Cata de tres estupendos vinos mexicanos de ¡bajo costo!
Es evidente que la cultura del vino en el país va creciendo y poco a poco, la gente se va interesando en conocer más sobre los productos: entre otras cosas, los tipos de vinos, la diferencia de cada una de las cepas y por supuesto las diferencias en calidad.




Con frecuencia me preguntan ¿qué vinos recomiendas que no sean muy costosos?, claro que es una pregunta que a veces es difícil de contestar ya que estoy convencido de que la experiencia de un vino es muy personal y absolutamente subjetiva, pero trato de sondear a mis interlocutores, para lograr imaginar los tipos de vinos que les podrían gustar y no truncar su entusiasmo por el vino. Les cuestiono sobre si el vino en su vida es una bebida habitual, o más bien para las grandes ocasiones, y también sobre algunas etiquetas que recuerden que les hayan gustado previamente, así me doy una idea de si les gustarán los vinos jóvenes y afrutados, o unos más complejos con aromas mas sutiles.

Este artículo está enfocado a este grupo de amigos que vienen descubriendo el mundo del vino y que se sienten intimidados por dos cosas que ocurren a menudo: el consumidor que inicia se ve de pronto ante una gran cantidad de etiquetas de muchas D.O., de diversas cepas de varios países y un rango de precios bastante amplio en las estanterías de los mercados de autoservicio o a veces, en alguna que otra tienda especializada que no tiene el cuidad de tener alguna persona que vaya guiando a los compradores.

Seguramente más de un comprador se hayan llevado una mala experiencia eligiendo un vino por el precio y el diseño de la etiqueta para econtrarse con una bebida que no es de su agrado o que no ha cumplido sus expectativas.

Hace algunas semanas tuve oportunidad  de asistir a una cata de tres excelentes vinos mexicanos, es decir, ¡tres vinazos! muy adecuados para las personas que empiezan a incursionar en el tema del vino, y que son ideales como vinos introductorios porque son vinos muy agradables al paladarmuy aromáticos, fáciles de encontrar y además sumamente económicos:

LA Cetto Blanc de Zinfandel 2007
LA Cetto Cabernet Sauvignon Rosé Primavera 2007
LA Cetto Petite Sirah 2007


La cata fue dirigida por la sommelier Griselda Márquez de la bodega L.A. Cetto, una de las más antiguas y grandes bodegas vinícolas de México, con una tradición que se remonta desde hace más de 75 años y es una empresa que ha sido impulso de gran importancia para el vino mexicano y del Valle de Guadalupe en Baja California.

L.A. Cetto le ha apostado a crear vinos de calidad, pero en diferentes gamas de productos, para adecuarse a diferentes segmentos del mercado mexicano y de exportación. Sus vinos se han distinguido en el escenario internacional por la obtención de múltiples galardones en concursos y muestras de vinos (puede consultar la larga lista de reconocimientos en la sección de premios de su página).

Griselda nos comentó a los asistentes un poco sobre la historia de la bodega y de su fundador Don Angelo Cetto, y procedimos al exámen visual y organoléptico de los vinos...




Se dió inicio con el vino LA Cetto Blanc de Zinfandel 2007, un vino blanco (aunque yo lo vi de tonos rosados) elaborado solamente con uvas Zinfandel del Valle de Guadalupe, que tuvo ocho horas de contacto de hojello con el mosto, con una baja graduación alcohólica, apenas unos 11 grados y el cuál no ha visto barrica.

En vista percibí un gentil vino brillante y limpio, desde el inicio el color rosa salmón de su cuerpo ligero invitaba a probar el vino.

En nariz, aún sin necesidad de agitar la copa, se percibía su potencia aromática frutal con algunas notas florales de fondo. Tenía deliciosos aromas a durazno, a manzana verde y después de agitar la copa, además de los aromas frutales se percibía un fondo de aromas a rosas. Realmente un vino muy grato al olfato, simple si, pero muy intenso en aromas frescos.

En boca es un vino muy ligero, de textura muy suave en el paladar de sabores sutiles, buena acidez y frescura y hasta podría decir que tenía sabores dulces, pero para nada empalagosos. Tiene un final corto pero rico.

Fue un vino muy generoso en aromas y sabores, ideal para paladares que quizás vienen empezando en el mundo del vino.

Este vino puede funcionar perfecto como aperitivo por sus sabores frutales y su baja graduación alcohólica, asi como para una reunión en una tarde soleada y para recibir a sus invitados. Pero también podría maridarse con ciertos platillos sencillos, poco condimentados, pollo por ejemplo con una salsa basada en frutas, una ensalada verde con aderezo de mango podría ser, o incluso Griselda lo recomendó mucho armonizar con una paella.

Palabras con que definiría este vino: frescura, serenidad frutal y dulce.

Así como este vino podría servir muy bien para dar inicio a una comida, también sería muy adecuado al momento del postre.




El siguiente vino fue una verdadera sorpresa agradable. El LA Cetto Cabernet Sauvignon Rosé Primavera 2007 es un regalo a los sentidos. Un vino realizado con Cabernet Sauvignon macerado durante 48 horas con fermentación a temperatura controlada durante un mes tiene una buena graduación alcohólica de 14 grados.

En copa llama inmediatamente la atención su color rosado muy intenso, rojo rubí claro diría yo, sumamente brillante y de intensidad media.

En nariz fue un vino muy potente en aromas frutales, un marcado aroma a fresa y grosella lo distinguen, un vino muy franco, no creo que haya alguien que encuentre defecto en la riqueza de aromas.

En boca cumple perfectamente este vino: tiene un ataque intenso pero lleno de sabores frutales, tiene una fresca acidez, un poco mayor que el vino que comentamos previamente, pero una acidez equilibrada con respecto a sus sabores frutales, confirma todo lo que percibimos en nariz y aunque tiene una persistencia corta deja en el paladar el deseo de probar un segundo sorbo.

Créame, este vino no le puede fallar, aún para aquellos escépticos que se forman a distancia del vino porque es una transición noble y generosa al vino. No tiene pero tampoco necesite mayor complejidad en el paladar para complacer a quien lo bebe, es un vino suave pero lleno de sabor.

Cabe mencionar que tanto el Blanc de Zinfandel 2007 como el Cabernet Sauvignon Rosé Primavera 2007 son vinos que deben ser servidos bastante fríos digamos unos 8 o 10 grados C (y a mi parecer, son un serio equivalente a la frescura de una cerveza bien fría).

El Cabernet Sauvignon Rosé Primavera es más versátil al momento de la armonización, también podrían ser ensaladas con sabores de frutas, pero aguanta platos con sabores más intensos como el lomo de cerdo a la ciruela o incluso Chiles en nogada, plato típico del país en el mes de Septiembre.

¿Qué distingue a estos vinos? que son vinos honestos, bien hechos, sin aristas en sus aromas y sabores, que son muy potentes en sabores para quien empieza a incursionar en el vino, yo diría que son vinos generosos porque entregan sin requisito alguno todas sus bondades sin necesidad de tener un paladar y sentido del olfato muy entrenado.

Serán la delicia de sus reuniones y serán muy del agrado de las mujeres porque son bebidas bastante frescas. Ambos vinos los puede encontrar en varios puntos de venta entre $75 y $80 pesos que los convierte en unas estrellas de la relación precio calidad (RPC).




Finalmente pasamos a degustar un LA Cetto Petite Sirah 2007, otro excelente vino para empezar a un costo mínimo. Este vino es un paso natural cuando se quieren conocer otros aromas y sabores, es un vino
con seis meses en barrica francesa y seis meses de añejamiento en botella que trasladando a términos españoles este vino por añejamiento sería un vino tipo Crianza.

A la vista se mostró como un vino de color violáceo, brillante, de intensidad media y ribete rosa que denotaba la juventud del vino. En nariz se percibían aromas de fruta de mediana intensidad y me recordó cereza, la granada y ciruelas maduras.

En boca es un vino muy noble, con ataque medio un poquito seco pero sin llegar a molestar y tiene una tanicidad presente pero moderada y diversos sabores de frutas, pero suaves y equilibrados: ciruelas, café y un poquitín de chocolate. Me pareció que tenía persistencia media y pero que dejaba anhelando probar más.

Para armonizar, pues le quedan bien diversos platos, ya pueden ser carnes de res, salsas más robustas, y aguanta platos con picante.

Tambíén un vino muy franco en su expresión aromática, un vino bueno y barato.
Es otro vino que no le falla, y que no le desbalancea su presupuesto.

Si desea leer una segunda opinión al respecto, lea la experiencia de Cuauhtémoc Villasana en ENO ARTE.

Estos vinos serán la delicia de sus reuniones y serán muy del agrado de todos porque son bebidas bastante frescas el vino blanco y el rosado y el tinto es noble. Estos productos los puede encontrar en varios puntos de venta entre $75 y $80 pesos que los convierte en unas estrellas de la relación precio calidad (RPC).

Espero amigo lector que a través de estas opiniones les proporcione una oportunidad a estos excelente vinos mexicandos de bajo precio que le pueden acompañar en casa de forma cotidiana o en una reunión en la que desee sorprender a sus invitados sin vaciar su bolsillo.

Que disfrute mucho su selección de vinos y que tenga momentos de alegría inolvidables.

¡Saludos!
Dr. Salsa





Notas Relacionadas:

Vino y romance, seis experiencias para compartir en pareja
Cata del Casillero del Diablo Chardonnay Reserva 2007
Cata de vinos orgánicos en Bacus y nuevas sucursales en la ciudad
Cata de vinos de Bordeaux con Sophie Avernin
Rápida recomendación de un vino mendocino
6 Responses
  1. Rafa Ibarra Says:
    Este comentario ha sido eliminado por el autor.

  2. Hola Rafa,

    Nos decía la sommelier Griselda Márquez que conforme la experiencia en conocer más vinos va aumentando, la tendencia es apartarse de los vinos con notas dulces hacia los secos, supongo es un proceso de redifinición del paladar, Matthieu Guerpillon de Monte Xanic nos comentó algo muy interesante sobre la influencia ominosa de las bebidas dulces a nivel global y el impacto en la industria del vino.

    Ya leí tus opiniones del Petite Syrah y Primavera, coincido con ellas. Veo que les diste una evaluación muy buena en RPC.

    Buen punto lo del Petite Syrah, quizás si resulte un poco fuerte. Retomo las recomendaciones que amablemente me hicieron llegar vía Twitter,@rafaibarra y @morlotte:
    Beaujolais-Villages de Loron & Fils (Jacques Charlet)
    y
    @morlotte comentó: "malbec de Las Moras gusta mucho en gral, es muy amable pero tiene lo suyo."

    Gracias y saludos!
    Dr. Salsa


  3. El Blanc de Zinfandel, como el Primavera me toco probarlos en pleno verano de Monterrey y me gustaron, vinos muy economicos y buenos, yo estoy a favor de sacar a relucir estos vinos en los blogs, para que la gente se anime a comprarlos.

    Saludos


  4. Anónimo Says:

    Creo en lo que dice Rafa, el petite syrah, es un vino fuerte, con caracter y quiza un poco dificl de entender. No lo recomiendo para alguien que va empezando, es un vino con un sabor unico, y los premios los dan los que ya han esta en este mundo bastante tiempo. Saludos
    Luis E Baldini


  5. Hola Luis,

    Gracias por tu comentario.
    Ciertamente el petite syrah es un vino potente, quizás algunos lo encuentren un poco agresivo, sin embargo es un buen vino a un precio muy accesible.

    Quizás el Zinfandel y el Primavera sean mejores opciones para los neófitos.

    Por otro lado pues Rafa y @morlotte ya sugirieron otras opciones interesantes.

    Saludos
    Dr. Salsa


  6. yolanda Says:


    Me gustó la presentacion delártículo, Estudio Gastronomía y voy a presentar este tema.
    Me siento orgullosa de que en México exixtan buenos vinos. Gracias


Publicar un comentario

¡Hola!,¡Gracias por tus comentarios!