Fusión de arquitectura y enología de excelencia: Baigorri
Como en diversos aspectos de la vida, la perspectiva personal con respecto a los vinos y la gastronomía en general va cambiando, al menos en mi caso, se va enriqueciendo con nuevas experiencias en vinos y de maridajes con platillos diversos. He empezado a notar que conforme se va aprendiendo a reconocer las características y la personalidad de cada vino, y un poco más allá, conforme se van reconociendo otros aspectos relacionados como el terroir que les dio origen, la historia de la bodega, etcétera, poco a poco la gente se va atreviendo a invertir un poco más en vinos.

Pero no hay que olvidar a aquellos amigos que aún tienen reservas con respecto a los vinos, ya sea porque han tenido malas experiencias en el pasado en las que se sintieron defraudados por el costo de un vino versus la experiencia que obtuvieron de éste, o quizás... simplemente porque no están tan enamorados de los vinos y lo que lo rodea (y uso el término de “enamorado” porque hay mucho más emoción que objetividad en mi caso sobre éste tema).

Esto vino a colación en una charla con unas amigas sobre el tema de cuánto dinero estarían dispuestas a invertir en un vino.

Cabe mencionar que mi perspectiva de los vinos, la parte interesante no sólo es la bebida en si, sino la oportunidad de fabricar un momento especial, de una convivencia humana, en fin.. de una experiencia.

"pensamos que la mejor manera de obtener un vino de calidad era evitar la utilización de medios mecánicos que pudieran dañar la uva"

Pero netamente al respecto de los precios, en la Ciudad de México es posible encontrar vinos de todo tipo, desde los muy accesibles en precio hasta los Grand Cru de etiquetas imponentes y de grandes inversiones, tal y cómo hemos dado cuenta en otros posts. Es un privilegio de ésta ciudad, porque acá convergen las propuestas de viejo y de nuevo Mundo, a la que se agregan por supuesto la oferta de vinos nacionales.

Un ejemplo de excelentes vinos a un precio muy accesible son los vinos de Bodegas Baigorri.


Antes de pasar a la nota de cata de éstos estupendos vinos, rápidamente les comparto algunas características interesantes del proyecto Baigorri que fusiona la arquitectura con la tradición milenaria de Rioja Alavesa y la aspiración del español Jesús Baigorri, hijo de bodegueros quien pasó por algunas importantes bodegas alrededor del mundo previo a su sociedad con el arquitecto Iñaki Aspiazu para crear un proyecto pionero en dónde se replanteó cada fase del proceso de producción del vino y se le dio una solución arquitectónica con el mayor respeto posible a la uva: “pensamos que la mejor manera de obtener un vino de calidad era evitar la utilización de medios mecánicos que pudieran dañar la uva, por lo que desde que se recogiera la uva hasta que madurara en las barricas, el vino debía seguir un proceso de arriba hacia abajo en el que no interviniera ninguna máquina” comenta Baigorri en un artículo de Carlos Molina para el diario CincoDías.com.

Entrada principal de la bodega.
Foto de hansbrinker

Tal y como ha comentado el reconocido enólogo mexicano Dr. Victor Torres, evitar el uso de máquinas y bombas en el proceso de vinificación redunda en ahorros en mantenimiento y procedimientos de sanitización, que además reducen considerablemente el riesgo de contaminación del mosto.

Destaca en el paisaje de Samaniego el bruñido cristal del edificio, pero la magia se desarrolla en su interior: en una caída libre de seis plantas se traslada el vino sin utilizar ni una sola bomba o manguera, ha ganado el reconocimiento del Colegio Superior de Arquitectos de España.

Ahora si, pasemos a otra parte, no menos interesante: las recomendaciones.

Los vinos que tuvimos oportunidad de probar fueron el de Maceración carbónica, Crianza y Reserva.

Todos excelentes, el Baigorri de maceración carbónica 2009, está creado con el típico procedimiento de la región Álava de maceración de los granos de uva enteros para que inicie la fermentación en su interior (más sobre la maceración carbónica al final). Es un tempranillo 100% que sorprende por sus aromas netamente frutales a ciruelas rojas, es muy recomendable para aquellos que no disfrutan tanto de la tanicidad en el paladar y es un vino muy fresco que quedará muy bien en una tarde soleada. Antes de descorchar vale la pena refrescarlo un poco. En el paladar se percibe un vino bien equilibrado, confirma los sabores a fruta y tiene un agradable final medio. Será un vino muy agradable para los invitados a una reunión de amigos o de la familia que no tengan tanta experiencia en vinos.


El Baigorri Reserva 2003, es un señor vino, creado como los otros dos vinos a partir de la variedad de tempranillo, de intensa nariz a frutas maduras como a zarzamora con claras notas de roble, pimienta y canela, obtenidas en su paso por la barrica. Al contrario del vino descrito previamente, éste es un vino con mayor intensidad en paladar, con una tanicidad interesante a pesar de sus siete años de edad. Tiene un final largo, pero muy especiado, prácticamente la fruta ha cedido su lugar a notas como el clavo y la canela. No podría asegurar que es un vino para todo paladar, definitivamente para aquellos que inician su incursión en el mundo del vino quizás lo encuentren un poco incómodo por su tanicidad y por sus notas de especias. Pero a favor de éste vino, me parece que podrá ir muy bien con platillos muy condimentados o quesos semimaduros, realzará sabores ciertos sabores y quizás el maridaje perfecto sea por ejemplo un atún con costra de pimienta.

Sin embargo mi favorito fue el Baigorri Crianza 2005, también elaborado con uvas tempranillo, es un excelente vino. En nariz muestra frutas maduras como a ciruela y moras, pero adicionalmente se perciben las notas de barrica, hojas de tabaco y un poco de chocolate amargo. En paladar es exquisito, confirma los sabores de frutas maduras los cuáles son adornados con notas de caramelo quemado y pimienta. Se deja sentir un poco de esas notas de chocolate que son realzadas con una deliciosa tanicidad en perfecto equilibrio con la acidez que apuntala toda esa gama de aromas y sabores. Remata de forma muy buena con un final largo con toques de especias como canela y pimienta. Me sorprendió gratamente éste vino y me pareció el más equilibrado de los tres.


Vale mucho la pena recordar que hay vinos para cada ocasión, y éstos tres estupendos ejemplares de Baigorri ilustran ésta versatilidad: si bien el de maceración carbónica es frescura, yo lo recomendaría para compartir con invitados que no tienen tanta experiencia en vinos, al contrario el Reserva lo compartiría para una comida de platillos muy condimentados, carnes a las brasas y con gente de mayor edad, mientras que el crianza que me pareció más sutil, lo degustaría con algunos quesos y aceitunas como aderezo a una tranquila e interesante charla entre amigos.

Éstos vinos los puede encontrar en tiendas Costco y con Ditemo (ventas@ditemo.com.mx)

Impresionante el proyecto de la bodega un ejemplo de la arquitectura estética puesta a disposición del vino,  deliciosos las tres versiones de Baigorri, pero creo que lo más importante es que usted amable lector, disfrute en compañía de los suyos el momento, los platillos y la convivencia.

Por supuesto, lo interesante de los vinos Baigorri, es que podrá hacerlo y todos quedarán muy satisfecho, y usted aún más sin haber hecho sufrir su bolsillo.

¡Salud!
Dr. Salsa.

Otras notas relacionadas:


Otros enlaces:

0 Responses

Publicar un comentario

¡Hola!,¡Gracias por tus comentarios!