Vinos de Rioja para elegir
En nuestra entrega anterior "Renovarse o morir en la industria vitivinícola" charlamos sobre algunos fenómenos naturales o sociales que necesariamente inciden en la evolución del mercado del vino y de cómo la bodega riojana Beronia ha invertido en investigación y desarrollo en viticultura y enología para continuar o aumentar la presencia de sus vinos en diversos países.

El resultado de éste trabajo se ve reflejado en una línea de vinos monovarietales que muestran diferentes características para diferentes gustos. Ahora comparto con usted amable lector, el banquete que nos deleitó el paladar mientras la charla de Matías Calleja, Director técnico de la bodega Beronia se fue desenvolviendo con las respectivas notas de cata.

Recién llegamos al estupendo restaurante D.O. propiedad del chef español Pablo San Román, fuimos recibidos con unas deliciosas croquetas de queso y espinacas, armonizadas con un fresco y chispeante cava Villarnau Brut (Macabeo, Parellada, Xarel-lo) de alta potencia aromática a levaduras y de paso seco por el paladar. Muy adecuado como aperitivo para el calor que se dejó sentir en la tarde citadina. Ya había conocido éste vino durante el festival Morelia en Boca y me había encantado sobre todo porque en aquella ocasión hacía un calor intenso y Villarnau fue el vino perfecto para ésas condiciones climáticas.

Cava Vilarnau

Poco después seguimos con una fresca ensalada de cogollo acompañada del primer vino de la línea llamada Varietales. Un Beronia 100% Graciano 2007 de alta extracción en color, picota intenso, ribete rosado y una nariz muy franca en aromas frutales de frambuesa roja, chocolate y hojas de tabaco. Muy agradable en nariz, en el paso por el paladar una tanicidad presente pero que no lastima y una acidez adecuada de final largo con recuerdo a café tostado. Un vino cuyos cuatro meses de barrica fueron suficientes para darle cierta complejidad y que no pasará como un vino tan sólo frutal. Realmente muy bueno para su precio (aproximadamente $229 MXP en La Europea) para aquellos amigos y amigas que van iniciando su incursión en el mundo del vino.

Ensalada de cogollo

Más adelante quizá mi platillo favorito: un delicioso plato de arroz al horno, más o menos inspirado en la paella pero con un sazón sorprendente y exquisito a especies, difícil de describir por la complejidad y sutileza de aromas, sabores y texturas pero eso sí, magnífico. Para acompañar éste plato se sirvió un Beronia 100% Mazuelo 2004 un vino de color granate obscuro con ribete ligeramente color teja. En nariz se percibe intensos aromas a ciruela madura y notas de roble, hoja de tabaco y tiza, es un vino con mayor complejidad, aromas interesantes pero que quizá requieren un poquito de mayor entrenamiento para discernirlos y disfrutarlos. Notas herbáceas acompañan éste vino, me recordó algún otro monovarietal mazuelo de Rioja, quizá la tipicidad de la uva. En paladar es un vino vibrante… con una acidez presente, se percibe la fruta pero de igual forma las notas de caramelo quemado y café tostado. De final largo y retrogusto ligeramente herbal es un vino que muestra tipicidad, originalidad y complejidad. Lo recomendaría para usted amigo lector que se ha cansado de los sabores típicos de la mezcla de rioja y busca algo diferente. Precio aproximado: $247 MXP en La Europea.

Arroz al horno

Continuamos nuestro viaje gastronómico por España con un delicioso estofado de carrillera o rabo acompañado de un vino Beronia Reserva 2005, 90% tempranillo, 6% mazuelo y 4% graciano. Quizá el mejor en términos de relación precio-calidad. Un estupendo vino: de color rojo granate obscuro y ribete rosado muestra una personalidad compleja a través de una alta potencia aromática con notas de frutas rojas maduras, especies como clavo, canela y chocolate amargo. Muy atractivo en nariz, un vino que debe examinarse con calma para desenvolver sus aromas. Sin embargo en paladar, la cosa mejora aún. De ataque suave, se percibe de un paso sedoso combinando en armonía la tanicidad presente con la acidez y sus sabores que recuerdan las frutas maduras. De gran intensidad en aromas y sabores, fue mucho de mi agrado, quizás es mi estilo de vino: fruta presente pero adornada con cierta complejidad. De final largo con recuerdo a caramelo quemado que le fue concedido después de 18 meses en barricas de roble francés y americano. Definitivamente un vino para recomendar.

En mi particular punto de vista, la armonía fue mejor del Mazuelo con el estofado y el Reserva con el arroz al horno.

Estofado de carrillera

El deleite se prolongó con un vino muy estructurado y complejo: Beronia III A.C cosecha 2008, que debe su nombre a la época en el siglo III antes de Cristo, cuando el pueblo celta de los Berones estaban asentados en buena parte del río Ebro. El Beronia III A.C. proviene de fruta seleccionada en los viñedos propiedad de la empresa que cuentan en promedio más de 55 años de edad. Terrenos arcilloso-calcáreos poco profundos con cepas plantadas en vaso y con rendimientos controlados de 4,000 kgs/Ha proveen la materia prima para éste vino: 90% de tempranillo, 6% de graciano y 4% de mazuelo.

A la vista se presenta un vino de color obscuro, de capa alta con una alta densidad aparente de ribete rosado. En nariz se percibe su alta potencia aromática con frutas maduras y una enorme complejidad: canela, tabaco, chocolate, hojarasca húmeda, caramelo quemado poco a poco van apareciendo las familias de aromas. En paladar es un vino untuoso, de mucha intensidad a sabores de frutas negras como frambuesa madura, con una acidez presente pero equilibrada con una tanicidad ligera, pulida, limada. Llena el paladar de aromas y sabores, las frutas maduras ceden el espacio para notas de especies y caramelo quemado, café tostado y canela. De final largo es un vino muy complejo, para aquellos amigos que buscan el reto de un vino de gran estructura y diversidad de aromas. Definitivamente para usted amigo lector que ya ha recorrido algo de camino en la exploración de vinos y desea poner a prueba sus sentidos.

Tarta Santiago

Para concluir el festín se sirvió una exquisita tarta Santiago que acompañamos de un brandy Byass 12, un brandy reserva envejecido en botas de roble americano y es el resultado de un blend de soleras de las 12 bodegas de González Byass en Jerez.

Brandy Byass 12

Después de los exquisitos platillos del D.O. que se confirma como uno de mis restaurantes favoritos, quedo sorprendido de la calidad de los vinos de Beronia: me parecen estupendos vinos para diferentes gustos y a precios bastante competitivos. Resultado de una bodega que toma la experiencia para mirar hacia el futuro, a mercados como el nuestro en dónde muchas personas empiezan a incursionar con el vino, pero sin olvidarse de aquellos que ya llevamos un rato explorando el tema.

¡Salud!
Dr. Salsa









Otras notas relacionadas:
Renovarse o morir en la industria vitivinícola
Nuevas D.O. de España a la conquista del paladar mexicano
Diversidad en propuestas: IV Muestra de Vinos de España
Cata de vinos Españoles de Castilla y León: Bodega Lleiroso (D.O. Ribera del Duero)
Fusión de arquitectura y enología de excelencia: Baigorri

Enlaces externos:
González Byass de México
D.O. Denominación de Origen Restaurante
0 Responses

Publicar un comentario

¡Hola!,¡Gracias por tus comentarios!