Cata de cuatro buenos vinos sudafricanos
Sudáfrica es una región vinícola del nuevo mundo que tiene su peso en el mercado mundial del vino, según datos de la Organización Mundial del Vino (OIV), este país africano ocupa el décimo lugar entre los grandes países exportadores con un volumen del orden de los 4.1 millones de hectolitros con datos al 2008(Se mantiene ranking de mayores exportadores de vino del mundo).




Una región que heredó de los comerciantes holandeses la tradición vinícola, cuando la Compañía Holandesa de las Indias Orientales llevó las primeras cepas de vitis vinísfera a esta región del mundo. El 2 de febrero de 1659, el fundador de Ciudad del Cabo, el comandante holandés Jan van Riebeek, escribió en su diario: "hoy, gracias a Dios, produjimos vino por primera vez proveniente de los viñedos del Cabo".

Los enófilos mexicanos tuvimos la oportunidad de conocer una muestra de los vinos de esta región, gracias a una extraordinaria y deliciosa cena maridaje organizada por la tienda restaurant Tierra de Vinos de la Colonia Roma y la empresa González Byass en la que se sirvieron tres excelentes platos y un delicioso postre acompañados de cuatro muy buenos vinos de la bodega sudafricana Nederburg y un delicioso digestivo llamado Amarula del que platicaremos más adelante.

El representante de la bodega dio la bienvenida a los concurrentes y comentó algunas características de la región próxima a Ciudad del Cabo en dónde se unen los Océanos Pacífico e Índico: microclimas que aprovechan la cercanía con el mar con distancias de 12 a 15 Km, en dónde se cultivan uvas para la elaboración brandy asi como para vinos tranquilos, y de la diversidad de varietales plantados, destaca particularmente la Pinotage, cepa que resultó de cruzar la uva Cinsault, también llamada Hermitage y el Pinot Noir en 1925 por Abraham Perold.


Comentó el representante de la bodega que es una región en dónde se trata de mezclar lo mejor de lo clásico del Viejo Mundo y la innovación del Nuevo. Se mostraron un par de videos, uno de ellos de Two Oceans que habla de la ubicación del Cabo en el sureste del país en dónde convergen los dos océanos, y el otro video ilustró el paisaje exuberante en flora de la región y de la historia de la bodega Nederburg. Posteriormente procedimos a dar inicio a la cena maridaje y a la cata de los vinos.


Nederburg produce una amplia variedad de vinos, en el sitio de Internet de la empresa cuento unos 30 vinos diferentes, de los cuáles sólo algunos son importados a México, nosotros pudimos conocer un blanco y tres tintos.

Antes de continuar, me gustaría comentar que conocí la Escala de Calificaciones buenavida, buenavida.com.mx es un blog de gastronomía y vinos, creado por un grupo de jóvenes sibaritas emprendedores, bastante recomendable. Lo que me llamó más la atención de la escala es la simplicidad de su aplicación y contando con la autorización de la “banda buenavida” me permito aplicarla en lo sucesivo en las catas y degustaciones:


Escala de Calificaciones buenavida
• 100-96: Vinos que se deben de tener sin importar lo difícil o costosos que sean.

• 95-90: Vinos excelentes, que simplemente no puedes dejar pasar, que vale la pena hacer el esfuerzo de buscarlos.

• 89-86: Vinos mejores que los de batalla pero que no llegan a ser sorprendentes.

• 85-80: Vinos de batalla, los que tomarías a diario u ofrecerías a tus amigos. Vinos que son buenos pero que en algún punto te llegarías a cansar de ellos.

• 79-76: Vinos regulares que no volverías a comprar pero si te lo ofrecieran le darías otra oportunidad.

• 75-70: Vinos que no comprarias ni probarias nuevamete.

En la cena y cata, empezamos con un vino blanco Chardonnay Winemaster’s Reserve 2007. A la vista fue un vino brillante, limpio con destellos verdosos, a la nariz de inmediato ser percibieron los aromas a frutas de cáscara de lima y durazno y un poco más adelante, un tono de mantequilla, aunque no logré percibir madera, a pesar de que la ficha de estos vinos indica el paso por barrica. Pero en conjunto proporcionó una muy buena sensación aromática, tan solo por el aroma el vino invitaba a probarlo.


En boca, el Chardonnay cumplió bastante bien, confirmó los aromas frutales en una sensación ligera en paladar con bastante frescura gracias a su buena dosis de acidez, sin embargo no estaba excesivamente seco, tenía un largo y suave final.

Del maridaje se comentó que podría ir muy bien con filete a la plancha e incluso camarones en ensalada con vinagreta a base de mostaza.

Calificación del Chardonnay Winemaster’s Reserve 2007: 87


Más adelante continuamos con un tinto que es un blend de Syrah y Pinotage llamado a propósito Foundation Duet 2007, con cuatro meses de barricas combinadas entre nuevas, y de segundo y tercer uso.

A la vista se presentó con un color rubí intenso brillante con ribetes violáceos, en nariz se percibía claramente las frutas rojas maduras, aromas de fondo a madera e incluso un poquito de notas a cuero, intensidad aromática que se confirmó en el paladar dónde lo percibí con densidad media, suave, con taninos presentes pero equilibrados, incluso anoté “un tinto fresco” con un final seco y medio que remitía ligeramente a aromas de roble. Digamos que me pareció un vino bien realizado, pero decididamente frutal.

Con respecto al maridaje se comentó que podría ir muy bien con cordero, o para una parrillada de cortes de res.

Calificación del Fundation Duet 2007: 86

Disfrutando de una muy agradable charla con todos los comensales, continuamos con la degustación de otro plato acompañado ahora de un Pinotage Winemaster’s Reserve 2007, vino que ha pasado por barrica de 8 a 12 meses.

En copa se mostró de un color granate obscuro de capa media con ribetes violáceos, en nariz se percibían aromas de frutas negras maduras, moras azules y presentó una nota mentolada. En boca se percibió un vino equilibrado, afrutado pero no tan intenso como los otros vinos y con taninos suaves, y el final un poco corto. Me pareció que la expresión en nariz superó a la experiencia del paladar, aunque es un buen vino que no presenta defecto alguno.

Me quedé con la inquietud de conocer más vinos basados en Pinotage a fin de poder distinguir sus características organolépticas, quizás mas adelante se organice una cata únicamente de este varietal, porque he leído opiniones no muy favorables de estos vinos.

Del maridaje se comentó que podría acompañar una pasta o una pizza.

Calificación del Pinotage Winemaster’s Reserve 2007: 81


Seguimos con un Shiraz Winemaster’s Reserve 2006, un vino que tuvo una crianza mayor en barrica de entre 12 y 18 meses.

Costillitas de cordero para el maridaje... mmm...

A la vista fue un vino limpio color granate obscuro con buena adherencia en copa, en nariz se mostró un vino mucho más complejo que los anteriores con aromas a frutas rojas maduras, tirando más a compota, la cereza y ciruela eran evidentes acompañados de un aroma mentolado elegante y sutil, al fondo emanaban notas de clavo y a madera.

En boca, fue un excelente vino, se percibió de buena densidad, untuoso, se sentía en el paladar confirmando los sabores de frutas rojas maduras perfectamente balanceado entre tanicidad y frutalidad, no se percibió nada de alcohol y se disfrutó su largo final sabor a moras azules con tonos acanelados. Definitivamente el mejor vino de la cata.

Del maridaje se comentó que podría ir bien con cordero, kebabs y yo creo que le iría muy bien una lasaña con tomate y carne.

El mejor tinto degustado. Calificación del Shiraz Winemaster’s Reserve 2006: 89

Finalmente para el postre, un grato descubrimiento. Un digestivo cremoso muy delicioso llamado Amarula, producido en base a la fruta africana marula también conocida como la fruta del “Arbol del Elefante”, de textura cremosa me pareció fresco con sabores chocolatosos combinados con frutas tropicales, realmente recomendable para salir de los digestivos tradicionales.


Con respecto a los precios, son vinos bastante accesibles, las botellas se ubican entre $200 y $300 MXP, algo asi como entre $15 y $23 USD.
Durante la sesión se comentó que Nederburg lanzó al mercado tres vinos de edición limitada con el sello de la FIFA, con motivo del Campeonato Mundial de Soccer Sudáfrica 2010: un Cabernet Sauvignon 2007, un Sauvignon Blanc 2009 y un Dry Rosé 2009. Sin duda es un esfuerzo por unirse en la inercia de publicidad del campeonato mundial, habría que ver el costo de las botellas, y la calidad del vino.

A manera de conclusión yo recomendaría ampliamente los vinos Chardonnay Winemaster’s Reserve 2007 y el Calificación del Shiraz Winemaster’s Reserve, y también el Amarula, verán que no se arrepentirán.



Saludos.

Dr. Salsa.




Fuentes externas relacionadas con los vinos sudafricanos:

Wines of South Africa (WOSA)

Quick Guide: South Africa's wine regions

Amarelvino, Vinos de Sudafrica

Bodega Nederburg
González Byass de México (http://www.gonzalezbyass.com.mx/)

Correo para mayor información y ventas: ventas@gonzalezbyass.com.mx



Otras notas de Vinus Tripudium...

El Vino Mexicano, desafíos y oportunidades: Viticultura Unida 2009

El Vino Mexicano, desafíos y oportunidades: Viticultura Unida 2009 (Parte II)

Mercado mundial del vino

Números previos de la Revista Vinísfera en línea

@wine: Marketing de vinos para la Generación Y

Cata de tres estupendos vinos mexicanos de ¡bajo costo!
5 Responses
  1. Cohen Says:

    Buen post!

    Yo no he tenido las mejores experincias con los Sudafricanos, pero sigo en la busqueda.

    Que chido que si te latio la escala buenavida :D

    Y el digestivo del final me llamo bastante la atención, se lee rico.

    Saludos

    Cohen
    www.buenavida.mx


  2. Smiorgan Says:

    No suenan nada mal esos vinos, pero ya bastante trabajo tengo con los españoles y algún francés que me pica a curiosidad. Los del llamado "nuevo mundo" tendrán que esperar (aunque algún australiano y argentino ya han caído).
    Saludos.


  3. Hola Cohen,

    Que gustazo leerte por acá. Efectivamente la escala buenavida me gustó mucho y la he adoptado, por otro lado el digestivo Amarula es muy bueno, muy recomendable.

    Saludos
    Dr. Salsa


  4. Hola Smiorgan,

    Que bueno leer por acá tus comentarios, como siempre son bienvenidos.

    Desde luego que la tradición vinícola de España y su amplísima oferta, llevaría más de una vida degustando tantas opciones que resultan de los viñedos ibéricos.

    Acá en México, los vinos españoles ocupan el segundo lugar en importaciones de vino, asi que son caldos muy apreciados en este lado del mundo.

    Espero que no tarde mucho el día en que tengas la oportunidad de probar un vino mexicano tambien, creo que si hay buenos productos que valen la pena conocer.

    Saludos
    Dr. Salsa


  5. Smiorgan Says:

    No dudo en absoluto de la calidad de esos vinos mexicanos, pero la verdad no me he cruzado con ninguno, que recuerde, en las estanterias de los sitios que frecuento. Si alguno se me pone a tiro, se vendrá conmigo a casa.
    Saludos.


Publicar un comentario

¡Hola!,¡Gracias por tus comentarios!