Ingredientes para una velada inolvidable
¿Cuáles son los ingredientes que hacen una velada deliciosamente inolvidable? Bueno, es necesario acotar un poco la pregunta, me refiero a una velada deliciosamente inolvidable en términos gastronómicos. Cierto que cada quién tendrá su lista de requisitos, habrá algunos que pongan especial atención a detalles como el decorado del lugar, el número de comensales, el tipo de cocina, la temperatura de los alimentos, la actitud de la gente del restaurante y aquí cabría un largo etcétera.

Sin embargo, yo en particular con los años me he convencido en que se deben cumplir cuatro condiciones esenciales:

1. Un buen lugar. Una atmósfera agradable, de fácil acceso en ésta saturada Ciudad de México en el que tráfico se puede tornar un serio obstáculo a la concepción de un mundo civilizado. Un restaurante con una excelente actitud de servicio es siempre un buen inicio para disfrutar de una velada encantadora.

2. Una buena cocina. Se agradece un plato con una receta cuidadosamente elaborada, ingredientes frescos y de calidad, una linda presentación y servida a la temperatura idónea. Y si vamos un poco más allá, ¿qué decir de un platillo en el que la creatividad del cocinero se ha expresado a través de sorprendentes combinaciones de aromas, sabores y texturas?, estoy hablando de sorpresas… agradables por supuesto. Esos platos en dónde los comensales toman el primer fragmento de los alimentos y después de llevarlos a la boca, abren los ojos y dibujan una sonrisa en su rostro. Usted sabe a qué expresión me refiero: a esa sonrisa que hace de la mesa un grupillo de cómplices del placer.

3. Una buena armonía con el vino. Ciertamente hay platillos deliciosos por sí mismos, pero cuando se logra una armonía adecuada, el placer al degustarlos aumenta considerablemente. Los sabores se potencian por las propiedades del vino ya sea la acidez, tanicidad, notas primarias o secundarias, etc. Aunque debo decir que en ocasiones el maridaje no funciona muy bien sin lograr éste efecto positivo, o incluso que hay platos cuyo maridaje perfecto es una cerveza bien fría o un agua fresca de frutas. Pero por supuesto, una condición para lograr una velada inolvidable es lograr una buena armonía.

4. Pero ninguno de los puntos anteriores son definitivos si no se logra la cuarta condición: una agradable compañía. Más de una vez me ha pasado que un delicioso vino o un exquisito platillo empiezan a perder (o más bien dejo de percibir) sus aromas y sabores por tratar de concluir rápidamente la velada y salir… prácticamente escapando. Usted quizás tenga una anécdota similar. Al contrario, cuando goza de una grata compañía y una entretenida charla, la percepción del lugar, los platillos y los vinos es mucho más agradable, de tal suerte que el tiempo transcurre sin notarlo y cuando observa el reloj se da cuenta que debió partir hace tres o cuatro horas antes, pero se felicita a sí mismo por haber permanecido.

Brasserie La Moderna

Sinceramente, estimado lector, le deseo que cada encuentro, cada comida o cena, la disfrute con éstas cuatro condiciones como tuvimos la fortuna de gozar un grupo de amigos en la cena maridaje que se llevó a cabo en el restaurante Brasserie La Moderna que forma parte del hotel Brick, el cuál después de un esmerado trabajo de restauración dejó una elegante presencia en la silueta de una antigua casona de larga historia, en una de las colonias que se ha venido revitalizando en los últimos años con la creación de nuevos restaurantes, tiendas, universidades y desarrollos habitacionales que han tenido el tino de respetar la bella arquitectura original de los edificios de principios del siglo XX, cuando éstas sendas mansiones hospedaron a la clase privilegiada de la ciudad.

En éste singular espacio se dieron cita un grupo de entusiastas, sommeliers y público en general, con la guapa Morgan-leigh Norman, hija del golfista Greg Norman embajadora de la marca de su padre y los representantes del grupo Treasury Wine Estates: Jeff Collins, Carlos Rodríguez y Fernando Arteaga gracias a la convocatoria de Vinos Viñedos y Bodegas empresa dirigida por Diego Rodero y Francisco Domenech, en dónde se realizó un delicioso repaso de los estupendos vinos de las bodegas Rosemount, Greg Norman y Chateau St Jean, alguno de ellos bastante notables.

Morgan-leigh Norman y Francisco Domenech


Empezamos la velada con un Rosemount Traminer Riesling 2010, de nariz frutal y agradable de paso ligeramente abocado en paladar que si bien no será del aprecio de algunos, será muy adecuado para aquellos amigos y amigas que van iniciando su incursión en el mundo del vino, servido a una baja temperatura, es un vino bastante agradable.

Más adelante nos deleitamos con un Chateau St Jean Fumé Blanc 2009 de la región de Sonoma, cabe mencionar que fumé blanc es un sinónimo de sauvignon blanc, nombre que surgió por razones comerciales de parte de Robert Mondavi en un momento en el que el público no apreciaba aquellos vinos con el nombre de sauvignon blanc en la etiqueta. La literatura dice que hoy día algunos productores hacen diferencia entre el nombre “fumé blanc” cuando desean hacer énfasis en vinos cuyo estilo trata de seguir aquellos vinos blancos del Valle del Loire y sauvignon blanc cuando siguen un estilo más  bordolés. El Chateau St Jean Fumé Blanc  es un vino blanco de alta potencia aromática de frutas como lima y cáscara de toronja, con toques de mantequilla y menta. Resultó fresco en paladar con una buena acidez que acompañó los sabores cítricos adornados que envuelven el paladar con notas de avellanas de final medio con sabor a lima. Una sorpresa, realmente bueno.

Rosemount Traminer Riesling

Chateau St Jean Sonoma Fumé Blanc

Poco después disfrutamos de un vino muy interesante. Un Greg Norman Pinot Noir 2009 de Santa Barbara County. De una nariz muy atractiva a frutas rojas como fresa y cerezas se percibe un poco de las notas de su paso por madera. En boca se muestra un vino agradable y redondo de ataque medio con acidez presente pero agradable que llenan el paladar de sabores a frutas rojas dejando el paso a sabores y aromas de chocolate blanco con apenas un recuerdo de los taninos. De final medio a sabores entre de ciruela y fresa, es un vino que será muy conveniente para aquellos y aquellas que no disfrutan mucho los vinos corpulentos con marcadas notas amaderadas.

El Greg Norman Pinot Noir es un vino muy agradable que armonizó excelente con un plato de sabores complejos: tarta de cebolla caramelizada con huitlacoche y queso de cabra sobre un espejo de salsa de chile poblano coronados por unas hojas de arúgula y jitomate deshidratado, simplemente delicioso.

Greg Norman Pinot Noir

Tarta de cebolla caramelizada con huitlacoche

Después pasamos a otro vino que me agradó bastante, quizás el favorito de la noche. Un Chateau St Jean Sonoma 2005 Merlot de Sonoma County. De gran potencia aromática y con mucha elegancia, se perciben notas de frutas rojas maduras como ciruelas y un poco de moras en claro contraste con el Pinot Noir previo. Detrás de la fruta, de forma complementaria aparecen los aromas de chocolate amargo y nueces. En boca es un vino balanceado, con sabores de frutas confirmando aquellos que se desprendieron de la copa al inicio, con un ataque medio se perciben de forma agradable los taninos que equilibran los sabores de la fruta y una ligera acidez dejando un final medio de mucha elegancia con sabores a chocolate, muy bueno.

Éste vino fue bastante agradable solo, sin embargo fue de maravilla con un pollito de leche montado sobre puré de camote amarillo con vegetales sobre una exquisita salsa de morillas.

Chateau St Jean Merlot

Pollito de leche en puré de camote y salsa de morillas

Para éste momento, la tertulia con los amigos era bastante animada, con interesantes historias de los vinos y diversas regiones de parte de Mauricio Jiménez head sommelier de La Castellana quién no escatimó tiempo ni detalle para contestar las preguntas del grupo.

Por si no fuera poco, cerramos con broche de oro con otro interesante maridaje. Un pecaminoso postre de mousse de chocolate y coulis de frutos rojos coronados con una tejita de chocolate blanco invitando al paladar a un juego de texturas y sabores de tres diferentes tipos de chocolate que hicieron un maridaje bastante bueno con un Greg Norman Cabernet Sauvignon 2007 de North Coast, mucho más intenso en aromas y tanicidad, pero que no presentó menor complejidad: en nariz de predominio frutal de cerezas negras y ciruela madura, con una buena dosis de acidez que fue adornada con aromas a ralladura de coco y un poco de tierra mojada. Su tanicidad y frutalidad balanceó el dulzor del postre a manera de aquellos célebres chocolates rellenos con cerezas, otro gran acierto en el menú de la velada.

"Pecaminoso" postre de mousse de chocolate

Carlos Rodríguez, Mauricio Jiménez y Jeff Collins

Esta experiencia confirma la idea de que en éstas épocas los consumidores somos privilegiados para poder aprovechar excelentes vinos a precios accesibles, quizás lo que falte es un poquito de espíritu de aventura, para intentar nuevas regiones. California ha reunido entre otras cosas, los recursos financieros para realizar proyectos vitivinícolas de gran escala, y como en otras esferas del quehacer humano no escatimado recursos para hacerse de viticultores y enólogos de gran experiencia de todo el mundo. No quiero decir que todos los vinos de la región son estupendos, hay diversos niveles de calidad, pero al menos en éstas bodegas el resultado de éstas inversiones se disfruta sorbo a sorbo.

La velada fue una gran experiencia que reunió las cuatro condiciones para que fuese inolvidable: excelente servicio en el cálido comedor de Brasserie la Moderna, deliciosos platillos que tuvieron su toque de sorpresa (como el huitlacoche y la salsa de chile poblano), excelentes vinos y sobre todo la alegre y divertida compañía del grupo de amigos.

¡Que se repita!... ¡y pronto por favor!

¡Salud!
Dr. Salsa










Notas relacionadas:
Descubriendo los vinos de California en el Condesa DF
Vinos de California y armonizaciones
Vinos para celebrar el Día Mundial del Malbec
Fusión de arquitectura y enología de excelencia: Baigorri
Los "Grand Cru" de La Clape, una charla con Arnaud Fabre



Enlaces externos:
Hotel Brick
Vinos Viñedos y Bodegas
Rosemount Wines
Greg Norman Estates
Chateau St Jean
0 Responses

Publicar un comentario

¡Hola!,¡Gracias por tus comentarios!