Flores de Callejo, elegancia y equilibrio

Con una tradición familiar íntimamente ligada a los viñedos de Sotillo de la Ribera, las Bodegas Félix Callejo sacan al mercado su primera añada en 1989 viendo concretado un sueño largamente anhelado. Hoy día, la empresa es un símbolo de prestigio de la Denominación de Origen Ribera del Duero y de alguna forma de una renovada vitivinicultura española con el enriquecimiento en conocimiento enológico recaudado por todo el mundo y una sólida inversión en tecnología en bodega y un viñedo de suelos pedregosos que nunca ha dejado de ser celosamente cuidado.

Otra característica de la bodega es su vocación enteramente familiar, la segunda generación se han repartido las tareas de la empresa. Cristina, la hija mayor se ha hecho cargo de las exportaciones, José Félix ha tomado las riendas de la enología, Beatríz es la responsable del mercado doméstico y Noelia, la hija menor, como su hermano José, ha acumulado experiencia dentro y fuera de España y ahora ha regresado a Burgos a apoyar a su hermano en la enología.

Ahora la bodega ha dado un nuevo impulso a sus vinos con una renovada imagen resaltando las virtudes de su propio viñedo totalmente de tempranillo, variedad también conocida por el nombre de tinta fina. A continuación un excelente vino que para aquellos que desean conocer los resultados de la pasión por la producción de vino de calidad.


Nombre del vino: Flores de Callejo
Productor: Bodegas Félix Callejo
País: España
Región: D.O. Ribera del Duero
Variedades de uva: Tempranillo
Cosecha: 2010
Maduración: 6 meses en barrica de roble francés
Disponible en: Club de Vinos Vinarmoni

En vista es un vino color rubí obscuro con ribete violáceo. En nariz de inmediato llama la atención sus aromas de ciruelas maduras, un poco de flores quizá violetas. Más adelante la copa ofrece atractivas y elegantes notas de especias como pimienta blanca y romero. La mineralidad se manifiesta con aromas que recuerdan el grafito para dejar paso a unos sutiles y sumamente elegantes aromas que traen el bosque y hongos a la memoria. En paladar es un vino refinado y equilibrado, confirma los aromas a frutas rojas maduras con un refrescante paso de acidez y taninos presentes y agradables. De final medio que recuerda el café tostado, es un vino muy redondo y bien logrado que puede acompañar excelentemente una amplia gama de platillos, como los quesos maduros, la ternera, carnes asadas, filetes con salseados ligeros o preparaciones con champiñones.

Para aquellos amigos entusiastas del vino que desean conocer algo nuevo o para diluir esa idea de que todos los vinos tintos españoles están cargados de aromas de madera, este vino ha encontrado un interesante equilibrio entre frutas y adornos que provee la crianza en barricas. Perfecto para una tarde entre amigos o con la familia.

¡Salud!
Dr. Salsa




Otras notas relacionadas:
¡Burbujas, símbolo de celebración!
Un gran vino español con altitud y actitud
Encanto de Rioja: Lanzaga de Telmo Rodríguez
Delicias de Somontano en México
La Nariz de México con vinos de Cataluña
0 Responses

Publicar un comentario

¡Hola!,¡Gracias por tus comentarios!