La Nariz de México con vinos de Cataluña
Cataluña es una importante región económica en la costa mediterránea, con una febril actividad comercial e industrial. La ciudad de Barcelona se ha convertido uno de los principales puertos comerciales y de turismo europeos. Gracias a esa vocación comercial, no es coincidencia que Cataluña haya estado a la vanguardia de la revolución vitivinícola en el país ibérico durante el siglo 20. Fue a principios de la década de 1870, cuando José Raventós comenzó la producción de vinos espumosos con el método tradicional en la pequeña localidad de Sant Sadurni d'Anoia. El emprendimiento de Raventós años después vino a convertirse en la importante firma Codorniú y fue su visión la que hoy día reconocemos como la notable industria de cava en España cuyas ramificaciones han llegado hasta México con la presencia de la bodega Freixenet en Ezequiel Montes, Querétaro.

Sobre la evolución de la industria vinícola en esa comunidad autónoma, gran parte del mérito de la transformación en años más recientes se le debe a Don Miguel Torres Carbó y su hijo Miguel A. Torres, quienes importaron variedades de vides internacionales para ser plantadas junto con variedades autóctonas como la garnacha, monastrell, tempranillo (llamada también Ull de Llebre) y las variedades específicas para la cava: parellada, macabeo y xarel-lo.

El clima en Cataluña está fuertemente influenciado por el Mar Mediterráneo. La franja costera es cálida y estable con precipitaciones moderadas, pero las condiciones se vuelven cada vez más áridas  conforme se recorre hacia el territorio interior. Esta dinámica región cuenta ya con nueve Denominaciones de Origen: Alella, Empordà-Costa Brava, Conca de Barberá, Costers del Segre, Montsant, Penedès, Pla de Bages, Priorat, Tarragona y Terra Alta, más la nueva y controvertida, denominación “Cataluña” que abarca un espectro más amplio de vinos. Es un hecho que la región de Penedès es la de mayor importancia en términos de cantidad, aunque en últimos años, la calidad de los vinos provenientes de regiones relativamente pequeñas como Priorat, han empezado a atraer la atención de enófilos del mundo entero.

La Nariz de México es un concurso con vocación de convertirse en un referente en el país. Su función es buscar anualmente a los mejores catadores y conocedores del vino internacional entre profesionales y aficionados de la Républica Mexicana

Sin embargo Cataluña es mucho, mucho más que cava. Las extensas áreas plantadas que rondan las 56,000 Ha permiten una producción aproximada a los 335 millones de hectolitros anuales (con cifras al 2010) y ofrecen al mundo estupendos vinos blancos secos y tintos, de carácter y personalidad propia, como se pudo disfrutar en la edición 2012 de la Expo Cataluña que se celebró el 3 de Febrero en las instalaciones de la Universidad Anáhuac del Norte en la Ciudad de México. La exposición comprendió dos eventos principales: la Cuarta Muestra de Vinos Catalanes y la realización por vez primera del interesante certamen La Nariz de México 2012.

La muestra de vinos fue enriquecida por la presencia de más de 15 empresas importadoras en México con la representación de alrededor de 30 bodegas de las diferentes Denominaciones de Origen de Cataluña.

El acto de inauguración corrió a cuenta de Luis Cárdenas Barona, presidente de la Asociación de Sommeliers Mexicanos (ASM), organismo que apoyó en la realización del certamen; Francisco Madrid Flores, director de la Escuela de Gastronomía, de la Universidad Anáhuac del Norte; y el sommelier Marco Flores Tlalpan, de la empresa Gemaric, A.C. quienes apoyaron en la coordinación y organización de todo el evento.

Concurrida audiencia a la Muestra de Vinos Catalanes

Una de las virtudes de ésta muestra fue la presentación de vinos poco conocidos en México, como aquellos de las regiones de Costers del Segre, Ampurdán, Empordà-Costa Brava y Terra Alta por ejemplo. La muestra se complementó con la realización de catas-conferencias en torno a diversos aspectos de las tendencias y propuestas de las bodegas catalanas. Josep Baeta, expresidente de la Asociación de Sommeliers de Barcelona y director del comité organizador del evento brindó una amena charla en torno a “Priorat y Montsant: El tesoro de la Licorella y la Biodinámica”; mientras que el sommelier catalán Xavi Nolla habló sobre “Penedés, entre la Toscana y Burdeos”. Nolla destacó “que en esta Denominación se pueden encontrar, además de las cepas autóctonas, muchas de las variedades emblemáticas españolas y francesas que se han adaptado extraordinariamente bien gracias a la gran diversidad de microclimas y suelos que se encuentran en la región”. Por su parte Luis Cárdenas Barona desarrolló una ponencia bajo el título “El cava, burbujas catalanas”, brindando asimismo la ocasión de catar, bajo su guía, los cavas catalanes.

El concurso La Nariz de México.
La Nariz de México es un concurso con vocación de convertirse en un referente en el país. Su función es buscar anualmente a los mejores catadores y conocedores del vino internacional entre profesionales y aficionados de la Républica Mexicana. Como no incluye pruebas de servicio, únicamente de cata y conocimientos, es un concurso abierto a todo público de tal suerte que no es necesario ser sommelier para poder participar, sólo se exige ser buen catador y amante del vino y su cultura. La participación es en equipos de dos personas que pueden debatir entre sí durante la realización de las pruebas, explicó Josep Baeta.

El concurso se desarrolló a través de varias etapas, los concursantes respondieron preguntas sobre Cataluña e incluyó cata de cinco vinos con el objetivo de que los participantes indicaran Denominación de Origen, añada, variedad entre otras características de los vinos.

Laura Santander Zaldívar y Abel Hernández Mejía, del restaurante Eloise, fueron los ganadores del primer lugar en esta primera edición del certamen. El segundo lugar correspondió a Pablo Mata Valderrama y Héctor Álvarez de la Garza, del restaurante De Leña, ubicado en Morelia, Michoacán; mientras que el tercer premio fue para Claudio y Marco Antonio Toledo Ruiz. El premio en efectivo fue de 18 mil, 5 mil y 3 mil pesos, respectivamente.

Ganadores del 1er Lugar, La Nariz de México 2012
Laura Santander Zaldívar y Abel Hernández Mejía del restaurante Eloise

El jurado para éste concurso estuvo integrado por reconocidos profesionales, entre los que destacan los sommeliers Sandra Fernández y René Rentería, así como el periodista gastronómico Claudio Poblete.


¡Felicidades a los ganadores!

No te pierdas la galería de fotos completa en Facebook


Otras notas relacionadas:
Nuevas D.O. de España a la conquista del paladar mexicano
Vinos de Rioja para elegir
Días de sol, días de vinos blancos
Rioja se reinventa a si misma
A descubrir diferentes variedades: frescura española


Enlaces externos:
Celler Bàrbara Forés
La Boqueria Delicatessen
2 Responses
  1. Carlos Says:

    Yo me sentí un poco decepcionado pues como lo vendieron en un inicio fue como un concurso para aficionados y no fue así. Había compitiendo a personajes de primer nivel junto a novatos. Ojala para el próximo año sean más honestos en su publicidad y corrijan esto.


  2. Anónimo Says:

    excelentisssssssssimo...


Publicar un comentario

¡Hola!,¡Gracias por tus comentarios!