Algunas recomendaciones de vinos mexicanos
Esta nota la edito en respuesta a la pregunta de nuestra amiga la chef Mariana Orozco, autora del blog “De la vida, de comida y otras cosas” quién vía twitter nos preguntó a varios amigos (@Rene_Renteria, @brenmarmo y @vvinifera): “¿Si tuvieran que elegir los 5 top de vinos mexicanos (5 blancos y 5 tintos) cuáles serían?”


Algunos vinos mexicanos en La Contra Cd. de México

Hacer una lista de cinco opciones me costó trabajo. No por la escasez de calidad, al contrario, existen muchos vinos mexicanos muy buenos. Pensando en la potencia aromática de sus caldos, la franqueza o complejidad en otros casos de su “paleta aromática“ y en el equilibrio de éstos en su paso por el paladar. Mientras fui descartando algunos vinos, me pareció un poco injusto, hay varios que vale la pena recomendar. Pero al final he elegido 15 vinos para dejar la cifra cerrada.

Esta selección fue realizada teniendo en mente la fácil disponibilidad del producto y haciendo un poco de lado el tema de precio, hay vinos de gama inicial y otros considerados como de gama alta. Todos me han encantado. Por supuesto muchas recomendaciones han sido reiterativas con notas previas.

A continuación una lista en orden alfabético:

Espumosos
1. Freixenet Viña Dolores Chardonnay Brut Nature

Blancos
1. Casa Madero, 2V (Ver Vinos mexicanos para celebrar nuestro México)
2. Casa Madero, Casa Grande Chardonnay (Chardonnay)
3. L.A. Cetto, Don Luis Viognier 2008 (Viognier)
4. Las Nubes, Kuiiy 2009 (Sauvignon Blanc y Chardonnay) (Ver Los Vinos Mexicanos de "Las Nubes")
5. Sinergi-VT Marella 2009 (Sauvignon Blanc)

Rosados
1. Casa Madero, V 2009 o 2010 (Cabernet  Sauvignon) (Ver La Vie en Rose!)
2. Fratelli Pasini, Nuda 2010 (Grenache, Tempranillo) (Ver Vino para todos en el Festival 100 Vinos Mexicanos)
3. Rivero González, Rosado 2009 (Merlot, Cabernet Franc)

Tintos
1. Aborigen, Hotel 5 Estrellas 2007 (Tempranillo, Cabernet Sauvignon, Merlot, Cinsault y Grenache)
2. Adobe Guadalupe, Rafael 2008 (Cabernet Sauvignon, Nebbiolo) (Ver La #Catasabatina visita "El Taller" de Nación Gastronómica)
3. Bella Terra Nebbiolo 2009 (Nebbiolo) (Ver Cuatro vinos mexicanos a prueba)
4. Casa Madero, Casa Grande Shiraz 2006 (Shiraz)
5. Fratelli Pasini Artigiano Cabernet Sauvignon 2009 (Cabernet Sauvignon) (Ver Vinos mexicanos para celebrar nuestro México)
6. Sinergi-VT Teziano 2006 (Cabernet Sauvignon) (Ver Episodio 15, ¡De fiesta celebrando el aniversario con vino mexicano y español! Parte I)

Espero éstas recomendaciones sean del agrado de Mariana y por supuesto de todos nuestros amigos lectores.

¡Salud!
Dr. Salsa








Otras notas relacionadas:
Un año de retos y oportunidades para el vino, dentro y fuera de México
Los 10 artículos más interesantes del 2010
Vinos mexicanos para celebrar nuestro México
El mes de septiembre es sinónimo de celebración nacional en dónde la gastronomía orgullosamente mexicana es protagonista en las reuniones familiares y entre amigos. Te comparto algunas recomendaciones de vinos mexicanos que vale mucho la pena por sus deliciosos aromas, textura interesante en paladar y sobre todo por la excelente relación costo beneficio que ofrecen para acompañar tus comidas y cenas, no sólo en éstas fechas sino a lo largo de todo el año.

1. Casa Madero 2V (50% Chenin Blanc y 50% Chardonnay) Uno de los aciertos recientes de la bodega de Parras Coahuila, buscando un vino fácil de entender (es decir, con una moderada complejidad aromática). Fresco, aromático y balanceado. De color amarillo verdoso, es un vino sumamente aromático a frutas cítricas naranja y lima. En paladar se percibe la fresca acidez y llena la boca de sabores cítricos con un final corto con recuerdos herbales. Para servirse fresco, es un excelente vino para recibir a los invitados como un aperitivo, aunque va ir estupendo con sopecitos con pollo o taquitos de pollo.



2. Monte Xanic Calixa Rosado (100% grenache) Un vino de brillante color salmón obscuro de nariz altamente aromática con claros recuerdos de frutas rojas frescas, grosella y fresa. En paladar es un vino que confirma los sabores de frutas rojas, muy frutal pero seco, llega acompañado de una buena dosis de acidez que resulta refrescante con una ligera nota mineral. Se debe servir frío (entre 7 y 8 °C). Mi maridaje favorito con éste vino son los taquitos de cochinita pibil. Les va muy bien la frescura con la salsa basada en achiote y los condimentos (en cantidad moderada por supuesto) de cebollita morada picada con un poquito de picante.


3. Fratelli Pasini Cabernet Sauvignon (100% Cabernet Sauvignon) De una de mis bodegas mexicanas favoritas, un vino con personalidad e intensidad. De color granate obscuro y ribete rosado, tiene una intensa nariz con aromas a ciruelas maduras con un poco de especies y chocolate amargo. En boca destaca su naturaleza frutal, confirma sus agradables aromas a frutas rojas muy maduras con un ligero toque de rugosidad por sus taninos presentes pero armónicos de final medio que siempre invita al siguiente sorbo. Mi maridaje para éste vino serían los típicos taquitos de arrachera y guacamole con unas gotas de salsa.



4. Casa Madero Shiraz (100% Shiraz) Un exquisito vino que no le fallará, de color granate obscuro es un vino que impresiona desde que se acerca a la nariz gracias a su alta potencia aromática a frutas negras maduras, ciruela pasa y zarzamora con una buena dosis de especies como pimienta negra y aromas de hojas de tabaco. Es un vino que requiere un rato para abrir,  y en cada sorbo va entregando nuevos aromas. En paladar es un vino con un ataque medio que recuerda los aromas de las frutas, se perciben los taninos pero armonizados con el resto de sabores y un toque de acidez de final medio. Es un excelente vino para platillos más robustos, en particular lo recomendaría con chile ancho relleno de frijolitos cubierto con mole de Oaxaca.





5. Vinisterra Macouzet Syrah (100% Syrah… o Shiraz) Esto de los vinos es totalmente subjetivo y confieso que una de las uvas favoritas para mi es el Shiraz o Syrah, que como usted sabe amable lector se le llama Syrah en Francia y Shiraz en Australia pero se trata de la misma uva. Muchos de mis vinos favoritos están basados en éste varietal (viene a mi mente el Pangea de Ventisquero, del cuál ya hablamos previamente (ver La guía de los 20 vinos más interesantes (a precios accesibles) del 2010 ) Un vino que muestra algunas similitudes y algunas diferencias con el vino de Casa Madero previamente descrito. Cada uno tiene su personalidad propia. El Macouzet es también un vino con personalidad, de color picota obscuro y ribete rosado presenta en nariz profundos aromas a frutas negras, ciruela madura y zarzamora en un marco de especies como la pimienta y el clavo, en paladar es un vino de sabores intensos pero bien equilibrados con notas de frutas maduras y chocolate amargo, presenta un poco de tanicidad pero de forma agradable y ese toque de acidez que le garantiza un rato de vida en botella. De final medio con sabores a especies. Por supuesto éste vino armoniza bien con un mole de Oaxaca o Puebla, pero también va de maravilla con una carne asada a las brasas, todos éstos vinos y sus maridajes deliciosos.


Uno de los efectos más positivos de la creación de muchos nuevos proyectos en el vino mexicano es que se ha ampliado el abanico de opciones disponibles tanto en estilo y en precio. Aunque ahora el reto es elegir apropiadamente: diversidad implica diferentes niveles de calidad, aunado a la diversidad de gustos que cada uno tenemos. Pero lo más importante es que usted se anime a explorar nuevos vinos y vaya encontrando sus favoritos, tan sólo le presento algunas opciones que han sido mucho de mi agrado, pero bien podríamos estar en desacuerdo.

Le deseo felices fiestas con su familia y amigos, recuerde que el vino se disfruta más con moderación. Disfrute de nuestra gastronomía y de la diversidad de opciones de vino mexicano.

¡Salud!
Dr. Salsa

Otras notas relacionadas:


Enlaces externos:
Vinos de Rioja para elegir
En nuestra entrega anterior "Renovarse o morir en la industria vitivinícola" charlamos sobre algunos fenómenos naturales o sociales que necesariamente inciden en la evolución del mercado del vino y de cómo la bodega riojana Beronia ha invertido en investigación y desarrollo en viticultura y enología para continuar o aumentar la presencia de sus vinos en diversos países.

El resultado de éste trabajo se ve reflejado en una línea de vinos monovarietales que muestran diferentes características para diferentes gustos. Ahora comparto con usted amable lector, el banquete que nos deleitó el paladar mientras la charla de Matías Calleja, Director técnico de la bodega Beronia se fue desenvolviendo con las respectivas notas de cata.

Recién llegamos al estupendo restaurante D.O. propiedad del chef español Pablo San Román, fuimos recibidos con unas deliciosas croquetas de queso y espinacas, armonizadas con un fresco y chispeante cava Villarnau Brut (Macabeo, Parellada, Xarel-lo) de alta potencia aromática a levaduras y de paso seco por el paladar. Muy adecuado como aperitivo para el calor que se dejó sentir en la tarde citadina. Ya había conocido éste vino durante el festival Morelia en Boca y me había encantado sobre todo porque en aquella ocasión hacía un calor intenso y Villarnau fue el vino perfecto para ésas condiciones climáticas.

Cava Vilarnau

Poco después seguimos con una fresca ensalada de cogollo acompañada del primer vino de la línea llamada Varietales. Un Beronia 100% Graciano 2007 de alta extracción en color, picota intenso, ribete rosado y una nariz muy franca en aromas frutales de frambuesa roja, chocolate y hojas de tabaco. Muy agradable en nariz, en el paso por el paladar una tanicidad presente pero que no lastima y una acidez adecuada de final largo con recuerdo a café tostado. Un vino cuyos cuatro meses de barrica fueron suficientes para darle cierta complejidad y que no pasará como un vino tan sólo frutal. Realmente muy bueno para su precio (aproximadamente $229 MXP en La Europea) para aquellos amigos y amigas que van iniciando su incursión en el mundo del vino.

Ensalada de cogollo

Más adelante quizá mi platillo favorito: un delicioso plato de arroz al horno, más o menos inspirado en la paella pero con un sazón sorprendente y exquisito a especies, difícil de describir por la complejidad y sutileza de aromas, sabores y texturas pero eso sí, magnífico. Para acompañar éste plato se sirvió un Beronia 100% Mazuelo 2004 un vino de color granate obscuro con ribete ligeramente color teja. En nariz se percibe intensos aromas a ciruela madura y notas de roble, hoja de tabaco y tiza, es un vino con mayor complejidad, aromas interesantes pero que quizá requieren un poquito de mayor entrenamiento para discernirlos y disfrutarlos. Notas herbáceas acompañan éste vino, me recordó algún otro monovarietal mazuelo de Rioja, quizá la tipicidad de la uva. En paladar es un vino vibrante… con una acidez presente, se percibe la fruta pero de igual forma las notas de caramelo quemado y café tostado. De final largo y retrogusto ligeramente herbal es un vino que muestra tipicidad, originalidad y complejidad. Lo recomendaría para usted amigo lector que se ha cansado de los sabores típicos de la mezcla de rioja y busca algo diferente. Precio aproximado: $247 MXP en La Europea.

Arroz al horno

Continuamos nuestro viaje gastronómico por España con un delicioso estofado de carrillera o rabo acompañado de un vino Beronia Reserva 2005, 90% tempranillo, 6% mazuelo y 4% graciano. Quizá el mejor en términos de relación precio-calidad. Un estupendo vino: de color rojo granate obscuro y ribete rosado muestra una personalidad compleja a través de una alta potencia aromática con notas de frutas rojas maduras, especies como clavo, canela y chocolate amargo. Muy atractivo en nariz, un vino que debe examinarse con calma para desenvolver sus aromas. Sin embargo en paladar, la cosa mejora aún. De ataque suave, se percibe de un paso sedoso combinando en armonía la tanicidad presente con la acidez y sus sabores que recuerdan las frutas maduras. De gran intensidad en aromas y sabores, fue mucho de mi agrado, quizás es mi estilo de vino: fruta presente pero adornada con cierta complejidad. De final largo con recuerdo a caramelo quemado que le fue concedido después de 18 meses en barricas de roble francés y americano. Definitivamente un vino para recomendar.

En mi particular punto de vista, la armonía fue mejor del Mazuelo con el estofado y el Reserva con el arroz al horno.

Estofado de carrillera

El deleite se prolongó con un vino muy estructurado y complejo: Beronia III A.C cosecha 2008, que debe su nombre a la época en el siglo III antes de Cristo, cuando el pueblo celta de los Berones estaban asentados en buena parte del río Ebro. El Beronia III A.C. proviene de fruta seleccionada en los viñedos propiedad de la empresa que cuentan en promedio más de 55 años de edad. Terrenos arcilloso-calcáreos poco profundos con cepas plantadas en vaso y con rendimientos controlados de 4,000 kgs/Ha proveen la materia prima para éste vino: 90% de tempranillo, 6% de graciano y 4% de mazuelo.

A la vista se presenta un vino de color obscuro, de capa alta con una alta densidad aparente de ribete rosado. En nariz se percibe su alta potencia aromática con frutas maduras y una enorme complejidad: canela, tabaco, chocolate, hojarasca húmeda, caramelo quemado poco a poco van apareciendo las familias de aromas. En paladar es un vino untuoso, de mucha intensidad a sabores de frutas negras como frambuesa madura, con una acidez presente pero equilibrada con una tanicidad ligera, pulida, limada. Llena el paladar de aromas y sabores, las frutas maduras ceden el espacio para notas de especies y caramelo quemado, café tostado y canela. De final largo es un vino muy complejo, para aquellos amigos que buscan el reto de un vino de gran estructura y diversidad de aromas. Definitivamente para usted amigo lector que ya ha recorrido algo de camino en la exploración de vinos y desea poner a prueba sus sentidos.

Tarta Santiago

Para concluir el festín se sirvió una exquisita tarta Santiago que acompañamos de un brandy Byass 12, un brandy reserva envejecido en botas de roble americano y es el resultado de un blend de soleras de las 12 bodegas de González Byass en Jerez.

Brandy Byass 12

Después de los exquisitos platillos del D.O. que se confirma como uno de mis restaurantes favoritos, quedo sorprendido de la calidad de los vinos de Beronia: me parecen estupendos vinos para diferentes gustos y a precios bastante competitivos. Resultado de una bodega que toma la experiencia para mirar hacia el futuro, a mercados como el nuestro en dónde muchas personas empiezan a incursionar con el vino, pero sin olvidarse de aquellos que ya llevamos un rato explorando el tema.

¡Salud!
Dr. Salsa









Otras notas relacionadas:
Renovarse o morir en la industria vitivinícola
Nuevas D.O. de España a la conquista del paladar mexicano
Diversidad en propuestas: IV Muestra de Vinos de España
Cata de vinos Españoles de Castilla y León: Bodega Lleiroso (D.O. Ribera del Duero)
Fusión de arquitectura y enología de excelencia: Baigorri

Enlaces externos:
González Byass de México
D.O. Denominación de Origen Restaurante
Renovarse o morir en la industria vitivinícola
En frecuentes reuniones y eventos relacionados con la gastronomía y vinos, tengo el privilegio de coincidir con personajes de ésta industria con una experiencia que se remonta a décadas en diversos sectores: productores, importadores, distribuidores, chefs, sommeliers y restauranteros dentro de un largo etcétera. Siempre trato de escuchar atentamente sus valiosos comentarios, a menudo estamos de acuerdo aunque en otras ocasiones no.

Pero todos ellos coinciden en un concepto importante: el mercado del vino continuamente evoluciona. Y utilizo la referencia a través de los comentarios de ellos, porque conocen la historia con sus oscilaciones en un mar de cambios políticos, en cambios sobre la legislación de impuestos y por supuesto más de una crisis económica. Oscilaciones que entre muchos aspectos  influyen directamente en el mercado del vino.
Teniendo en mente éste concepto de la evolución del mercado, he visto la renovación o por lo menos cierto cambio en el tipo de vinos de algunas regiones vitivinícolas. España por ejemplo y en particular algunas bodegas de Rioja parece que le han apostado a nuevas variedades de uva y estilos con más fruta y menos barrica, o dejar la mezcla típica de la región para llegar al mercado con monovarietales que resulten fáciles de entender.

Matías Calleja Director Técnico Bodega Beronia

Me quedo pensando sobre, si los vientos actuales que impulsan las velas de las bodegas, de cierta manera nos harán perder apreciados estilos de vinos que desaparecerán del mercado con los años. Es una reflexión ambiciosa, pero para tener más elementos se requiere por lo menos de un periodo de unos diez años, así como seguirle de cerca la pista a ciertas bodegas clave. A partir de mi limitada experiencia con el vino, veo señales en que las grandes bodegas, aquellas que ven como un activo su conocimiento enológico respetan su estilo y en todo caso van abriendo nuevas líneas de productos con nuevas propuestas para otros tipos de consumidores, sin perder sus productos clásicos o emblemáticos.

Ésta es la impresión que quedó en mi mente después de la comida que tuvimos con Matías Calleja, Director técnico de la bodega riojana Beronia. Empresa que forma parte del grupo González Byass, en el estupendo restaurante D.O. del chef español Pablo San Román. Ocasión en dónde charlamos largo y tendido de las diferentes bodegas del grupo González Byass en España y ya con más detalle de las nuevas líneas de vinos que llegan al país en búsqueda de nuevos consumidores.

En palabras de Matías Calleja, Beronia es una bodega que respeta la tradición, sin embargo hace un esfuerzo en investigación y desarrollo para proponer vinos acordes con las corrientes actuales. Quizás al cliente promedio el tema sea secundario:  Tal vez únicamente le interese saber que son excelentes vinos de Rioja a precios muy accesibles y con diferentes líneas con niveles acordes de complejidad aromática y expectativa de guarda. Pero éste tema de actualizarse y proponer nuevas cosas es vital para una bodega vitivinícola hoy día y Beronia se está aplicando al respecto.

González Byass en España

Matías Calleja nos compartió un poco de la historia de la bodega: fundada en 1973 por un grupo de amigos empresarios, se ubica en la región de Rioja Alta. La fruta para la elaboración de sus vinos se selecciona en 850 has de viñedo en dónde se cosecha tempranillo, graciano, mazuelo y viura. Con un énfasis en su visión hacia el futuro, Matías Calleja comenta lleno de orgullo el éxito de su línea de monovarietales que vienen a complementar su oferta de vinos de un corte más clásico en diferentes países.

La selección de las variedades corresponde a estilos particulares, respetando la tipicidad de cada uva por supuesto, pero además jugando con la inclinación hacia la frutalidad o complejidad en función de la genética de cada variedad que se cosecha en los suelos arcillosos calcáreos de su propiedad asentada próxima a las instalaciones de la bodega en viñedos propios. Dónde de acuerdo a Matías Calleja se aplican técnicas amigables al viñedo evitando el uso de agentes químicos para evitar enfermedades en la vid, así como tratando de crear los vinos de la forma más natural posible.

Estupendamente armonizados con los deliciosos platillos creación del chef Pablo San Román, estos principios de renovación enológica se fueron mostrando a través de las diferencias de cada vino orientados a diferentes tipos o estilos de consumidor.

Matías Calleja con el Chef Pablo San Román

Parece que en la industria del vino, a pesar de su tradición milenaria, el adagio de “renovarse o morir” es más cierto que nunca. Tal vez, siempre ha sido así: adaptándose a situaciones catastróficas como la plaga de la filoxera, cambios en las legislaciones pertinentes, la aparición y desarrollo de  nuevas tecnologías (recordemos la aportación de  Luciano Murrieta, Camilo Hurtado de Amézaga o Rafael López Heredia a los métodos de producción de vinos en Rioja en el siglo XIX), o simplemente se ha visto obligada a cambiar para seguirle el paso al apetito de los consumidores en cada época. El caso es que ahora más que nunca se buscan nuevas propuestas para crecer y para desarrollar nuevos mercados.

Ciertamente habrá algunas propuestas mejores que otras, muchas incluso destinadas a desaparecer. Sin embargo, nosotros los amantes del vino podemos disfrutar ahora de nuevas opciones además de las líneas de corte clásico. El tema es atreverse a evaluar nuevas propuestas.

Cada vez que escucho a alguien por ahí afirmando categóricamente que ya “tiene” su estilo de vino preferido y que no lo cambia por nada, esbozo una sonrisa pensando en todo lo que se está perdiendo ésta persona. Porque así como diversa es la gastronomía y los momentos oportunos para descorchar un vino, es diversa la necesidad de encontrar el vino perfecto para cada ocasión y para cada platillo. Esta postura (la de un estilo “fijo”) me parece tan limitada, como si un pintor se aproximara al lienzo teniendo en su paleta un poco de pintura… tan sólo de un color.

En la siguiente entrega la descripción de la estupenda comida del Chef Pablo San Román y de las características de los diferentes vinos de Beronia, los cuáles nos proporciona una gama interesante de estilos y todos ellos además a excelente precio. Tal parece que algunas bodegas están haciendo su tarea y la están haciendo muy bien.

¡Salud!
Dr. Salsa

Otras notas relacionadas:
Casa Grande: Un gran vino mexicano
Sin duda una de mis bodegas mexicanas favoritas. Una empresa que ha sabido adaptarse a nuevas circunstancias y que en mi humilde opinión encontró una forma de satisfacer diferentes tipos de necesidades, desde los vinos afrutados y muy agradables, hasta aquellos con mayor complejidad, estructura y elegancia… a precios muy accesibles dentro del contexto general del vino mexicano, el cual, como ya hemos comentado padece de varias limitantes y obstáculos.

Me refiero a la bodega más antigua del continente americano, fundada por Don Lorenzo García en 1597 en Parras Coahuila: Casa Madero. Con una larga y fascinante historia, es una bodega que tiene varias líneas de vinos de las cuáles les voy a recomendar un vino delicioso a un precio muy interesante.


Nombre del vino: Casa Grande Gran Reserva
Productor: Casa Madero
País: México
Región: Valle de Parras (Coahuila)
Variedades de uva: 100% Cabernet Sauvignon
Maduración: De 24 a 26 meses en barricas nuevas de roble francés y americano.
Alcohol: 13.9%
Cosecha: 2007
Precio: $ 360 MXP (Tiendas La Europea)

El restaurante ofrecía poca iluminación por lo que la fase de evaluación visual no pude realizarla, sin embargo a primera nariz éste vino es de alta potencia: a buena distancia de la copa se perciben los concentrados aromas a frutas rojas maduras casi en mermelada, ciruelas pasa acompañadas de melosas notas de arándanos.

Agitando la copa, surgen una sinfonía de agradables aromas a frutas maduras más notas de la fermentación y su crianza en barrica: de pronto aparece la típica nota herbácea de pimiento pero muy discreta mientras que con mayor intensidad se perciben aromas de yogur de fresa, hojas de eucalipto y tabaco, pasitas y notas de chocolate amargo. Muy atractivo y elegante en nariz.

En boca, percibí un vino balanceado, de ataque suave. Tiene un elegante y suave paso en el paladar. Los taninos aquí están, pero éstos se manifiestan limados, pulidos… ricos, invitan al siguiente sorbo. Es un vino jugoso en boca, se combinan los aromas y se da la deliciosa sensación de fruta madura, con una acidez en el fondo bien integrada que deja el paso a aromas más complejos de café tostado y tabaco.

De final largo ligeramente herbal, es un vino con bastante presencia (intensidad) y estructura, pero redondo. En definitiva un excelente vino, pero que quizá sea mejor disfrutarlo con alimentos. Con respecto al maridaje estará muy bien con queso manchego español, jamón serrano, carnes al asador, una carne a la tampiqueña o incluso su estructura le permitirá potenciar los aromas y sabores del delicioso mole negro de Oaxaca.

Si usted amable lector, me preguntase sobre un delicioso vino mexicano… le respondería sin duda alguna que disfrute de éste Casa Grande Cabernet Sauvignon. Sus características lo encantarán, es un vino que le da más que el precio que pague por él.


Un gran vino que puede disfrutarse con la charla, las risas y las horas que transcurren de forma inadvertida en las comidas familiares en las que concurren diferentes gustos y preferencias de estilo. Una bebida que muestra que hay vinos mexicanos notables que no lesionan los bolsillos para llegar a la mesa. Pero lo más importante es que usted y los suyos tengan un agradable momento de convivencia y que sea éste momento la excusa para agendar otra reunión más adelante y así fortalecer los lazos familiares y de amistad... lo demás llegará por añadidura.

¡Salud!
Dr. Salsa









Otras notas relacionadas:
Un excelente vino mexicano para días lluviosos
Perspectivas: Nebbiolo Reserva Privada de L.A. Cetto 2005 y 2006
Un vino Mexicano Bueno, Sabroso y Barato
Pasión de artesanos: Fratelli Pasini 2009 en La Contra
Los vinos mexicanos de "Las Nubes"

Enlaces externos:
Casa Madero