Un vino Mexicano Bueno, Sabroso y Barato
Es perceptible en el aire, lo veo en los tópicos habituales de los fugaces mensajes de twitter, algunos sommeliers de tiendas especializadas en la venta de vino lo confirman: hay un interés renovado por el vino mexicano.

Quizás por ésta razón muchos amigos preguntan sobre recomendaciones de vinos nacionales. Cuando empiezo a describir algunos de mis vinos favoritos se percibe un brillo de interés en la mirada de mis interlocutores, inicia el surgimiento de imágenes en su mente de cuál, cómo, con qué y con quién van a disfrutar esos vinos… imagen que rápidamente desaparece cual globo pinchado por un alfiler cuando llegamos al tema del precio.

Vinos mexicanos degustados en la tarde

Si bien es cierto que el principal competidor del vino mexicano no es el vino mexicano, sino las buenas opciones en precio y calidad que llegan de otros países, también es cierto que el vino nacional se enfrenta a importantes obstáculos en términos de economía de escalas, el tipo de incentivos gubernamentales en materia agroalimentaria de otras regiones y en general al volumen total del negocio de los principales países productores. No obstante, existen excelentes opciones de buenos vinos nacionales a precio accesible, con el objetivo de que te animes a probar etiquetas y bodegas que quizás no hayas escuchado previamente, compartimos la siguiente nota de cata. Recuerda que la parte más importante de un vino es que pases un excelente momento, que lo disfrutes y lo compartas. El resto son… meros tecnicismos.

Hace unas semanas en una estupenda reunión de amigos en una región boscosa en las afueras de la Cd. de México hicimos un ejercicio de maridaje de vino mexicano con la cocina más tradicional y popular de la región, a la que llamamos con el nombre genérico de “quecas” (derivado de la palabra “quesadilla”) que son una especie de dobladitas de maíz cocido hechas a mano con diferentes rellenos, generalmente vegetales, queso y otras preparaciones. Nos fue tan bien en ese lugar que hasta adoptamos una mascota a quien bautizamos como “Tanino” (luego la historia de esto).

El ejercicio fue todo un éxito y encontramos varias armonías gustativas (me encanta éste término que usa mi amiga la experta sommelier Pilar Meré) exquisitas y de bajo costo con diferentes vinos mexicanos (de los cuáles charlaremos más adelante). En la reunión todos los vinos nos parecieron bastante buenos sin embargo, a continuación la nota de cata de quizás el vino que más fácil armonizó con diferentes “quecas” y que considero tiene una excelente relación precio-calidad del enólogo Paolo Paoloni.

Nombre del vino: Fusione di Montefiori
Productor: Villa Montefiori
País: México
Región: Ejido El Porvenir, Valle de Guadalupe, Ensenada, Baja California
Variedades de uva: 70% cabernet sauvignon 30% merlot
Maduración: 18 meses en toneles de roble Francés (tome nota que no dice "barricas")
Alcohol: 13.5%
Cosecha: 2008
Precio: $159 MXP (Tiendas Vinoteca y Tienda Vinísfera)



En copa se muestra un vino joven de color granate obscuro y ribete rosado, en nariz es un vino de potencia aromática media con un claro carácter frutal a una mezcla de frutas rojas no muy maduras: ciruelas y zarzamoras rojas. Se perciben las notas de madera que quizás se podrían describir como hojas de tabaco pero que no cubren la fruta y ofrecen una buena armonía con ésta. Interesantes notas de lácteos, digamos mantequilla, caramelo y pan tostado aparecen poco después, que le dan un poco de mayor complejidad. En boca se percibe un poquito la acidez, definitivamente se perciben las frutas rojas que envuelven el paladar, con un toque como a chocolate amargo y tiene una presente pero bien puesta tanicidad que no lastima y da paso a un final medio de sabor a mantequilla y azúcar caramelizada. Es un vino que hay que dejar respirar un poquito en copa.

Con respecto al maridaje, le fue excelente a una variedad de platillos típicos. Mis armonizaciones favoritas: taquitos de cecina natural con salsa roja (cantidades moderadas de picante, por favor), quesadilla de hongos con epazote y quesadilla de papa.



Maridaje propuesto: quesadilla de champiñón con epazote



Es un excelente vino para aquellos que van iniciando en su incursión en el mundo del vino y además tienen la inquietud de probar un vino mexicano sin una inversión excesiva, ofrece buenas características aromáticas y un toque de complejidad que se agradecen en un vino de éste precio.

Gran opción para una reunión con amigos o la familia en una tarde soleada… en una cabaña disfrutando del bosque, los paseo a caballo y una charla amena, bueno no te lo platico, mejor vívelo y disfrútalo.

¡Salud!
Dr. Salsa

Otras notas relacionadas:

Enlaces externos:








2 Responses
  1. Anónimo Says:

    Me encantó este artículo, ya probé este vino y coincido.


  2. Buen dia.
    Estoy a punto de iniciar con mi propio restaurant de comida mexicana con platillos con arrachera y los famosos molcajetes acompañados de chorizo, queso panela asado, nopales, cebollitas cambray y una exquisita y picosita salsa borracha bien calientita al centro del molcajete.
    Mi pregunta es si este vino Fusione di Montefiori puede acompañar a mis platillos mexicanos para dar la combinación perfecta entre vino y maridaje?
    Agradezco de antemano la atencion a mi pregunta.
    Su servidor Norberto Barrera.


Publicar un comentario

¡Hola!,¡Gracias por tus comentarios!