Joyas de Rioja Alavesa: Eguren Ugarte en México

Vinos Eguren Ugarte

Auténticas joyas de Rioja a la par de sorprendentes platos desfilaron por nuestra mesa construyendo una velada inolvidable en dónde los protagonistas fueron la tradición y la maestría culinaria.

Por Abby Syrah

La convergencia de la pasión de seis generaciones dedicadas a la viticultura y producción de vino aunadas por una decidida pasión por la cocina, sólo pueden provocar una velada que puede ser calificada como... exquisita.

En esta ocasión, fuimos invitados a conocer la Bodega española riojana Eguren Ugarte. La cita fue en el restaurante La Mallorquina, convenientemente ubicada en Polanco, en la calle de Tennynson justo en frente del Parque Lincoln.

La cata fue dirigida por la Directora Comercial de la bodega, Sandra Aulló, quien con mucha pasión y amor que tiene por el vino, nos deleitó con el trabajo que realiza esta bodega familiar.

Sandra Aulló, Directora Comercial, Eguren Ugarte

Reinares y croquetas de jamón

Para empezar la velada, disfrutamos el vino Reinares de uva Tempranillo, elaborado con el fruto de jóvenes vides. Éste, fue pensado principalmente para copeo, debido a que en España es muy común acompañar las tertulias con vino.

Vino fácil de tomar, con un color rojo rubí, brillante y limpio. En nariz se pueden encontrar frutas rojas como frambuesa, arándano, grosella y mineralidad al fondo. Al probarlo, se aprecia un toque de gas carbónico y acidez, que ayudan a recalcar la juventud del vino. Para acompañar esta copa, nos ofrecieron un par de croquetas de jamón serrano, que destacaban la frescura del mismo.


Pazos de Eguren

A continuación llegó a nuestras copas, Pazos de Eguren, también de uva Tempranillo pero de un viñedo más longevo, con lo cual se logra mayor complejidad. A simple vista, tiene un color rojo violáceo, con capa media y destellos brillosos. En nariz tiene notas herbales, mayor mineralidad y especias como la pimienta rosa. En boca se perciben fresas, anís y una deliciosa acidez.

Como maridaje nos ofrecieron una rebanada de pan tomate y jamón serrano, que ayudó a limpiar el paladar y armonizar la acidez del vino.

Después, llegamos a los vinos de mayor sofisticación, empezando con Ugarte Cosecha 2012; el cual tiene 80% de Tempranillo y 20% de Garnacha con cuatro meses de barrica donde la Tempranillo se añeja en roble americano y la Garnacha en barrica francesa, para obtener las mejores características de cada uva.

A la vista, tiene un rojo cereza intenso, limpio y brillante. En nariz se detectan frutos rojos maduros como fresas, zarzamoras, un poco de jamaica y al oxigenarse se manifiestan notas dulces de caramelo, debido a la fermentación maloláctica. En boca, hay sabores elegantes de la barrica como nuez tostada, ahumado, con una suave pero notable acidez y mayor persistencia en el paladar.

El platillo para armonizar fue un salpicón de mariscos acompañado de aceite de oliva y un tomate cherry, con un toque de limón para no alterar los sabores del vino.

Ugarte Cosecha


Eguren Cincuenta con carrillera

Eguren Ochenta y pulpo a la parrilla

La siguiente etiqueta fue Cincuenta, de uva Tempranillo, que tiene un curioso origen; debido a que Vitorino quería celebrar 50 años de labor en el campo, regaló a importadores y clientes una botella con la mejor cosecha del año. Sin esperarlo, muchos le llamaron para hacer pedidos de éste y se hizo parte de los vinos de casa. Considerado como un vino de autor, no todos los años hay cosecha y el añejamiento puede variar según lo pida la uva.

Se puede apreciar un rojo rubí intenso, brillante y de capa media. Tiene aromas a frutas maduras, champiñones, cuero y pimienta negra. En boca, se aprecia la barrica con notas tostadas, chocolate amargo, mineralidad y una astringencia suave. Para acompañarlo, nos dieron una carrillera de cerdo con salsa roja, guarnición de puré de papa, juliana de espárragos, zanahorias y champiñones rebanados.

A continuación, catamos el vino Ochenta. Elaborado igualmente a partir de Tempranillo, es la versión Reserva de Cincuenta y la primera añada. Tiene un rojo violáceo con una capa más intensa y brillante. En nariz destaca el regaliz, casis, anís estrella y canela. En boca se aprecia la complejidad de la barrica con vainilla, roble, nueces acompañados de taninos que se equilibrarán con el tiempo de guarda, el cual se estima de diez años. ¡El maridaje no pudo ser mejor!, ¡un delicioso pulpo a la parrilla con pimentón a la naranja y rebanadas de papas!


Como último tiempo, nos deleitamos con Martín Cendoya, creado con 80% de Tempranillo, 15% Graciano y 5% Mazuelo. En vista tiene un rojo violeta intenso y gran brillo. En nariz se detecta la fermentación maloláctica con notas de cajeta, además de frutas compotadas, regaliz y un sutil pimiento verde. En paladar el tanino es vivo, con una acidez suave, donde se acentúan las frutas maduras, notas herbales y post gusto amplio y persistente. Se armonizó con un taco de rib eye y guacamole, que ayudó a disfrutar la complejidad del vino.

Para finalizar esta hermosa velada, un postre de leche frita acompañada de helado de turrón.

Leche frita y helado de turrón

Chef Carlos Arrieta y Sandra Aulló



No cabe duda que esta bodega tiene mucho que ofrecer con su historia, calidad y precio, ya que demuestran el cuidado que se tiene en el viñedo así como la experiencia de la familia a través de seis generaciones. Por otra parte, el chef de La Mallorquina, Carlos Arrieta demostró sus cualidades culinarias en sus maridajes; logrando que cada platillo fuera el mejor acompañante para los vinos.




Sígue a Abby twitter: @abbysyrah7
Sigue a Vinus Tripudium en Twitter: @VinusTrip
¡Únete a la charla en torno al vino en Facebook! MyVinusTripudium



Otras notas relacionadas:
Esplendor de la Tempranillo en Ribera del Duero
Cata de vinos Españoles de Castilla y León: Bodega Lleiroso (D.O. Ribera del Duero)
Nuevas D.O. de España a la conquista del paladar mexicano
Se busca embajador de la D.O. Vinos del Somontano
0 Responses

Publicar un comentario

¡Hola!,¡Gracias por tus comentarios!