Festival Internacional de Música “Miguel Bernal Jiménez”, ahora Morelia estará en boca de todos… literalmente.

Será del 27 al 29 de Mayo las fechas que convertirán a Morelia en la capital gastronómica de México durante la realización de “Morelia en Boca, Festival Internacional de Gastronomía y Vino” un evento que reunirá tres aspectos de gran interés para todo aquel que se considere amante del buen comer y del buen beber.

Fernando Pérez Vera: “Morelia en Boca surge de la necesidad de crear un foro en nuestro país donde se puedan encontrar las tendencias gastronómicas y vino a nivel nacional y mundial, tradicional y de vanguardia, popular y la alta cocina. Un espacio donde convivan grandes sibaritas, aficionados y quienes se acercan por primera vez a este mundo”


En primer lugar, quizás lo más importante será el reconocimiento a la extraordinaria riqueza gastronómica de México. Como muy probablemente ya conozca usted, amable lector, en el 2010 la comida tradicional mexicana como un modelo cultural completo, incluyendo las actividades agrarias, prácticas rituales, conocimientos prácticos antiguos, técnicas culinarias y costumbres fueron declarados Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO.

Esto fue posible en gran medida, gracias al “Paradigma Michoacano” (Ver recuadro “Sobre el Paradigma Michoacano”), un expediente basado en los encuentros de Cocineras Tradicionales de Michoacán, los cuáles han trascendido la región para alcanzar una escala nacional, como fue publicado por el periodista gastronómico Rubén Hernández: “…el caso de los encuentros de Cocineras Tradicionales de Michoacán, conforma la propuesta de plan piloto para implantarse en otras regiones del país, al tratarse de un foro en el que se reúnen anualmente las cocineras tradicionales, desarrollan actividades que propician la visibilidad de sus habilidades culinarias, impulsan el desarrollo comunitario y promueven la divulgación del conocimiento ancestral.”

Chefs invitados al festival

En segundo lugar, el festival plantea algo interesante: no quedarse en el aspecto de la tradición, sino mirar el ayer, el ahora y también hacia adelante. Por un lado incluye una conferencia con el análisis en la preservación de éste patrimonio, el apoyo para éstas comunidades y cómo encontrar formas sustentables de desarrollo para ellas. Mientras que por otro lado, intenta proyectar ésta riqueza gastronómica a nivel internacional con los talentos de la alta cocina que se han convertido en portaestandartes de México en la escena mundial, como lo expresó el director de ésta fiesta de la gastronomía nacional, Fernando Pérez Vera: “Morelia en Boca surge de la necesidad de crear un foro en nuestro país donde se puedan encontrar las tendencias gastronómicas y vino a nivel nacional y mundial, tradicional y de vanguardia, popular y la alta cocina. Un espacio donde convivan grandes sibaritas, aficionados y quienes se acercan por primera vez a este mundo”.


El festival apunta a ser un referente en éste tipo de eventos, ya que es un plan ambicioso que reunirá a reconocidos chefs y bodegas nacionales para que en conjunto ofrezcan un fin de semana lleno de experiencias sensoriales a través de eventos especiales como catas, cenas maridaje, clases magistrales y un mercado gourmet con productores locales, muchos de ellos relacionados con el movimiento eco gastronómico SlowFood.

Entre los chefs asistentes a Morelia en Boca se encuentran Enrique Olvera, Paulina Abascal, Martha Ortiz, Édgar Núñez, Pablo San Román, Elena Reygadas, José Ramon Castillo, Lucero Soto, Jaír Téllez e Iliana de la Vega, entre otros.

En ésta la primera edición del festival, la ciudad invitada será Nueva York, representada por el famoso chef Suvir Saran, de origen indú, quien participó en Top Chef Masters y es propietario del restaurante Devi, el único restaurante de comida india con una estrella Michelin. También participará el chef Roberto Santibáñez, de origen mexicano, figura principal del restaurante Fonda y propietario de Truly Mexican Consulting.

Fernando Pérez Vera, Director de Morelia en Boca

En el marco del festival, se brindará reconocimiento a la contribución de The Culinary Institute of America (CIA), entidad educativa que tuvo su origen en Nueva York y que actualmente se perfila como una de las máximas instituciones de enseñanza culinaria en el mundo, con centros en diversas ciudades de Estados Unidos.

Y si la fusión de una de las tradiciones más entrañables del pueblo mexicano, la comida y las técnicas y propuestas de vanguardia no fuesen suficientes para animarle a participar en el festival, también se debe reconocer el logro de los organizadores para armar una serie de catas y cenas maridaje, con algunos de los protagonistas de la transformación de la industria del vino quienes lo lograron a través de propuestas pequeñas y algunas de las empresas vitivinícolas más grandes de México, hicieron repensar (para bien o para mal) la forma de hacer vino en el país. Quizás algunos nombres sean más reconocibles que otros, sin embargo en mi humilde opinión, más allá del origen común muchos de sus proyectos de vitivinicultura, ahora cada uno tiene un búsqueda particular e interesante y ésta es la oportunidad de contrastar sus propuestas, evaluar sus productos y formarse una opinión propia de los vinos de empresas pequeñas y grandes reunidas en un mismo foro: Aborigen, Casa de Piedra, Casa Madero, Estación el Porvenir, J.C. Bravo, Monte Xanic, Paralelo, Shimul, Sinergi VT, Tres Valles, Viñas Pijoan y Viñedos Santa Helena entre otros.

Rodolfo Gershman, Jesus Rosas y Salomón Cohen

Para los entusiastas del vino mexicano, aquellos que van empezando a disfrutar de los vinos nacionales o que ya lo hacen desde hace un tiempo, tienen incluso la oportunidad de contrastar los vinos de otras importantes regiones del mundo ya que participarán importadores de renombre como Ferrer y Asociados, González Byass, Viñaterra, Vinos Viñedos y Bodegas, y Digrans entre otros. Organizaciones avocadas a la comercialización de vinos y más productos gourmet como la Región DOCa Rioja de España y SOPEXA de Francia también tendrán su espacio. Quienes desean formar su propia opinión de la realidad del vino mexicano tendrían que probar éstos vinos y escuchar a sus creadores, ya será su tarea determinar si el grado de calidad de los vinos, o si tal o cuál enólogo se acerca o se aleja de la búsqueda que pretende.

Habrá sin duda quien diga que éste es un evento que lleva los entusiastas a un encuentro con sus enostars, quizás así sea. Habrá quien se haya cansado de participar en las oportunidades de encuentros con algunos enólogos. Sus razones tendrán éstos enófilos más experimentados, para su decepción o escepticismo (quizás a través de vinos que hallaron en su paladar una falta de congruencia e incluso calidad, situación que desde luego es posible y real, pero de ninguna manera generalizada). Pero me pregunto si aún éste grupo de consumidores con muchísima más experiencia y una postura crítica (postura tal vez indispensable en aras de la mejoría del producto nacional) es precisamente en éste tipo de eventos dónde está la oportunidad ideal para establecer un respetuoso diálogo de cuestionamiento a las propuestas de los enólogos y de hacerles saber su opinión como consumidores.

Yuri de Gortari y Edmundo Escamilla

La presentación del festival se llevó a cabo en el estupendo restaurante D.O (Denominacón de Origen) propiedad del chef Pablo San Román,  quién en conjunto con las chefs Blanca Vidales (La Mesa de Blanca) y Rubi Silva (Los Mirasoles), especialistas en comida michoacana tradicional, ofrecieron un adelanto de las delicias que se podrán encontrar durante el festival.

Visita el web del festival (www.moreliaenboca.com) en dónde encontrarás la información del programa completo de actividades, los participantes en las conferencias, las catas y cenas maridaje y los costos de los boletos para los diversos foros y actividades que se llevarán a cabo.

Chefs, sommeliers, líderes de opinión y el estado de Michoacán 
te esperan con los brazos abiertos... y la mesa puesta a finales de Mayo


Promete ser uno de los eventos gastronómicos más importantes a nivel nacional del 2011, será el encuentro de tradición, innovación, reflexión, riqueza y diversidad en alimentos, productos y técnicas al tiempo que será un escaparate para las propuestas del vino de las regiones de mayor prestigio mundial y la oportunidad de contrastar las propuestas actuales del vino mexicano, todo al alcance de la copa en el Festival Morelia en Boca.

Allá nos vemos ¡salud!
Dr. Salsa











Otras notas relacionadas:
El Vino Mexicano, desafíos y oportunidades: Viticultura Unida 2009
El Vino Mexicano, desafíos y oportunidades: Viticultura Unida 2009 (Parte II)
3a Edición de La Guía de Vinos Mexicanos de Aturo Bodenstedt
Dualidad: Arte y ciencia, hombre y viña. Cata de vinos con JOsé Luis Durand
SED de México: Abanico de posibilidades

Enlaces externos:
www.moreliaenboca.com