Cuatro vinos mexicanos a prueba
"Las cualidades de una obra de arte no son inherentes a sus materiales físicos,
sino a la acción del hombre... Lo que se percibe no está en el objeto, ni en el sujeto, 
sino en la relación interna activa entre ambos"
Sixto J. Castro


La historia del L.A. Cetto Reserva Privada Nebbiolo no puede concluirse sin ésta tercera y última parte del estudio que despertó por un lado, la extraordinaria cata vertical de éste vino que ya he reseñado en la nota L.A. Cetto celebra 25 años de su Nebbiolo Reserva Privada y por otro lado aquella nota de mi amigo, el joven winemaker Carlos Cohen de la cuál charlamos en la entrega previa bajo el título Perspectivas: Nebbiolo Reserva Privada de L.A. Cetto 2005 y 2006. La conclusión que he obtenido de tres catas con diferentes añadas y en distintos sitios con el común denominador del L.A. Cetto Nebbiolo Reserva Privada: ha resultado ser un tema de perspectivas, depende de dónde nos ubiquemos para reflexionar sobre éste vino que me sigue pareciendo excelente y buen exponente de la viticultura del país.

Los vinos a catar en esa velada

A los que nos encanta el tema del vino, sabemos que la evaluación de éstos es un ejercicio totalmente subjetivo, en dónde hay diversos obstáculos que a mi manera de ver, impiden una evaluación totalmente objetiva. Pero debo comentar que existen personas que cuentan con tal entrenamiento al respecto (vienen a mi mente los sommeliers Georgina Estrada, Sandra Fernández,  Marcos Flores, Tomás Salazar y Pedro Poncelis entre otros con quienes he tenido el honor y el placer de compartir algunas copas de vino) que realmente te sorprenden por su capacidad en detectar las características de cada producto.

Nuestros sentidos pueden ser confundidos, como en éste clásico ejercicio visual.
El sombreado del fondo influencía nuestra percepción.
Todos los círculos son del mismo color,
 pero se perciben mucho más obscuros en la derecha en
 comparación con aquellos ubicados a la izquierda.


Sin embargo la dificultad existe, cómo Émilie Peynaud y Jacques Blouin lo expresan perfectamente: "La primera dificultad se debe al carácter subjetivo de la cata: se basa en impresiones personales, ligadas a la personalidad del catador. No se puede medir un gusto, un olor, mientras que sí se puede medir la intensidad de la luz, sin que eso signifique apreciar realmente la belleza de la música o un cuadro"

Quizás usted amable lector difiera de mis impresiones, éstas son opiniones personales tratando de ser lo más objetivo posible en función de mi conocimiento y experiencia en vinos. No obstante le invito a que usted ponga a prueba éstos (y prácticamente cualquier vino), a que se forme su propio criterio creo que será su mejor herramienta para elegir mejores y por supuesto explore nuevos y diferentes estilos de vinos.

Si desea usted evitarse las notas de cata puedo adelantarle la conclusión final: es cierto que me pareció a mí y al grupo de catadores que había diferencias en los aromas y complejidad entre los vinos comparando las añadas 2005 y 2006 del Reserva Privada de L.A. Cetto. Pero no las suficientes diferencias como para poder afirmar que la añada 2006 había sido un desastre y que las características más apreciadas de éstos vinos terminó con la cosecha del 2005. Nuevamente es un tema de perspectivas. Si nos ponemos a comparar, podría decir que la añada 2000 fue muy superior que la 2005 por ejemplo, pero habría que tomar en cuenta no sólo las condiciones climáticas de aquella cosecha sino además la evolución que vivió el vino durante 11 años. En un enfoque más pragmático, a usted amable lector que quizás no tenga la paciencia (ni el interés) de hacer catas verticales y éste tipo de actividades que a nosotros los winegeeks nos ecantan le diré el porqué le recomiendo éste vino hoy día  en otra perspectiva: gracias a que ofrece la mejor relación precio calidad en el contexto del vino mexicano en monovarietales nebbiolo. Es decir sin otra razón más que es un estupendo vino a un precio muy accesible, que fue la conclusión de éste divertido ejercicio.

A continuación los resultados de nuestro ejercicio de cata ciega comparativa.

Ya había obtenido una conclusión suficiente para responder a la inquietud de Carlos Cohen, sin embargo me quedé con mi propio cuestionamiento sobre cómo encontraríamos éste vino en comparación con otras opciones de vino mexicano producidas a partir de nebbiolo. Poco después organizamos una cata ciega con los siguientes vinos:

1) Bella Terra Nebbiolo 2009 de Bella Terra ($302 MXP)
2) Equinoccio Nebbiolo MMVII de Viñedos Lafarga ($439 MXP)
3) Nebbiolo Reserva Privada 2006 de L.A. Cetto ($160 MXP)
4) Planeta Nebbiolo 2008 de Sinergi-VT ($461 MXP)

El resultado de la cata:


4º lugar: Equinoccio Nebbiolo MMVII (13.5 Alc.) De color granate obscuro con ribete rosado, en copa se percibieron aromas de ciruela o grosella madura y nueces. Se percibió un poco el alcohol y un poco después de reposar en la copa aparecieron aromas a chocolate blanco, las notas de madera fueron cada vez más evidentes con notas de ceniza. En paladar fue un vino “jugoso” con sabores que recordaban bastante la fruta, con una buena dosis de astringencia y una acidez presente, de final largo con un retrogusto ligeramente herbáceo. Quizás lo que no agradó de éste vino fueron el predominio de las notas de madera que alcanzaron a cubrir un poco la fruta y una tanicidad que despuntó un poco en paladar. El comentario final del grupo: faltó equilibrio. Algunos otros vinos de ésta bodega he probado que me han gustado mucho más.


3er lugar: Planeta Nebbiolo 2008 (13.3 Alc.) De capa alta con un color granate obscuro y ribete rosado de intensidad alta aromáticamente hablando, se percibían las notas de fruta, ciruela pasa y fresa. Ofreció más complejidad que otros vinos, con notas de sotobosque y acentos de menta tipo eucalipto así como de  caramelo y café tostado.  En paladar fue un vino intenso en sabores y sensaciones en boca, confirmando con claridad los sabores de frutas maduras y presentando unas buenas dosis de tanicidad y acidez en equilibrio. De final medio dejando  un claro retrogusto a notas herbáceas y tostadas que contrastaron un poquitín con el ataque frutal de éste vino.


2º lugar: Nebbiolo Reserva Privada 2006 (14 Alc.), lo que fue un común denominador de todos los vinos nebbiolo: color granate obscuro y ribete rosado de capa alta. De potencia aromática alta, se perciben notas de frutas maduras, ciruela o grosella con notas especiadas y herbáceas y un toque de aromas balsámicas. Fue un vino complejo: más adelante surgieron las notas de arándano, chocolate amargo y un poco de notas mentoladas y clavo. En boca se confirman esos aromas acompañados de una interesante tanicidad y acidez, presentes pero armonizadas con las demás características del vino. De final largo de un retrogusto de sabores como chocolate amargo.


Finalmente el 1er lugar: Bella Terra Nebbiolo 2009 (13.5 Alc.) Igualmente, color granate obscuro con ribete rosado, de potencia aromática alta, se perciben inmediatamente aromas de fruta madura principalmente grosella. Se expresó más adelante la complejidad aromática de éste vino a través de notas especiadas como a clavo, café tostado y chocolate amargo. En boca se confirman los sabores a fruta acompañados de esa complejidad que le ha provista la barrica: sabores tostados y caramelo se conjugan con una rica tanicidad y una acidez que viene a darle vitalidad al vino que en conjunto nos pareció a todos el mejor armonizado. De final largo, los sabores a fruta combinados con tostados permanecen en el paladar un buen periodo de segundos dejando un sabor a café tostado al final. De todos los concurrentes, el favorito.

Al menos en ésta experiencia con otros vinos mexicanos (y quedará pendiente comparar con otros vinos nacionales basados en ésta variedad) en términos de precio calidad, el L.A. Cetto Reserva Privada Nebbiolo nos pareció el mejor considerando la relación precio calidad, mientras que el Bella Terra nos pareció el mejor vino en términos de equilibrio. No quiero decir que los otros vinos no estén ricos, al contrario, cada uno expresó una personalidad propia y pertenecen a proyectos vinícolas muy diferentes. Sin embargo no pierda de vista la subjetividad y además que la muestra fue parcial, varios vinos basados en nebbiolo quedaron fuera de ésta cata.


Si usted ha disfrutado de alguno de éstos vinos, le invito a que comparta su experiencia, quizás coincidamos o no sobre cuál ofrece qué características, etc. El vino es un pretexto para hacer un ejercicio de los sentidos, para aprender algo más de nuestra tierra, de su clima y de la propuesta de los  productores nacionales,  pero lo importante es que usted disfrute del momento y la comparta con los suyos.

¡Salud!
Dr. Salsa


Otras notas relacionadas:

Enlaces externos:
5 Responses
  1. Muy interesabte la reseña de esta magnifica cata ciega, siempre reveladora donde sale a flote el mejor vino.
    Atte:
    Tomás Salazar


  2. Daniel Perez Whitaker Says:

    Enhorabuena, se ve chido el experimento.

    Que daria yo por saber algo, lo que sea, acerca del origen del nebbiolo para estos vinos. De los viniedos, si son propios (se que Cetto tiene el suyo), o son rentados, o compran la fruta a cosecheros independientes, etc. Como lo manejan, practicas agricolas y de viticultura, rendimientos, edad, emplazamientos, altitud, micro-climas, tipos de suelos y sub-suelos, etc. O algo, lo que sea, de la vinificacion. O de las condiciones de las aniadas (ustedes han tenido la suerte de comparar !!cuatro!! cosechas) Porque de lo unico que cuentan los elaboradores, es de sus barricas y sus meses en barricas. En fin. Es como predicar en el desierto. Pero no me rindo.

    Saludos, DPW


  3. Estimado maestro sommelier Tomás,

    Siempre es una enorme satisfacción escucharle en cualquier charla alrededor del tema del vino y la gastronomía.

    Recuerdo con mucho cariño, aquella interesante cata a ciega de vinos de diferentes regiones del mundo en el restaurante Cabiría, ¡ojalá pronto se repita la experiencia!, se aprende mucho de esas clases prácticas.

    Saludos y un abrazo

    Dr. Salsa


  4. Hola Daniel,

    Tienes razón con respecto a lo que comentas en avanzar en el conocimiento de los vinos, si la viña es la fuente de la fruta y luego entonces del vino, es un tema fundamental.

    Cierto es que hay poca información al respecto, a partir de tus comentarios cada vez se le cuestiona con más interés al respecto a los productores, con diferentes respuestas.

    Como siempre Daniel, un paso o varios adelante, pero retomamos tus comentarios para seguir aprendiendo de éste vasto e inagotable tema del vino.

    Saludos

    Dr. Salsa


  5. DPW Says:

    Me alegro que se hagan las preguntas, Dr.

    No niego, nunca, la importancia decisiva del vinatero. Porque ni el mejor terrunio dara buen vino en manos de un vinatero maleta, del mismo modo un gran elaborador podra obtener gran vino de un terreno menospreciado -- pero jamas de un mal terreno.

    Estos vinos son todos de calidad, que duda cabe. Pero solo si nos dicen como es el terreno y como lo trabajan es como podemos darnos una idea, con el paso de las aniadas, de cual es el genuino potencial de la vinia. No se trata de hacer comparaciones odiosas de las suelos de BC con las arcillas calcareas de Langhe; ni tampoco se trata de esperar un nebbiolo menos corpulento de una zona calurosa como Baja. No. La idea es aprender a interpretar mejor lo que estan haciendo los vinateros.

    En ese sentido, lo que dices de que hay respuestas 'diferentes', bueno, al menos es un comienzo. Por que a mi, ni me responden -- o de plano alguno no publica mis comentarios/preguntas en sus blogs o paginas web. Y soy muchas cosas, pero no irrespetuoso al interactuar con nadie o preguntar cualquier cosa.

    Algun dia, algun dia, nuestro gato comera sandia.

    Enhorabuena, sincera. DPW


Publicar un comentario

¡Hola!,¡Gracias por tus comentarios!